Más que PASO, un pasito

El debut de las primarias provinciales en Capital y San Carlos sólo aplicó parcialmente los cambios profundos que por ley habían establecido los propios políticos mendocinos hace poco más de un año.

Más que PASO, un pasito

La clase política mendocina se propuso a fines de 2013 una importante reforma electoral (ley 8619) cuyo reflejo en su primera puesta en práctica fue bastante parcial. Más que PASO, apenas un pasito hacia el cambio y la modernización del modo de elegir a nuestros representantes.

Muy lejos de toda chance de convertirse en realidad quedaron el voto electrónico y la boleta única, hoy por hoy, amenazas a futuro contra la siempre vigente lista sábana, que acomoda a los anónimos.

Por otra parte, la supresión del financiamiento estatal de las campañas (responsabilidad exclusiva del gobernador Paco Pérez) recortó la novedad que podían aportar las primeras primarias provinciales, en las cuales, otra vez, tuvo posibilidad de publicitarse mejor el que más plata tenía.

Y hubo más. El dato de que no pudieron votar los jóvenes de 16 y 17 años dejó a la vista una postura demasiado conservadora. 

Los intendentes Rodolfo Suárez y Jorge Difonso, rotundos ganadores de la elección, prefirieron no convocar a los menores de 18 años porque la Constitución provincial no lo permite, con lo cual ignoraron que el voto joven es una realidad en Mendoza desde hace dos años: está consagrado por una ley nacional, lo implementó Pérez por decreto en las elecciones de 2013 y después quedó plasmado en la propia ley de reforma electoral provincial. 

Todavía es bajo el ánimo de cambio en nuestros políticos, a pesar de las leyes que ellos mismos sancionan. Muchos, en realidad, no quieren que la ciudadanía les maneje las estructuras partidarias. Las PASO, en este contexto, resultan un mal necesario que ellos mismos bombardean desde adentro con traffics y dádivas.

El dato positivo es que esta vez hubo candidatos en competencia en casi todos los partidos, aunque en los partidos principales hay preferencia por acuerdos de "unidad" para el futuro.

En cambio, los 200 y pico candidatos a concejales que tuvo San Carlos este domingo no son un reflejo de mejor y mayor participación política. La posibilidad de que cualquiera acceda a una candidatura no es la mejor virtud de las PASO, sino la posibilidad para cualquiera de intervenir con el voto en procesos que antes los partidos manipulaban a su antojo.

El pasito de febrero 2015 debería ser acompañado por pasos más firmes en el futuro inmediato, que legitimen más a los representantes y que convenzan a todos de que realmente vale la pena votar.

Opiniones (1)
16 de diciembre de 2017 | 18:44
2
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 18:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. con este rejunte de "razoncitas", podes decir que fue un "pasito." En la mentalidad oficialista, si ellos ganaban con estos porcentajes, habrian dado una paliza. En febrero no te apresures tanto.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho