opinión

Deuda en DDHH: el acceso a la información

La autora sigue con su prédica en favor de la ley en la materia.

Deuda en DDHH: el acceso a la información

 “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Nelson Mandela.

El derecho de todos los ciudadanos a acceder a la información es un prerrequisito de la participación de los ciudadanos para controlar la corrupción y mejorar la eficacia de los órganos de gobierno y la calidad de vida de los ciudadanos. Sin lugar a dudas, este es un pilar fundamental de nuestra democracia, y el cual, no podemos desconocer como ciudadanos responsables. Considero que nuestro país ha crecido bastante en materia de educación cívica pero aún nos queda un largo camino por recorrer para llegar a ser el individuo que posee una verdadera actitud ciudadana, es decir,aquel que permanentemente se responsabiliza de la cuestión pública, de la sociedad cotidiana y que adopta un compromiso de fondo. Un ciudadano es un socio del sistema y no sólo un consumidor de políticas públicas, de partidos o de políticos. Es un socio que debe exigir y controlar los actos de gobierno.Por eso es primordial la participación ciudadana, la responsabilidad social y política entendida como una actividad generosa que produce reglas –instituciones– de las que uno dependerá y a las que obedecerá. El ciudadano maduro es generoso, democrático y apegado a la legalidad, el inmaduro simplemente no es ciudadano, sino un ente social dependiente de aquellos que se benefician de esa postura pasiva, permisiva y de complicidad.

Una sociedad democrática y abierta, se construye a partir de ciudadanos participativos y responsables de los asuntos públicos y que, además, saben exigir rendición de cuentas a esos representantes.Así pues, debemos saber que el acceso a la información pública en un derecho humano. ¿Qué se entiende por derechos humanos? Los derechos humanos son bienes básicos que incluyen a toda persona por el hecho de su condición humana; son lo que necesitamos para vivir dignamente: alimentación, salud, educación, empleo, medio ambiente sano, libertad de expresión. Reconocemos a estos derechos su carácter histórico, inalienable, imprescriptible, universal, indivisible, dinámico, progresivo e interdependiente. Estas características hacen de los derechos humanos, a medida que han sido reconocidos, una cobertura integral para cada persona. Y al ser interdependientes, la violación de uno solo de ellos repercute en múltiples violaciones.

Una democracia de calidad implica reconocimiento y garantías para el ejercicio pleno de los derechos humanos.De todos los derechos humanos. Y el acceso a la información pública –tal como señalamos- es uno de ellos. Ya nadie discute este carácter desde que la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso "Claude Reyes y Otros vs. Chile" el 19 de septiembre de 2006 lo reconoció como derecho humano integrante del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. El fallo, que tuvo gran repercusión internacional, incorporó varios estándares que ya habían sido reconocidos por otros organismos especializados, por ejemplo, el derecho de las personas -sin necesidad de acreditar un interés directo o una afectación personal- a solicitar información y reafirmó, asimismo, la obligación del Estado de suministrarla.

Así pues, el miércoles pasado el FPV junto a bancadas aliadas, logró emitir dictamen de mayoría del proyecto que crea la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y dejó el texto listo para ser llevado al recinto el próximo 25 de febrero.Un funcionario kirschneristaseñaló que "es un avance cualitativo y trascendente para la democracia", con lo que no estamos de acuerdo, en razón de que este acelerado proceso para modificar la ley de inteligencia en Argentina, impulsado por el Poder Ejecutivo, puede tener consecuencias negativas para los derechos humanos. ¿Un ejemplo?: Estándares internacionales recomiendan que la revelación de violaciones de derechos humanos que haga un agente de inteligencia nunca debe ser penalizada. Sin embargo, el proyecto que aprobó el Senado no tiene esta salvaguarda y por ello, un agente de inteligencia que tome conocimiento de violaciones de derechos humanos durante su trabajo podría ser merecedor de cárcel si las denunciara públicamente.No obstante, tal como lo señala el Dr Eduardo Bertoni- esta omisión no es el único problema que tiene el proyecto en materias vinculadas con la transparencia y el acceso a la información, ya que se hace realmentecomplicado discutir una ley que establece secretos, como el proyecto que modifica la ley de inteligencia nacional, sin una ley marco que garantice el derecho a saber. De esta manera, estamos perdiendo una oportunidad histórica para avanzar,no sólo con una necesaria reforma de la ley de inteligencia, sino también, con una ley federal de acceso a la información, quedando de esta manera, una deuda pendiente importantísima en materia de Derechos Humanos con la democracia argentina

Opiniones (1)
24 de agosto de 2017 | 08:02
2
ERROR
24 de agosto de 2017 | 08:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Se debe tomar el compromiso de toda la oposición, de derogar todo lo que trabe el desarrollo de las instituciones y su independencia de criterio. También el acceso irrestricto a toda la información.
    1
En Imágenes
Incidentes en la movilización de la CGT.
23 de Agosto de 2017
Incidentes en la movilización de la CGT.