opinión

In Memoriam

Un homenaje a José Manuel Lara Bosch.

In Memoriam

Lo conocí de casualidad, casi obligado. Corría el año 2004, almuerzo de por medio conversaba en Barcelona con un querido amigo, como es normal en España las sobremesas se alargan mucho más cuando uno está cómodo. Hablábamos de todo cuando en un momento determinado le comento a mi amigo que tengo un libro escrito que en algún momento iba a editar.

Sin prestar demasiada atención veo como mi interlocutor toma su celular, disca y se pone a conversar de manera muy libre, estaba claro que del otro lado alguien muy cercano. Finalizada la conversación telefónica se vuelve hacia mí y me dice, Israel, te arme, tienes una entrevista con José Manuel Lara, el Presidente de Planeta te recibirá, todo ello en menos de 48 horas.

Incrédulo lo miré, pensé que estaba bromeando, pero era cierto, yo que siempre para mi libro había pensado alguna pequeña editorial Argentina, nunca de entre las mayores, de repente me ponían cara a cara frente a la persona que está en la punta de la pirámide de la Editorial Planeta, la principal de habla hispana.

No tenía ningún material para mostrar, todo estaba en Israel, contra el tiempo logré que el mismo me llegara, las nuevas tecnologías mucho ayudan a ello.

Llegué a la entrevista, la espera fue casi nula, cuando ingresé no sabía qué decirle, no estaba preparado para nada, pero todo resulto fácil, parece ser que nuestro común amigo hizo que las cosas así fueran. Después conocí que el encuentro tenía pautada una duración de 10 minutos, fueron más de 2 largas horas de agradable y cordial conversación, como de amigos que hace mucho se conocen,

Cuando colocó el disco de mi libro en su computadora al instante veo como brota una sonrisa de sus labios, el título, “ hdp “ le impactó, de allí en más todo resulto fácil y placentero, me sorprendió la dedicación y repaso que hacía sobre el material, se detuvo varias veces cuando encontró cartas que en su momento escribí a la DAIA y a otras instituciones y dirigentes comunitarios judíos, también al Rabino, siempre las encabezaba con alguna frase o expresión de Efraim Kishón, en ése momento el principal escritor satírico de Israel, casualidad hace días se cumplieron 10 años de su fallecimiento.

Para sorpresa mía me dijo que editaría el libro que, independientemente a la venta que no podía anticipar, sí garantizaba mucha difusión a través de los diferentes canales que ellos controlan, le agradecí pero respondí que como el libro comienza con una carta manuscrita a mí dirigida de alguien que me había solicitado no darla a conocer hasta 30 días después de su fallecimiento, en aquel momento ese hombre tenía 72 años, le dije al Sr. Lara que yo haré honor a mi palabra, hoy ése buen hombre tiene 83 años, le deseo larga vida, a través de esa carta personal, como buen católico y creyente, seguramente quiso liberar su conciencia.

Dijo que le parecía una correcta decisión, que a partir de ese momento todo dependía de mí, cuanto decidiera que contara con él.

Luego hablamos sobre Kishón, mucho sobre nuestros padres, compartíamos el respeto, cariño y devoción por ellos, de nuestras coincidencias, cada uno en rubros diferentes, en el nombre Planeta, todo ello amenizado por algún chiste judío que yo intercalaba.

Dije que fueron más de 2 horas de conversación, me retiré aún más confundido, porque en ése tiempo dejó de recibir llamados, también anulo algún programado encuentro, todos de entre los más graneados personajes de la política y las finanzas, lo hice con el convencimiento que estuve frente a un hombre que, conocedor de su fuerza y poder, disponía de una grandísimo sentido común de la vida, una formula capital de la inteligencia.

Don José Manuel Lara Bosch, descanse en paz.

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 10:59
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 10:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes