opinión

Coimas en el Senado, la atrocidad de un fallo

Una injusticia profunda (los sobornos en el Senado), sobre la que es difícil hablar e imposible callar. Absolutamente todo lo contario al denominado "fallo salomónico".

Coimas en el Senado, la atrocidad de un fallo

En nuestra cultura “fallo salomónico” es idéntico a fallo justo.

El fallo del Rey Salomón es aquel que ante la disputa entre dos mujeres por la maternidad de un bebé, sacó su espada y amenazó con partirlo por la mitad para dar a cada una su parte. La primera que gritó: “¡No! dáselo a ella, pero no lo mates”, fue a la que el Rey dijo, “este hijo es tuyo”.

Las características que hicieron de este juicio un ideal de justicia que perduraría a través de los siglos es que fue rápido, con sentido común, sencillo (lo entiende todo el mundo) y dejó la profunda sensación de ser justo.

La absolución de los implicados en los sobornos del senado fue totalmente lo contrario, lentísimo (a 13 años de ocurridos los hechos) el sentido común no aparece, resulta muy difícil de entender y lo mas grave, dejó en una gran parte de los ciudadanos entre los que me incluyo, una profunda sensación de injusticia. Este es un hecho, sobre el que es difícil hablar e imposible callar.

Es probable, y no tengo elementos ciertos para afirmar lo contrario, que se hayan cumplido con rigor todas las normas formales que nuestro sistema prevé para garantizar un juicio justo a los sospechados de cometer un ilícito. Siendo así, la justicia posible esta realizada, nos guste o no su resultado, diría un acrítico defensor del sistema vigente.

No, ¡mil veces no!

Ese pensamiento está fundado en el institucionalismo del siglo XVIII en cuyo nombre se han cometido y cometen muchas atrocidades, entre otras, este fallo.

La calidad de un sistema, en este caso el Judicial, no se puede evaluar sólo en función del cumplimiento de las formas y procedimientos que el mismo prevé para su funcionamiento, sino por sus realizaciones.

Para tener una idea de justicia e intentar realizarla es imprescindible tener un fuerte sentimiento de injusticia. Por eso la justicia no es un absoluto, una cuestión solo de razón y de aplicación de normas formales, sino de tener la sensibilidad apropiada y el olfato adecuado para la injusticia.

Los que dictaron este fallo absolutorio, afirmando no sólo que los inculpados eran inocentes, sino que los sobornos no existieron, y que se debe investigar a los denunciantes, agrede severamente el profundo convencimiento, de que sobornos hay, de una inmensa cantidad de habitantes de este País.

 Por eso decir hoy desde un Tribunal de la jerarquía institucional de el que nos ocupa que no “ha habido sobornos” y que “se debe investigar a los denunciantes”,  es un agravio a la realidad que padecemos los argentinos, y carente totalmente de ese sentimiento de profunda injusticia que nuestros jueces debieran tener. La injusticia es la impunidad, ese profundo sentimiento esta ignorado en el fallo.

En estos últimos 30 años de democracia, la sociedad argentina ha hecho un significativo esfuerzo, primero económico, para garantizar a sus jueces la tan reclamada intangibilidad de sus remuneraciones (que sus sueldos se ajusten por la inflación real) lo que hace que hoy tengan salarios muy por encima de lo que perciben quienes hacen tareas similares (los jueces de ese tribunal difícilmente perciban menos de 60/70 mil pesos mensuales de bolsillo) El presupuesto que los estados (nacional y provincial) dedican al mantenimiento de la Justicia, en términos porcentuales del Producto Bruto se ha triplicado desde el 83 a la fecha.

Se han hecho importante esfuerzos institucionales, como la creación de los Consejos de la Magistratura, que más allá del mejor o peor funcionamiento de cada uno ha implicado un significativo avance en la defensa de la independencia de los Jueces del poder político, lo que está muy bien.

Se les han concedido excepcionales regimenes de jubilación y licencias que ningún otro sector tiene.

¡¿Y todo eso para esto?!

Hay algo en el sistema que esta mal, este fallo es una clara evidencia de esto. No es solo un problema de nombres de jueces, de conspiraciones para la impunidad, de intereses espurios.

Hay un problema de sistema, la lógica imperante en el mismo es obsoleta, porque prioriza el cumplimiento de normas formales so pretexto de garantizar al ciudadano el derecho de defensa, de inocencia, de libertad. Y se olvida de la sociedad en la que ese proceso tiene lugar, de sus profundos reclamos de justicia y de límite a la impunidad de los poderosos, del sentimiento de injusticia que vivimos como un sentimiento cotidiano.

Este sistema permite que un proceso de esta trascendencia dure 10 años, sin que de ello resulte nadie responsable y nos cueste tres veces más que hace 30 años. Permite que el proceso de la AMIA no termine nunca, o que se haya absuelto a los imputados en el caso de Marita Verón, o que en las cárceles sólo haya pobres.

Fallos como este, atentan contra la esperada marejada de justicia que haga que historia y esperanza rimen, como nos lo dice Amartya Sen.

Se impone comenzar el camino del cambio.

Opiniones (9)
19 de noviembre de 2017 | 08:10
10
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 08:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Señores del Diario MDZ: Espero que este comentario sea publicado aunque a Uds. no les guste.
    9
  2. Señor Lafalla: Como Ud. bien dice "se impone comenzar el camino del cambio", yo le sugeriria que se presentara Ud- ante la Justicia acompañado de su ex ministra Ana María Mosso y dieran amplias informaciones de porque se les regaló los Bancos de Previsión Social y de Mendoza al "señor" Monetta, para que éste en dos años los mandara a la bancarrota y todavía anda suelto por la calle como Ud. y la ya nombrada Sra. (Por casualidad en dicha ocasión no hubieron sobornos). Y cuando entregó a su amigo Menem la Caja de Jubilaciones de la Provincia? (no hubieron sobornos). A cuanta gente dejó en la calle por esos favores. Más le vale guardarse y no hablar más "Señor Ex Gobernador".
    8
  3. POR QUE NO NOS PREOCUPAMOS POR METER PRESION SOBRE EL CASO LAZARO BAEZ Y CIA. QUE ESTA FRESQUITO !!! HAY QUE HABLAR DE ESE CASO QUE SOBREPASA DE MANERA ES-CAN-DA-LO-SA A ESTA !! TANTO EN EL MONTO COMO EN LO BURDO DE LA FORMA , LA IMPUNIDAD DEL PODER ESTA DE MANIFIESTA DE MANERA BRUTAL EN ESTE CASO, QUE YA ADELANTO : NADIE PRESO TAMPOCO !!!
    7
  4. Esto es una vergüenza jurídica, ya que enjuiciaron a Menem y lo perdonaron no quitándole los fueron, ahora absuelven a este inepto, con la excusa de que si había pago de coimas ellos no sabían nada.- Entonces, ¿para qué sirve esto? Muy sencillo: Cuando la tengan que enjuiciar a la kk y su séquito de ladrones, podrán usar este antecedente de perdón o absolución, y todos nos deberemos comer el garrón, mientras ella se va con el dinero que ya se robó, a las Islas Shechelles y se nos burla en la cara a todos incluidos los que forman su ?país con buena gente?.- Porque esa isla inglsa no tiene extradición.-
    6
  5. ¡Esa es la justicia que tenemos! sobran los comentarios.
    5
  6. Me parece muy bien el enfoque respecto a la injusticia y sobre la necesidad de un cambio, pero como siempre no se dice como debe ser el cambio, por donde debiera ir, como aseguro en el nuevo escenario la justicia buscada. No se puede dar un salto al vacío para ver si en el final de la caída encontramos la solución y salimos bien parados. Es verdad que el sistema está muy mal y es perimido y también que los que tienen hoy por hoy las herramientas para cambiarlo están demasiado acostumbrados a usar el sistema para su beneficio (especialmente las personas que eligieron ser políticos como su oficio). Dije oficio, porque como profesionales dejan demasiado que desear, han llevado a gran parte de la población a estar seguros que el país es inviable. En todos los campos hablan mucho de todo como si supieran, pero a la hora de las soluciones y la planificación del futuro, queda claro que no tienen la capacidad ni las habilidades para poder hacerlo bien y están muy por debajo del desarrollo profesional de otras actividades en la sociedad. Si no se cambian y mejoran las características de la clase política, será imposible salir de la situación de exclusión, de injusticia, de inseguridad, de empobrecimiento de la educación, etc. Pese a todo lo negativo que puede verse lo que escribí, creo que Dios siempre nos puede ayudar y que estos milagros necesarios se produzcan, pero necesitan de parte de los políticos algo más que retórica, necesitan una profunda sinceridad, una mayor capacitación para la función en el mundo en que vivimos y la decisión de plantear cosas concretas y efectivas de forma transparente. Sr. Lafalla, me alegro que al menos haya hablado del tema.
    4
  7. Si impartian justicia con este caso, hubieran sentado precedente para los que se tengan que ir mas adelante. No nos alcanzarian las carceles para tanto delincuente.
    3
  8. Sr Lafalla, tengo que admitir esta vez estar de acuerdo con Usted. Sin tanto parafraseo, entendible dentro de su ámbito, me queda la absoluta sensación de que me "engañaron" una vez más. También, siendo más anárquico, me pregunto para qué están dichas intituciones que hace demasiado tiempo que dejaron de cumplir la función para las cuáles fueron creadas, para convertirse en en subterfugios de atorrantes (en su generalidad) dispuestos a ser cooptados por el poder de turno aunque por delante muestren corbatas y trajes impolutos. Coincido con Ud en que es necesario un cambio.....y tal vez, de un sistema obsoleto en gran parte del mundo, que, entre otras cosas, lo llevó a Ud a ser gobernador.
    2
  9. Creo que hubo coimas, ahora lo de Lafalla que opina que se debe condenar si la gente condena, es una temeridad, no me parece , es una prolongación de lo que el propiciaba en su gestión, tengo la idea de hechos de corrupción entonces si se acusa a alguien se lo debe condenar independientemente si es o no culpable
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia