opinión

Cincuenta sombras y ninguna luz

Me pidieron que escribiera de un best seller que no es más que una historia muy elemental.

Anastasia Steele y Christian Grey son los nombres de los dos personajes que esta semana llegaron al cine y que ya se han construido una fama desde las páginas de un libro sobre el que me piden que escriba. Para quienes no los reconocen todavía, son los protagonistas de Cincuenta sombras de Grey, de E.L. James, la novela que, según dicen, ha revolucionado la narrativa erótica y que, según dicen, vuelvo a decir, leerlo “te hace sentir sexy otra vez”, y esto último dirigido exclusivamente al público femenino.

Bien. Me piden que escriba algo sobre Cincuenta sombras de Grey, y no puedo más que ser sincero, así que aquí va: se trata de un gran derroche de papel para que las mujeres que aún no pueden ver la vida de otra manera más que la que impone el patriarcado se sientan libres desde la construcción de una mera fantasía, una suerte de gran consolador gigante construido con toneladas de árboles talados que, de seguir en pie, nos seguirían proveyendo de oxígeno.

Podría haber sido más simple y decir que es una basura, pero no puedo ser tan sintético y algún motivo tengo que dar para sostener mi posición. Así que como ya di mi opinión, ahora debo explayarme sobre los motivos.

Un producto de consumo

Podríamos detenernos en profundidad en muchos puntos por los que considero que Cincuenta sombras de Grey es lo que ya dije que era en los párrafos anteriores, pero, en honor a la brevedad, me limitaré a tres aspectos concretos en los que trataré de ser sintético.

  • Primer aspecto: Es sólo un best seller

De la misma manera en que no debemos, según nos enseñaron ya desde chiquitos, juzgar a un libro por su portada, tengo por principio no juzgar a un libro por ser un best seller. Citaré sólo un ejemplo: Cosmos, de Carl Sagan, que fue un éxito de venta en su momento y que considero una de las obras de divulgación científica más importantes de la historia. Por eso, que sea un best seller no significa nada en principio, pero cuando digo “es sólo un best seller”, el lector ya se dará cuenta de que hay una intencionalidad que está caracterizando a esta trilogía.

Cincuenta sombras de Grey tiene todos los elementos que un libro debe tener para vender millones y, especialmente, ganar millones.

A nivel literario, no propone nada, de hecho, podríamos decir que es literatura “facilonga”. Facilonga de producir y facilonga de leer. Habrá quien pueda argumentar que tanto sexo explícito puede poner en cuestión al lector o a la lectora, y yo simplemente le respondería con un “¡por favoooorrrr!”.

“Me pasa la mano entre las piernas y tira del cordón azul. ¿Qué? Me quita el tampón con cuidado y lo tira al váter, que tiene cerca. Dios mío. La madre del… Y de golpe me penetra… ¡ah! Piel con piel, moviéndose despacio al principio, suavemente, probándome, empujando… madre mía. Me agarro con fuerza al lavabo, jadeando, pegándome a él, sintiéndolo dentro de mí. Oh, esa dulce agonía… sus manos ancladas a mis caderas. Imprime un ritmo castigador, dentro, fuera, luego me pasa la mano por delante, al clítoris, y me lo masajea… oh, Dios. Noto que me acelero”. Esto es un fragmento de la novela elegido absolutamente al azar, y créanme si les digo que el tono del libro no varía mucho más.

Se trata de un relato lineal (ideal para que quien lee no se pierda, no le cueste leerlo, si no…), predecible (tampoco es cuestión de que la historia no vaya por los cauces que los lectores esperan), con un in crecendo sadomasoquista que no aporta más que escenas de sexo, sin poner en cuestión a los personajes y, mucho menos, al lector.

Voy a hacer una sugerencia extrema, si total ya dije que este libro era una basura, así que mucho más no puedo sorprender a nadie. En vez de agarrar Cincuenta sombras de Grey, tomen entre sus manos, disfruten y bánquense La invitada, de Simone de Beauvoir, y ahí me cuentan lo que es poner en situación crítica a un lector.

Primera conclusión, entonces, Cincuenta sombras de Grey es sólo un best seller.

  • Segundo aspecto: Tiene un público específico

Si hay algo que destacan las críticas y los comentarios que aparecen por doquier sobre Cincuenta sombras de Grey es que las mujeres se han vuelto locas con esta novela, e incluso en el sitio web de la trilogía se cita lo siguiente: “La novela erótica que ha revolucionado a las mujeres en Estados Unidos”.

Y nada de esto, por supuesto, es casual. Es que esta novela está destinada al público femenino. Ya Eva Illouz la definió como "erotismo de autoayuda", como pornografía para mamás, y es que se trata de una historia que viene a cumplir el mismo rol que las telenovelas en las que una humilde mujer encuentra al hombre de su vida, millonario, por supuesto, que la hace su esposa.

A ver, que quede claro: “que la hace su esposa”. Listo, con eso queda todo dicho. En Cincuenta sombras de Grey, el tal Grey le propone a la señorita Steele firmar un contrato en el que él es el “Amo” y ella la “Sumisa”, dejando bien definidos los roles que dentro de la relación tendrán hombre y mujer y que, por supuesto, se extienden al resto de la los ámbitos.

Es decir, estamos hablando de pornografía y autoayuda para mujeres que siguen reproduciendo los roles que la sociedad patriarcal les asignó hace ya siglos. Nada más que ahora muestran una pátina de liberalismo, algo así como ir un poquito más allá, pero la novela no deja de ser un placebo por el cual las mujeres que no pueden salirse del rol asignado crean una fantasía que no deja de ser eso, una fantasía.

Quino humor

En todo caso, me quedo, antes que con la señorita Steele y su modelo de feminidad consumista y sumisa, con ese grosero, tosco y sincero personaje del chiste de Quino que le decía a su marido: “¡Como me entere que estás de acuerdo con esas tonterías modernas y no me considerás un objeto sexual, preparate!”.

Segunda conclusión, Anastasia Steele pretende encaramarse como el alter ego de una mujer que no sale de su rol asignado.

  • Tercer aspecto: Es un objeto de descarte

La trilogía, así como la película que se estrenó esta semana y todo lo que pueda venir derivado de la creación de la británica E.L. James, no es más que un producto de consumo, considerando que, como tal, debe ser descartado pronto para ser suplantado por el producto que lo sucede.

Cincuenta sombras de Grey podría emularse a, por ejemplo, un celular. No alcanza a salir uno a la venta que ya están diseñando el otro, sobre el cual tratarán de convencernos de que es mejor, de que lo que tenemos ya es viejo y de que es necesario que adquiramos lo nuevo de inmediato, para no rezagarnos en la carrera por tener y pertenecer, así que no nos quedan más opciones que ir a comprar lo más moderno.

Los tomos de la trilogía (Cincuenta sombras de Grey, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas) y la película salieron uno atrás del otro, y por supuesto que esto debía ser así, porque es la forma de garantizar que se venda de inmediato y se agoten las posibilidades con el producto, de manera de que en lo inmediato surja otro producto que lo remplace y si te he visto no me acuerdo.

Alguien podría alegar (detesto este argumento) que, con esta trilogía, por lo menos la gente ha leído más. Pero resulta que una encuesta que realizó el Wall Street Journal arrojó como resultado que Cincuenta sombras de Grey es uno de los libros que la gente más deja de leer. Es decir, no llegan a la página final, lo que demuestra, entre otras cosas, que hay mucha gente (casi 26 por ciento, según esa encuesta) que corrió a comprarlo sólo porque era un objeto que había que tener. Entonces, del hecho de comprarlo al acto concreto de terminar de leerlo hay una distancia importante que habla por sí misma del valor de este libro, que pasará al olvido más pronto de lo que podemos llegar a imaginar.

Tercera conclusión: Cincuenta sombras de Grey es un objeto de consumo masivo que será remplazado, en lo inmediato, por otro objeto de consumo masivo.

Conclusión final

Me pidieron que escribiera sobre un best seller que no es más que una historia muy elemental que pretende simplificarlo todo, y hasta aquí llegué, y si tuve la suerte de que ustedes llegaran también hasta aquí, permítanme una conclusión final: he hablado todo este tiempo de una trilogía que linda con lo mágico, porque de otra manera no es entendible cómo es que se pueden generar cincuenta sombras sin ninguna luz.

Alejandro Frias 

Opiniones (5)
16 de agosto de 2017 | 12:25
6
ERROR
16 de agosto de 2017 | 12:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Primero que nada gracias por la recomendación del libro "La invitada, de Simone de Beauvoir"; voy a intentar buscarlo. Luego te respondo que 1) el cerebro tiene un papel fundamental durante las relaciones sexuales o acaso vos pensás en llevar el auto al mecánico y después ir al rapipago mientras tenés sexo? Yo después de leer varios comentarios caigo en la idea de pensar que los mendocinos/as son muy aburridos a la hora de tener sexo y lo hacen como un trámite prohibido. El texto que citás literalmente del libro está puesto ahí como una excusa a TU IDEA de creer que el libro es una basura; te pregunto tu pareja no menstrua?? es algo que a las mujeres nos pasa muy a menuda (una vez al mes y si no nos pasa nos llevamos un cagazo de puta madre!!) 2) El pacto de dominador / sumisa nunca se firmó porque lo rompieron 3) Yo como no soy cosumista bajé los libros en PDF. Supongo que tu trabajo ha de ser un tanto difícil porque tenés que verter TU opinión sobre algo que quizá para otro es bueno hay temas con los que hay que ser imparciales supongo yo.
    5
  2. Muy buena la nota. Y sí, productos de consumo con cero calidad, sólo efectistas.
    4
  3. Una parábola más del capitalismo (muy mala por cierto), a la que ya nos tiene acostumbrado cierta literatura y cierto cine.
    3
  4. excelente nota alejandro¡¡¡¡lei el libro y pese a que me habían dicho que no era bueno me pareció peor,y ademas de eso,trata de reproducir un estándar de que esta bien el maltrato y el "orden"una fanática del libro me dijo;el solo quiere cuidarla...yo diría hacerla a su antojo,gran nota¡¡¡
    2
  5. "...una suerte de gran consolador gigante construido con toneladas de árboles talados que, de seguir en pie, nos seguirían proveyendo de oxígeno" es la mejor opinión/crítica que leí sobre este libro. Brillante.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
14 de Agosto de 2017
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville