opinión

Los pibes para la sojización

Una columna embroncada y en carne propia tras el anuncio oficial de ayer.

Los pibes para la sojización

 El anuncio aplaudido y celebrado en el día de ayer cuando la presidenta Cristina Kirchner confirmó en cadena nacional la creación de una la planta que producirá potasa cáustica para la elaboración de agroquímicos y que permite la producción de glifosato para sustituir su importación, al menos a mí me puso la piel de gallina.

Ahora vivo en Mendoza, pero vengo de criarme en esa zona que llaman "la pampa húmeda", en ese lugar donde cuando era chiquita veía campos con girasoles, trigo, sorgos, maíces y veía vacas por supuesto y donde ahora solamente veo una inmensa alfombra verde de soja.

El glifosato es el agroquímico por excelencia que la soja transgénica necesita para desarrollarse. No es extraño sentir su olor penetrante una tarde en algunos de esos pueblos perdidos entre el campo y la nada.

Primero fueron algunos sembradíos, pero luego la soja invadió todo, hasta las banquinas. Y las fumigaciones, pese a las ordenanzas, se hacen por la noche, se hacen a escondidas, pero se hacen. Porque el olor se percibe, porque al rato medio pueblo anda rascándose por la alergia o con ardor en los ojos y eso es apenas un botón de muestra.

Nunca me voy a olvidar la desesperación de mi madre el día en que me contó como un avión fumigador había pasado por encima de todo el pueblo. La impotencia de apenas decirle "no salgas de casa".

Apenas a dos cuadras de la casa donde me crié, en plena zona urbana hay un deposito de glifosato. Lo denuncié cientos de veces con las autoridades de medio ambiente del municipio, pero casi tomándome el pelo me dicen que no lo encuentran.

La complicidad y la ambición por los dólares verdes mas verdes que nunca que dejan la soja, tapan todas las bocas.

Después del día de la fumigación, casi no había persona que no se rascara frenéticamente. Un médico, demasiado valiente como para ser aceptado por las instituciones públicas, me explicó por teléfono que dentro de poco “esto va a ser un desastre”. También me dijo que los abortos espontáneos habían aumentado, que la gente tenia más que nunca consultas por irritaciones que jamás había visto en su vida en la piel y en la vista, “no hace falta que pasen por encima, el glifosato vuela con el viento y no se va con la lluvia”.

Me quedé preocupada, mi madre me decía que no aguantaba la picazón en la nariz. Y me seguí preocupando: mi prima me contó que su mejor amiga había perdido el tercer embarazo. Cuando el médico, ya sin respuestas, le pregunto donde vivía, entraron todos en pánico. Ella y su esposo vivían en el campo, el glifosato lo guardaban a metros de su casa. No sabían de su peligrosidad.

Y ya no fue preocupación, fue bronca, cuando otra vez por teléfono, me avisan que un nene de 11 años se estaba muriendo de cáncer. Yo conocía a ese nene, en los pueblos, nos conocemos todos. “Esto va a pasar cada vez mas seguido”, volvió a decirme por teléfono el médico.

Un tóxico que tiene la capacidad de deformar el adn de una célula humana estaba haciendo desastres en el pueblo que me vio crecer y en el que viven muchísimos afectos.

Después de 15 años de fumigaciones sistemáticas, los equipos de salud de los llamados "pueblos fumigados" detectan un cambio en el patrón de enfermedades: “Los problemas respiratorios son mucho más frecuentes y vinculados a las aplicaciones, igual que las dermatitis crónicas; de la misma manera, los pacientes epilépticos convulsionan mucho más frecuentemente en época de fumigación, son más frecuentes la depresión y los trastornos inmunitarios. Se registran altas tasas de abortos espontáneos (hasta del 19%) y aumentó notablemente las consultas por infertilidad en varones y mujeres. Los rebaños de cabras de los campesinos y originarios registran, en algunas zonas, hasta un 100% de abortos vinculados a la exposición con pesticidas. Se detecta también un aumento de trastornos tiroideos y de diabetes. Cada vez nacen más niños con malformaciones, especialmente si los primeros meses del embarazo coinciden con la época de fumigaciones”, señala un informe de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados. Son poblaciones de La Pampa, Salta, Jujuy, San Luis y Catamarca y casi en su totalidad en Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Corrientes y Entre Ríos.

Los pueblos fumigados también presentan un cambio en sus causas de muerte. “Según los datos de los registros civiles a los que hemos podido acceder, encontramos que más del 30% de las personas que mueren en estos pueblos fallecen por cáncer, mientras que en todo el país ese porcentaje es menor a 20%”, consigna el trabajo firmado por el doctor Medardo Avila Vázquez.

En el informe señalan que en los últimos diez años, la frontera agrícola se ha expandido casi en un 60 por ciento. En ese marco, se aplican cantidades cada vez mayores de agroquímicos en un territorio donde conviven con los cultivos transgénicos más de 12 millones de personas.

La inconsciencia que hay en torno al tema es inmensa y ayer los pibes para la liberación aplaudían contentos la fabricación made in Argentina de un producto que mata.

Entre tanto aplauso, me volví a acordar del nene de San Jorge. De cómo mi madre lloraba por el nene muerto. “Era alumno mío, le pedía al padre que le sacara eso que tenía adentro”.

Clarisa Ercolano

Opiniones (8)
22 de agosto de 2017 | 10:13
9
ERROR
22 de agosto de 2017 | 10:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Alardear con esto es obsceno Es verdad y la sociedad no hace nada para mandatar a sus represntantes o sea los politicos,para que regulen esto. La presidenta es banal y esta desesperada por mostrar que en la Argentina se invierte se va alegrar por las inversiones en los laboratorios de fabricacion de drogas sinteticas las fabricas de armas y otras escorias del mundo. Por lo menos los otros candidatos cerrarian la boca
    8
  2. 100% de acuerdo sobre el peligro de los agroquímicos, pero no puedo dejar de observar el sesgo político de la nota, como si el glifosato k fuera más peligroso que el de Monsanto. Es conocido el apoyo que esta y otras multinacionales reciben de políticos y medios. En cuanto a nosotros, los ciudadanos, tenemos el deber de mantener presente la cuestión, y no dejar que lo maneje la bastardeada "opinión pública". Y este año, especialmente, exigir a los candidatos posiciones claras sobre este tema.
    7
  3. La presidenta que oportunamente y hace ya mucho tiempo amago con la critica a Monsanto por el Glifosato, conocido comercialmente como ROUND UP, ahora directamente le quiere hacer la competencia en la venta del mismo. Es patetico, no hay rasgo alguno que esta presidenta sea progresista, se apoya en el campo, la mineria, que son desarrollos extractivistas historicos y que los apañan las principales multinacionales. Lo demas, subsidios, y dadivas, solo clientelismo politico, que si no le diera votos, los sacaria inmediatamente. OJO, no seas de un pueblo que vote en contra de ella, porque te va a fumigar con Glifosato, o agente naranja, Nacional y popular.
    6
  4. Las fumigaciones con agrotóxicos que se realizan a lo largo y ancho del territorio argentino, constituyen lisa y llanamente, un acto de genocidio http://federico-soria.blogspot.com.ar/2013/06/las-fumigaciones-con-agrotoxicos-son.html
    5
  5. Muy buena nota, no tenemos conciencia aun sobre este tema. La salud de todos esta en juego...!!! Clarisa te felicito por tu lucha desde hace años contra este veneno y Monsanto.
    4
  6. Excelente nota. Tan clara y explícita como el apoyo de Cristina y Néstor a la lucha contra la trata y el subsidio a la madre de Marita Verón, cuando en los 90 regenteaban las "casitas" de Río Gallegos, galería de prostíbulos sureños.
    3
  7. EXCELENTE NOTA . LA CEGUERA DE LOS MILITANTES K ES TAL QUE ASUSTA . NOS CONTAMINAN CON MONSANTO , MEGAMINERIA , URANIO , ETC ... SOLO FALTABA ÉSTO Y APLAUDIDO POR LOS MILITANTES
    2
  8. Muy buena nota @Clarisa Ercolano, te felicito ojala quede esta nota unas cuantas semanas
    1
En Imágenes