opinión

No se puede vivir del amor

Una reflexión sobre la labor de quienes se dedican a la producción escrita y la valorización de ese trabajo en el medio.

Lamentablemente, muchos escritores actuales poseen doble oficio: uno para vivir dignamente y otro para sentirse vivo. Pero, ¿por qué no pueden vivir de lo que aman hacer y han decidido ser?

Si bien hay muchas vías para publicar obras y trabajos de investigación, estas no ofrecen el sustento económico necesario para que puedan vivir de la cultura. Demasiados obstáculos son los que deben afrontar. Muy pocos llegan a la meta y son contados con los dedos de una mano los que arriban victoriosos.

Ofrecer un libro implica la búsqueda de estética, planificación, escritura, reescritura, calidad, diseño, horas incalculables de trabajo, investigación, lectura, relectura, corrección, reescritura y presentaciones en diversos lugares que mayormente son a cargo del escritor que desea hacerse conocer. Es la única vía que todo artista conoce. No está muerto quien pelea. La perseverancia es una virtud necesaria para ganar.

No sería una utopía pensar que el oficio de ser escritor, reciba un sueldo. Es muy placentero y meritorio sentirte reconocido monetariamente. Tal vez ahora que hemos avanzado en la sociedad podríamos pensar de una manera distinta. Otra vuelta de tuerca en el pensamiento por lo menos mendocino. Un acercamiento a ese mundo que creen y parece cerrado, aunque, paradójicamente abierto y a la espera de público.

Aprender a revalorizar lo que se tiene. Lo que es nuestro, es acompañar a nuestras raíces a crecer. Es sacar a la luz nuestro jardín secreto. Con la diferencia que este es de verdad y no un película.  

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 00:28
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 00:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial