opinión

PT cumple 35 años entre denuncias de corrupción y un Brasil en crisis

Los tres dirigentes históricos de la izquierda brasileña, que llegó al poder con la bandera de la honestidad como principal emblema, fueron condenados.

 El gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil festeja sus 35 años desde que fue fundado por el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, en momentos en que se encuentra en medio de una crisis económica e inmerso en graves denuncias de corrupción.

Los festejos comenzaron hoy en la ciudad de Belo Horizonte, horas después de que el tesorero de la fuerza política, Joao Vaccari Neto, fuera llevado a la fuerza por la policía a declarar sobre la acusación de que el PT recibió al menos entre 150 y 200 millones de dólares provenientes de los desvíos de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

Las denuncias de que el partido de gobierno, así como sus dos mayores socios -el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el derechista Partido Progresista (PP)-, se beneficiaron con los desvíos fue realizada por ex altos funcionarios de Petrobras y ejecutivos de empresas contratistas, quienes dan detalles de las maniobras a cambio de que se les reduzca la condena.

La imagen de Vaccari escoltado por agentes policiales yendo a declarar a la sede de la policía federal en Sao Paulo trajo a la memoria escenas similares ocurridas en noviembre de 2013. Ese año, figuras emblemáticas del partido, como el ex tesorero Delubio Soares; el ex mano derecha de Lula, José Dirceu; y el ex presidente de la agrupación, José Genoíno, fueron detenidos a raíz de otro escándalo de corrupción.

Los tres dirigentes históricos de la izquierda brasileña, que llegó al poder con la bandera de la honestidad como principal emblema, fueron condenados a prisión por comandar una red de pago de sobornos a legisladores a cambio de que apoyaran al Ejecutivo en el Congreso. El dinero provenía de desvíos perpetrados en organismos públicos y era "lavado" a través de empresas ficticias.

La celebración se realiza, además, días antes de que el procurador general de la República, Rodrigo Janot, divulgue una lista con los políticos acusados de participar en los desmanes en Petrobras.

Además de la posibilidad de que varios correligionarios sean sentados en el banquillo, el cumpleaños del PT se ve empañado por la situación crítica que atraviesa el país en materia económica y por los problemas de gobernabilidad que afectan al segundo gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Tras los idílicos mandatos de Lula da Silva (2003-2010), durante los cuales el país creció a ritmo sostenido, millones de brasileños salieron de la pobreza y el país se transformó en un actor de relevancia internacional, los indicadores económicos al día de hoy muestran la inflación y el desempleo en alza y el crecimiento estancado.

Paralelamente, la sólida y leal coalición aliada con que Lula contaba en el Congreso es hoy un bloque de partidos "rebeldes" que han boicoteado al Ejecutivo en más de una oportunidad y que dieron una muestra de estar "en guerra" el domingo pasado, cuando gracias a los votos "traicioneros" de legisladores aliados, asumió la presidencia de la Cámara Baja un "enemigo" de Rousseff.

Es con ese paño de fondo que el partido que más tiempo permaneció en el poder desde que fue restablecida la democracia, en 1985, celebra un nuevo aniversario y se prepara para transitar un complicado cuarto mandato, el cual conquistó con muy estrecho margen de ventaja sobre el adversario en las urnas de octubre.

Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 11:30
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 11:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia