opinión

La industria sólo premia a gays buenitos, católicos y asexuados

Más allá del talento vocal, los cuatro Grammys para Sam Smith revelan a una industria que sólo avala a artistas gays cercanos a la hétero norma. ¿Qué destino han tenido en cambio algunos cantantes pop más picantes?

La industria sólo premia a gays buenitos, católicos y asexuados

La noche del domingo pasado fue sin dudas un momento de gloria para Sam Smith. Con sólo 22 años, el británico se llevó cuatro premios Grammy, incluyendo Mejor Nuevo Artista, Mejor Album Pop Vocal, Grabación del Año y Canción del Año; estos últimos por el machacón single Stay with me. La vertiginosa carrera del cantante encontró su primer momento fuerte con el single Latch, del dúo Disclosure, una canción con tintes de synthpop y deep house que escaló al número 11 en Reino Unido. El año pasado Smith grabó su eficaz álbum debut, In the lonely hour, que llegó al tope del chart de Reino Unido y al segundo puesto de la cuenta de Billboard en los Estados Unidos.

Coincidiendo con el lanzamiento del disco, la nueva estrella del soul pop aprovechó para salir oficialmente del closet y contar que sus primeras canciones estuvieron inspiradas en una fallida historia de amor. Y, vueltas de la vida y del mercado, Sam Smith capitalizó el dolor con un suceso millonario. Al recoger su cuarto premio Grammy, el rosadito pronunció: "Quisiera agradecerle al hombre sobre el que he hablado en mi disco. Por romper mi corazón, hiciste que ganara cuatro Grammys". Otro cuento que comienza amargo y termina feliz.

¿Qué tenemos detrás de este repentino éxito?, una canción que la rompió en los charts mundiales. Stay with me, el hit que según Smith fue compuesto en apenas unos minutos, ha sido su talismán camino a la fama. El single, que apuesta al soul empalagoso con coro gospel incluído, tenía todas las de ganar desde el comienzo. La calidad vocal del cantante es innegable, y para ponerla en evidencia no era necesario navegar tantos falsetes y piruetas. Pero claro, el chico quiere / demostrar / que canta / MUY BIEN!.

El hecho de que In the lonely hour esté dominado por agridulces baladas, le valió a su intérprete que algunos críticos lo señalaran con cierta sorna como la versión gay de su compatriota Adele. Más allá de las ironías, y de algunos puntos de contacto en la pátina soul de las canciones de ambas estrellas, hay que decir existe una enorme diferencia: Adele es sanguínea, en sus presentaciones en vivo se divierte, vibra y putea. Mientras que Sam Smith sólo se limita a representar lo mejor posible su rol de buen chico virtuoso. Ni siquiera el pleito por plagio por las similitudes entre Stay with me y el single de Tom Petty I won't back down, logró opacar el carisma del joven británico. Como consecuencia de ese litigio, tanto Tom Petty como Jeff Lynne fueron acreditados como co autores de la exitosa y premiada canción, acordándose para ellos el 12,5% de las regalías del single.

La clave del triunfo de Sam Smith no descansa exclusivamente en su talento musical, sino en la configuración de un tipo creíble y querible. Su apariencia lánguida y asexuada, ha tenido mucho que ver con su aceptación universal. Además pobre chico, le canta a un amor por el que no fue correspondido. Nada de chongos, drogas y promiscuidad; como tantos otros putos que cantan. Lo de Sam es pura nobleza y sentimiento. Un retoño que fácilmente logra la automática simpatía de madres y abuelas. Hasta el personaje más conservador, podría sentarse en la mesa de un bar con Sam Smith a tomar un licuado de frutas. Desde muy joven, este caballerito inglés ha aprendido que para triunfar hay que estar lo más cerca posible de la norma, de la hétero norma claro.

Ninguna familia podría avergonzarse de un chico que sueña casarse por iglesia, con cura celebrando la ceremonia y todo. Y este pichón cristiano puso en escena ese anhelo, en el video de su primer single Lay me down. La iconografía católica está muy presente en las canciones y en los accesorios de Smith, con sus aritos con forma de cruz como marca registrada. Los hits de Sam también acusan una reiterada carga culpógena, muy a tono con el sentimiento religioso, incluyendo súplicas y reclamos en el mencionado Stay with me; o bien en el rol de cornudo consciente y complaciente de la balada I'm not the only one.

Hacer un repaso por algunos de los artistas gays que han sido nominados y raramente premiados con el Grammy es muy elocuente. El gramófono dorado nunca ha sido destinado a un ícono pop homosexual controvertido. Un personaje legendario como Elton John no fue galardonado en su movediza etapa temprana. Su primer galardón importante, como Mejor Interpretación Masculina Vocal Pop, llegó recién en 1994 por la lacrimógena Can you feel the love tonight, de la banda de sonido de El rey león. Elton antes había recibido un Grammy a Mejor Performance Dúo o Grupo Vocal por la balada That's What Friends Are For, galardón que compartió con Dionne Warwick, Gladys Knight y Stevie Wonder. Pero fue recién como portavoz del mencionado film de Disney cuando logró un reconocimiento de la academia americana.

Si vamos al territorio del pop más bailable, Soft Cell nunca recibió siquiera una nominación. Hubiera sido divertido ver al andrógino Marc Almond recibir una estatuilla por el hit escabroso Tainted love. Mucho más cerca en el tiempo, tampoco hubo chance de premio para los Scissor Sisters. Apenas una candidatura como Mejor Grabación Dance, por el cover de Pink Floyd Comfortably numb. Pero como es sabido, al vocalista de los Scissor le encanta desnudarse en el escenario; y seguramente el selecto jurado de los Grammy habrá preferido abstenerse de ver en vivo el culo saltarín de Jake Shears.

Es difícil predecir si lo de Sam Smith será un éxito perdurable. Su fórmula llorona ha logrado la empatía con millones de "almas en pena" en el mundo. Por el momento no hay nada demasiado estimulante en su universo creativo. Letras, melodías y videos que lejos de ir por una búsqueda, van de lleno al lugar común. Habrá que esperar a su segundo disco. Y que en el camino, no vayan a encontrarlo mandándose alguna. Sino le va a pasar lo mismo que a George Michael, que a fines de los '80 recibió el Grammy a Mejor Álbum del Año por Faith, pero una década más tarde, tras su escandaloso arresto por tener sexo en un baño público de un parque; ni siquiera cosechó una nominación por el paródico y desfachatado single Outside. Ya todos aprendieron la lección, no hay ninguna chance de premio para una marica picante.



Opiniones (7)
19 de agosto de 2017 | 21:03
8
ERROR
19 de agosto de 2017 | 21:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ay los lindos católicos que destilan su veneno contra el autor y no critican la nota....
    7
  2. password No pudo ser más preciso y dar más en el clavo, con éste.-
    6
  3. Nuestro gay local carente de todo talento o habilidad cree que por solo por ser gay y criticar la iglesia se merece un premio. No funciona así la cosa Manson, por ser invertido y ponerte lentes lo máximo que logras es hacer obras de teatro poco vistas y presentar las pelis en el cine de la universiad. Y agradecé porque estás sobrevalorado.
    5
  4. Es cierto, Fredy Mercury fue nominado tres veces y nunca ganó un Grammy. Pero en tu afán por cuestionar los principios del jurado le diste con un caño al pobre pibe que a lo mejor es un romántico empedernido que está lejos de buscar la provocación. ¿Por qué no lo dejas ser como se le cante el culo en lugar de juzgarlo? Terminas siendo tan estrecho como las personas a las que estas criticando. Podrías haber generalizado el perfil pero sin descalificarlo en forma personal.
    4
  5. QUE RENEGADO LAUREANO....UN MANSON GRAMMPY PARA LAUREANO !!! CLAP! CLAP! CLAP!
    3
  6. Coincido, Manson. Después de todo, no olvidemos que el Grammy proviene de un país racista y conservador, asique los chicos de la industria nunca van a sacar los pies del plato. Y si necesitan hacerse los progres, van a ir a lo políticamente correcto.
    2
  7. Esta crítica del artículo parece kirchnerista, ya que cuando dices algo que no les gusta o se sienten presionados, declaran que es golpismo. En este caso, todos los gays que cosechan millones de dólares entre gays y héteros no son criticados, pero este gay que cosecha entre héteros, no les gusta!!!! ¿Porque no se hacen la que le hicieron al cacique Caupolicán?
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial