opinión

Uspallata Área Protegida: Continuidad en los parques

Con apenas un caudal promedio de cincuenta metros cúbicos por segundo, nuestro río Mendoza, él solito, abastece a más de un millón de habitantes.

Uspallata Área Protegida: Continuidad en los parques

Desde el Aconcagua hasta Villavicencio, desde el Cordón del Plata hasta el Tupungato, todos esos territorios, con la red de glaciares, arroyos y humedales que los conectan, casi toda la cuenca del Río Mendoza está protegida, en la forma de Parques o Reservas Naturales, salvo una zona que se vuelve crucial en estos días. Enterate en esta nota porqué es de vital importancia que la salvemos: Uspallata Área Protegida es toda la cuenca del Río Mendoza protegida.

Te invito a que hagamos un viaje con la mirada puesta en el agua, antes que nada. Después sí, todo alrededor: verás por la ventanilla, real o imaginaria, que entre estas piedras inmensas ella es la que brilla, reina y legisla. Como en todo viaje, llevamos unos mapas, y, como suele suceder, lo desplegamos apaisado, con la panza de la provincia hacia abajo, da la sensación de que todo el oasis norte pende de un hilo, de dos hilos: el río Tunuyán y, sobre todo, el Río Mendoza. Pues bien, es un hecho: dependemos de ese caudal que baja, velocísimo, por la espina dorsal del planeta, nuestra cordillera.

Quienes han visto otros ríos del mundo, en forma de turistas, siempre se asombran ¿de verdad vivimos de ese hilito de río? Pues sí, lo cierto es que con apenas un caudal promedio de cincuenta metros cúbicos por segundo, nuestro río Mendoza, él solito, abastece a más de un millón de habitantes del Gran Ídem, riega más de 200 mil hectáreas cultivadas, se banca más de 8700 explotaciones agropecuarias, y sostiene el 4° polo industrial del país. Podría aprovecharse mejor, claro que sí, sin embargo, tal como está podría cantarle el retruco a cualquiera: está entre los ríos mejor aprovechados del mundo.

Aquí es donde nos vendría bien el parque Uspallata en este viaje, para desplegar nuestra historia: Mendoza, más que una ciudad maravillosa, es casi te diría que un milagro, desde el punto de vista acuático, y eso se lo debemos a los huarpes, que nos enseñaron a canalizar cada gota, y nos legaron ese saber ancestral que los mendocinos llevamos tatuado en los huesos: el agua acá es lo único que vale la vida. Todavía podemos ver vestigios de su cultura en los petroglifos del Cerro Tunduqueral, como si hubieran estado jugando, hace más de 6000 años, a dibujar sin levantar el trazo de la piedra, como si quisieran mostrarnos que todas las figuras de seres humanos, árboles, cóndores, suris y guanacos, las flores y las estrellas: todos estamos estrechamente interconectados.

Después vinieron los incas, con su imperio de cien años, y este prodigio: estás viendo el extremo sur de un camino que va por la altura, sin esquivar ningún cerro, derechito hasta el Machu Pichu y el Cuzco. La huella que dejaron, junto con los tambos incaicos de Yalguaraz, Tambillos, Ranchillos y Tambillitos, ahora han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: justamente el proyecto de este parque fue el argumento con que Mendoza se postuló y se comprometió a proteger esta línea de la memoria humana, con todo el paisaje que la rodea.

En las ruinas de Paramillos de Uspallata, también puede leerse la historia de la colonización y del saqueo: las vetas abiertas de oro y plata de las minas, que fueron mayormente a adornar y a financiar las guerras de la vieja Europa, mientras nosotros acá seguimos cinco siglos igual. Minas agotadas de las que hoy quieren extraer hasta las últimas partículas de metal diseminadas en la roca, así tuvieran que pulverizar cerros enteros y envenenar los ríos y glaciares. Otra vez ¿te acordás de nuestro río?

Hasta que alguien decidió decir basta: con un puñado de valientes, reunió los medios de escalada, y emprendió la titánica empresa de cruzar la cordillera de los Andes, acampando en estas tierras, casi como podrías estar haciendo vos ahora: en Yalguaraz, la columna de San Martín, en Uspallata y Polvaredas, la columna del general Las Heras. Podrías hasta poner tus pies en los sitios donde se dieron las batallas del Puente y Fortín Picheuta, llegar hasta Punta de Vacas, donde fue el combate de Potrerillos, y recorrer una parte de la historia grande de nuestro continente, que sólo se puede ver acá, en nuestra provincia, en donde cobra pleno sentido ese estribo que oímos cantar todos los años: Mendoza, la que acunó la libertad…

Todo eso y mucho más está en este mismo sitio, esperando que lo valoremos con algo muy simple: con nuestra mirada. Sin dañarlo, sin contaminarlo, tan sólo cuidándolo como merece, nosotros, y todas las generaciones por venir, podríamos vivir de este tesoro que es nuestro paisaje, nuestra historia y nuestra cultura viva –valor agregado si los hay- creciendo a nuestro propio ritmo, en armonía con los ritmos de la naturaleza.

A los que dicen que el dinero mueve al mundo: aquí los números y los beneficios económicos

Hay algo que los mendocinos hemos comprobado ya: la agricultura y el turismo hacen un maridaje perfecto. Uno sostiene a la otra en las buenas y en las malas: cuando el cambio no es competitivo, cuando el clima o las malas cosechas, en épocas de vacas gordas, de vacas flacas: siempre se suman, nunca se restan. Y si además le añadimos los beneficios derivados de un Área Natural Protegida que cubra toda la cuenca del río Mendoza, el oasis norte, con sus vides, sus olivos, en fin, toda la producción frutihortícola y ganadera, más las industrias que se dedican a manufacturar alimentos -el verdadero pilar de nuestra economía- podrían certificar su producción con denominación de Origen Protegido. Esto es, acceder a mercados más exigentes, en un mundo que tiende a fijarse, cada vez más, en la calidad de lo que nos llevamos a la boca. Por el sólo hecho de poder asegurarles a los compradores, desde la etiqueta, que lo que van a comer y beber ha sido regado con agua pura, ha crecido en tierra limpia –ah, el terruño y el terroir- con aire limpio. Pero, mientras tengamos una orilla del río protegida por el Parque Provincial Cordón del Plata, y la otra orilla desprotegida y amenazada por proyectos contaminantes (como ocurre en el tramo que va desde Punta de Vacas hasta Potrerillos), Mendoza se está perdiendo absurdamente esos mercados y ese valor agregado.

Sin embargo, no vamos a ponernos a inflar, como hacen otros, las cifras con los puestos de trabajo indirecto (tendríamos que calcular y enumerar a casi todos los empleos del Gran Mendoza), centrémonos nada más en los empleos directos que da el turismo, comparando el Parque Aconcagua, que tiene un atractivo de primera jerarquía, como podríamos tenerlo en el Parque Uspallata con el Camino del Inca.

En el Parque Provincial Aconcagua, los puestos de trabajo directo son 1500, con 33 pymes prestadoras . En el Parque Uspallata se crearían los siguientes empleos, entre el personal necesario para el mantenimiento y funciones del parque (administrativos, guardaparques, brigadistas, cuerpo médico, técnicos, investigadores etc), y la gran biodiversidad laboral de prestadores de servicios turísticos y guías (de sitio, de pesca, de excursiones terrestres, de rafting, kayak, cabalgatas, bicicletas, esquí, etc), sumado a los de alojamiento, alquiler de caballos, bicis, esquíes, etc, gastronomía, eventos deportivos y culturales, transporte, y el rubro “otros” (ventas de artículos regionales, artesanías, aerosillas, etc). Una perspectiva realmente superadora, desde todo punto de vista, frente a los escasos 91 empleos directos que ofrece San Jorge, de los cuales 70 serían de operarios, tan sólo por 16 años, mientras que el turismo bien gestionado (así como la agricultura bien hecha) es inagotable en el tiempo.

Teniendo en cuenta que, por el Corredor Andino pasa un millón y medio de transeúntes al año, y si Uspallata dejara de ser “un lugar de paso” en el que el turista promedio se queda sólo un par de días, es decir, si pudiéramos poner en valor todo el patrimonio que ya tenemos, para se quede cinco días más, podríamos llegar a, e incluso superar, el flujo de visitantes del Parque Aconcagua, que es aproximadamente de 360 mil visitantes por año, ya que por el clima, la temporada en Uspallata es mucho más larga. Aún así, si calculáramos que cada turista deja, en promedio, cuatrocientos pesos por día, y su estadía fuera de siete días, con el número de visitantes del Parque Aconcagua, nos estaría dejando unos 1.008 millones de pesos por año en Uspallata. Y sí, desde el punto de vista macroeconómico, siempre es mucho más conveniente que vengan extranjeros a dejar su riqueza acá, en vez de la situación inversa: que vengan trasnacionales a llevárselas afuera . Toda la vida.

Por si esto fuera poco, no estamos contando los bienes y servicios intangibles e invaluables que presta el ecosistema, en purificación del agua y del aire, en la salud que implica el hecho de vivir en un ambiente sano, en la alegría de trabajar para la vida y no para la muerte.

El futuro llegó, hace rato

Desde mucho antes del arribo de la megaminera, Uspallata ya se venía perfilando, espontáneamente, hacia ese tándem que es el agro-turismo, querer imponernos otra cosa sería torcer nuestra voluntad, afianzada aún más hacia el cuidado del ambiente: jamás aceptaremos algo que destruya nuestro modo de vida, nuestras amadas montañas. Frente a la prepotencia de los que nos ofrecen, como única salida, ponerle precio a cosas que no lo tienen, jamás debieron tenerlo: nuestros ríos, cerros y glaciares, hasta al aire que respiramos y nuestras vidas mismas, nosotros ya teníamos de antes, nuestras soluciones y nuestra respuesta: en el futuro que ya es, el mundo es primero, y va a ser de los territorios que permanezcan incontaminados. Porque donde algunos ven sólo un desierto, unas rocas, mucho dinero rápido y luego mudarse a destruir otra parte, nosotros vemos un paraíso lleno de posibilidades. Y nos sentimos en la alegría y la responsabilidad de cuidarlo, para que el millón y pico de personas que viven aguas abajo del río por el que hoy viajamos, también pueda tomar agua pura, para que vos también puedas seguir disfrutando de ese lujo, esas costumbres mendocinas, como ir a tomarse unos mates, un asado, un buen vinito, con los amigos, a la montaña.

Eugenia Segura

Opiniones (43)
20 de septiembre de 2017 | 12:29
44
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 12:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. elambientalista, te repito NI SIQUIERA NOS HAN PERMITIDO VER LOS EXPEDIENTES del proyecto san jorge, ni de ninguno de los otros proyectos megamineros que han presentado. si ya desde los papeles están ocultando información y bloqueándote el acceso, menos que menos te van a dejar acceder a donde está cianuro y el cráter. Y no sólo a OIKOS y a las asambleas, incluso algunos legisladores se quejaban de que no les habían entregado la información completa. LO DE LOS CONTROLES ES UN VERSO: SABEMOS QUE CON LO MAFIOSAS QUE SON ESTAS EMPRESAS, Y LO CORRUPTOS QUE SON LOS POLÍTICOS, NO HAY CONTROL QUE VALGA
    43
  2. Eso, eso, mendocinos, hay que cambiar, después del tendal de despidos y deudas dejados por Vale y Potasio Río Colorado y Barrick Gold en Pascua Lama, después del fiasco que fue San Jorge (y ahora que quieren volver con el trencito de la alegría), no queremos mas de eso, basta de discursos mesiánicos y promesas falsas. La mega-mineria solo conduce a un pozo tan grande como esos que hacen para reventar la cordillera. Los que defendemos la vida queremos trabajo genuino y para siempre, no promesas falsas cortoplacistas e inconducentes. Uspallata y todo Mendoza quiere Área Protegida ya!!!
    42
  3. Bueno, refiriendonos a quienes controlaran, se le ofrecio la auditoria del proyecto san jorge a OIKOS y lo rechazaron... a eso te referis? si efectivamente estas organizaciones no tienen capacidad tecnica para auditar controles ambientales porque no poseen los conoicimientos suficientes. Y en cuanto a San Juan, la Organizacion de Naciones Unidas auditara los proyectos, pero supongo que tampoco confias en la ONU.... y bueno... esta bien si el paradigma del ecohipocrita es oponerse a todo....
    41
  4. Y... se le propuso a OIKOS que auditara el proyecto en todas sus fases... a eso te referis? bueno esa gente
    40
  5. ¿quién va a controlar, los políticos? ¿Paco Pérez, Miranda, Abraham? ¿Cobos? ¿algún hermano de Gioja?¿los ciudadanos, las asambleas? si ni nos dejan acceder a los expedientes, quíen va a ir a controlarlos en la alta montaña...
    39
  6. Maria Eugenia Toda industria contamina, algunas mas otras menos, creo que el impacto que produce daño esta en el hombre en tratar de minimizarlos al máximo.Esta clara tu postura la defiendes encerrada en un foco, insisto que la minería controlada como el petroleo controlado no contamina como se cree siempre y cuando se controlo con personal idóneo Buen fin de semana, Nota. Los datos que pones del parque son erróneos. Que la DRN publique los verdaderos. no los dibujados para el estadística.
    38
  7. tampoco quería dejar pasar esa aclaración que hace nigromante en el comentario 31, donde dice textualmente "además de que en los países medianamente desarrollados estos son puestos muy bien remunerados" etc, porque, en países que no son "medianamente desarrollados", según tus palabras, las dos trasnacionales rusas que han comprado el proyecto San Jorge, Solway y Aterra, tienen otros emprendimientos megamineros: en Kenia, Nigeria, también en Indonesia e incluso en Guatemala, donde las violaciones cometidas a los derechos humanos por parte de estas empresas son de público conocimiento: http://servindi.org/actualidad/109582
    37
  8. nigromante, en el comentario 22 están los datos de la economía y el empleo del gobierno de Mendoza, cualquiera puede consultarlos. La nota es sobre el Parque Uspallata, y compara datos concretos de empleos reales en Parque Aconcagua: 1500 puestos de trabajo, y datos concretos -aunque ilusorios, del proyecto megaminero San Jorge en Uspallata, que según ellos mismos, sólo serán 91 puestos de trabajo, por 16 años. Por otro lado, es falso lo que decís de que la megaminería es la actividad que más puestos de trabajo genera, por el contrario, apenas generan un sólo puesto de trabajo por cada millón de dólares que invierten, según el Informe de la Cepal sobre las inversiones extranjeras en América Latina:http://www.cepal.org/publicaciones/xml/5/49845/LaInversionExtranjeraDirectaDocIinf2012.pdf, gráfico en la página 51. De todos modos, aprecio el respeto con el que emitís tus opiniones, aunque no las comparta y las refute, ésa sí es la forma correcta de debatir
    36
  9. ah, por cierto, gracias por todos los comentarios constructivos
    35
  10. Este Pseudo Ambientalismo!!!! como dice Arthur Schnitzler: ?Toda hostilidad se inicia con los pretextos más nimios, se continúa por motivos de peso y se concluye con las excusas más falaces?
    34
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'