opinión

Maxi Trusso, mucho más que el rey de la pista

La gran voz del pop radial tiene una vida apasionante. Trusso arrasará esta noche con sus irresistibles hits en Vendimia para Todos, en el Arena Maipú.

Maxi Trusso, mucho más que el rey de la pista

 La carrera artística de Maxi Trusso es más extensa de lo que muchos piensan. El talentoso cantautor pop no salíó del cascarón del hit de Poncho Please me, al que le puso voz en 2011. Sus inicios con la música datan de los años '90, cuando Maxi estableció sus primeras bases en Inglaterra e Italia. Inicialmente en proyectos vinculados al mundo de la moda y el teatro. Y un poco más tarde con un atípico y retro futurista single del dúo electropop italiano Roy Vedas. Ese track, Fragments of life, que abusó del auto-tune antes de que todos conocieran ese recurso, tuvo altísima rotación el en el legendario programa británico Top of the pops.

La vida personal del pop star es también muy frondosa. Viene de una familia aristocrática de Buenos Aires, se ha codeado en el barrio londinense de Notting Hill con celebrities del pop como Damon AlbarnRobbie Williams y Jamiroquai, ha teloneado a los Rolling Stones en Turquía; y hasta tuvo un romance con Gerri Halliwell, una de las Spice Girls. Sus relaciones con figuras mundialmente famosas no se agotan en la esfera del espectáculo; Maxi también compartió algún almuerzo con el papa Juan Pablo II cuando trabajó como guía en el museo del Vaticano. Una vida apasionante.

Para los que han ingresado al mundo musical de Maxi Trusso por sus hits de su disco más reciente, S.O.S (Same Old Story), es recomendable un paseo por dos de sus materiales previos; que tuvieron escasa repercusión comercial. Leave me and cry, de 2005, una incursión en el territorio del folk con exquisitas guitarras; y Love gone, de 2010, notable trabajo con un sofisticado sonido art rock. 

Trusso supo aprovechar el envión del hit Please me y el año pasado arrasó en las radios con dos singles de su nuevo disco, Same old story y Nothing at all. Para Maxi, cantar en inglés no sólo tiene que ver con una cuestión de mercado, sino de naturaleza; desde chiquito estudió en el colegio pupilo Saint George en el barrio de Quilmes. 

Su filiación con el idioma inglés está lejos de llevarlo a construcciones complejas. Sus canciones se caracterizan por repetir varias veces las mismas frases, con una lírica tan básica como eficaz; y con palabras reconocibles para todo el que esté ligeramente familiarizado con el lenguaje anglo. De esta manera, el artista se garantiza el coreo instantáneo de la gente en las pistas de las discos y en sus shows en vivo. Muchos podrán tildar la simplicidad de sus letras de "curso de inglés para principiantes", pero nuestro trotamundos pop no reniega de la masividad que han adquirido sus creaciones; ni mucho menos de que sean utilizadas para publicidades o para la apertura de un programa televisivo como ShowMatch.


Hay algo muy personal en el sonido de Maxi Trusso, que tiene que ver con la mixtura de la firme base que traccionan sus máquinas y teclados, con la atmósfera melancólica que aporta el fraseo en la mayoría de sus tracks. Su voz es cercana a una de las voces más emblemáticas de la historia del rock, la de Roy Orbison. Para muestra, basta el cover de Trusso del hit de Orbison You got it. De todas formas, no se trata de una mera imitación. Al cantante argentino con pasaporte internacional, no le hace falta impostar su registro; su voz es verdaderamente prodigiosa. Si comparamos un éxito machacón como Ciudad mágica, de Tan Biónica, podremos entender cuan importante y cuan atípico es contar con voces relevantes en la escena del pop comercial argento.

Maxi Trusso no sólo es importante en el engranaje comercial de los singles que más suenan en las radios. A nivel climático, sus hits están muy por encima de los de divos de la escena dance internacional como David Guetta. No sólo por el matiz melancólico de su voz, sino por sus bases melódicas fuertemente ligadas al pop clásico. De hecho, en su último disco por momentos se anima a alejarse del sonido pistero con sensibles canciones con guitarras como The girl, mostrando lo atemporal que puede sonar su música. 

Esta noche tendremos la chance de ver a Trusso en vivo, en su mejor momento de esplendor comercial. A los 44 años, este fenómeno que se hizo a sí mismo, sigue luciendo cierto aire de adolescente tímido. Las máquinas suenan fuerte, pero el pulso de un hombre que lo vivió todo y terminó eligiendo su propio destino; puede mucho más.  La vuelta a su país natal, transformarse en padre y coronarse como rey de la pista; son sólo destellos de un viaje que promete capítulos aún más fascinantes.




Opiniones (1)
16 de agosto de 2017 | 21:11
2
ERROR
16 de agosto de 2017 | 21:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. muy buena nota
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial