opinión

Informe chino: Venezuela está en problemas

Lo dice un “socio estratégico”: el panorama económico es “negativo”.

Informe chino: Venezuela está en problemas

 Como todo lo que provenga de Estados Unidos o de los organismos financieros occidentales puede ser descalificado automáticamente de “imperialista” por el gobierno venezolano, es bueno reproducir este informe de la calificadora china Dagong Global Credit Rating, que en julio pasado rebajó la calificación de la deuda venezolana de BB+ a BB- con “panorama negativo”.

Es bueno recordar que el informe es del 1 de julio de 2014, sencillamente porque desde entonces la economía venezolana ha empeorado. La escasez ha llevado a que se tomen las huellas dactilares a los clientes de los supermercados (para que no puedan comprar productos más de una vez) o a que se pidan ecografías a las mujeres con embarazos no muy evidentes para venderles pañales. En Venezuela falta de todo, menos discurso revolucionario y detenciones de alcaldes opositores.

El informe de Dagong (manejada por el Banco del Pueblo y la Comisión de Comercio y Economía del Estado chino) proviene de un socio estratégico de Venezuela, con el cual ha firmado más de 400 acuerdos de cooperación desde 1999. Es decir, de un país al cual Nicolás Maduro no puede descalificar ideológicamente, por lo cual los datos y el análisis suenan como más contundentes.

A esas conclusiones hay que sumarle un agravante: que desde entonces el precio internacional del petróleo ha caído aproximadamente a la mitad, por lo cual el panorama es todavía peor.


Un resumen del informe chino es el siguiente:


  • “El daño a la capacidad de creación de riqueza causada por desequilibrio económico arrastrará a la economía a una recesión en el corto plazo y a la carencia de impulso para el desarrollo económico en el largo plazo. Los problemas estructurales acumulados a través del tiempo, tales como los tipos de cambio sobrevaluados y la alta inflación se exacerbaron en 2013. A pesar de que el gobierno hace esfuerzos para estimular la economía mediante una regulación integral y la expansión fiscal a gran escala, la subsiguiente hiperinflación y devaluación de la moneda distorsionarán aún más la estructura macroeconómica. Por otra parte, la declinación en la producción petrolera y la fluctuación de los precios internacionales del petróleo harán difícil un impulso visible de sus exportaciones”.


  • “En el mediano plazo, la insuficiente inversión en la industria del petróleo frenará el ejercicio de la ventaja competitiva que significan sus reservas petroleras, mientras que el desequilibrio macroeconómico persistente socavará aún más el impulso endógeno para el crecimiento económico. En este sentido, la economía de Venezuela se estima que crecerá a un ritmo lento en el mediano plazo”.


  • “El elevado déficit fiscal se suma a la carga de la deuda del gobierno. Sujeto a la recesión económica en el corto plazo y la intensificación del descontento social, el gasto público compensatorio seguirá creciendo rápidamente, creando una mayor presión para las finanzas públicas. En 2014, el déficit fiscal se ubicará en 14,7% del PIB. Con la necesidad de financiamiento a gran escala del déficit, la carga de la deuda del gobierno se eleva rápidamente. Se estima que la deuda pública alcanzará el 52,2% del PIB, y posiblemente supere el 60% en el año 2018. Dados los profundos problemas estructurales de la economía y de las finanzas del gobierno, es difícil alguna mejora fundamental de la situación fiscal en el mediano plazo, y por ello la solvencia del gobierno se verá afectada de forma significativa”.



  • “El déficit de la balanza de pagos y la insuficiencia de las reservas internacionales añaden más presión sobre los pagos internacionales y el riesgo de pago de la deuda externa se eleva significativamente. Debido a la disminución de los ingresos por exportaciones de petróleo, así como la fuga de capitales, la balanza de pagos de Venezuela registró un ligero déficit en 2013, pero difícilmente el déficit podrá ser limitado en el corto plazo teniendo en cuenta los riesgos económicos crecientes. En 2013, las reservas internacionales cayeron a 5,7% del PIB, que cubren apenas el 95,6% de la deuda externa a corto plazo y el 19,4% de la deuda externa total. A corto plazo, los riesgos sobre la solvencia de la deuda externa tienden a aumentar a la luz del deterioro de la balanza externa que plantea más presión sobre la devaluación de la moneda local, así como la escasez de las reservas internacionales”.

Opiniones (1)
19 de noviembre de 2017 | 17:14
2
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 17:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. che y el gobierno de nuestro país...estos kk que nos gobiernan ---mandaron gente para copiar la política de venezuela ????...linda idea no???..lindas vacaciones pagas tuvieron los pibitos de campora ¡¡¡¡¡....ya la mier da les reflota por todos lados KK...ladrones, corruptos, vende patria.....xq no van a ver a japon.....alemania....todos esos paices que cuando te robas una lapicera te cortan el brazo...hhhhaaaa cierto...no te queres quedar sin manos...perdon ¡¡¡
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia