opinión

Los saqueos, el gobierno y sus contradicciones

Aunque hoy el gobierno se negaba a auxiliar a Córdoba en el marco de los saqueos que se viven allí, no tuvo la misma actitud en el pasado en conflictos menores.

Subrepticiamente, durante la noche del viernes 20 de mayo de 2011, cerca de doscientos gendarmes intentó entrar en la localidad de Pico Truncado con el objetivo de reprimir a trabajadores petroleros que ocupaban la empresa Oleo Sur. Lo hacían en reclamo  por falta de pago de sus haberes.

La situación era infinitamente menor a la que hoy se vive en Córdoba, no obstante lo cual Cristina Kirchner decidió que la Gendarmería interviniera en ese lejano conflicto con una rapidez que sorprendió a propios y ajenos. La foto de esa ocasión inundó las redacciones periodísticas: fue el estado más puro de la represión sobre los trabajadores.

No fue la única vez que intervino esa fuerza en un conflicto “menor”. El 20 de noviembre pasado, un nutrido grupo de gendarmes —junto a uniformados de la policía bonaerense— detuvo un intento de saqueo en el hipermercado Carrefour que se encuentra ubicado en la localidad bonaerense de San Fernando.

Sin embargo, en estas amargas horas de violencia social en la provincia de Córdoba, el gobierno nacional no atina a actuar de la misma manera*, aún cuando el gobernador José Manuel de la Sota clamó por auxilio oficial de toda forma posible, incluso a través de la red social Twitter.

El único que opinó en representación de la Casa Rosada fue el locuaz jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, quien anticipó que el Ejecutivo nacional no intervendrá en la cuestión. “Existen autonomías en las provincias”, aseguró el funcionario.

Por si a alguien le quedaban dudas, el ex gobernador chaqueño agregó que “la situación le compete al gobierno de la provincia de Córdoba”. ¿Cómo explicar con el mismo argumento la intervención de la Gendarmería en los conflictos arriba mencionados? Es la postal más cabal de la contradicción permanente del relato K.

Como sea, en estas horas el Ejecutivo nacional intenta aislar a De la Sota en su propio laberinto, confiado en que todo se reduce a un conflicto entre la policía cordobesa y el jefe de Estado de la misma provincia.

El dato es real, pero solo de parcialmente. Si bien el reclamo de los uniformados fue la mecha que encendió la bomba, ese “explosivo social” ya tomó autonomía propia a través de la manifestación del descontento social. ¿Cuánto demorarán en contagiarse del mismo fenómeno otros distritos del país?

La “patología” de los saqueos está siempre latente en latitudes como la provincia de Buenos Aires, especialmente en la cercanía de las fiestas de fin de año. Es una situación recurrente que aún no ha sido profundamente analizada por los sociólogos vernáculos.

El desconocimiento del fenómeno de marras conspira contra el propio gobierno, que insiste en creer que solo se circunscribe a los límites de Córdoba. ¿Acaso la penuria de sus ciudadanos no tiene vínculo con las políticas nacionales?

Cristina suele dosificar su ayuda a las provincias y privilegia a aquellas que están alineadas con sus políticas. Ello  provoca desinteligencias como la que se vive en estas horas.

A fuerza de sinceridad, la presidenta debería evaluar la coyuntura desde otro lugar, no ya desde la lógica “amigo-enemigo”, sino a través de lo que más le conviene a la sociedad toda.

Hasta que ello no ocurra, situaciones como la que viven los cordobeses seguirán multiplicándose, en mayor o menor medida. Ya lo dijo alguna vez Mason Cooley: “La hipocresía es la parte externa del cinismo”.

*El presente artículo se escribió antes de que el gobierno decidiera enviar gendarmes a la provincia.

Opiniones (12)
12 de diciembre de 2017 | 21:23
13
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 21:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Nunca justificare lo que hicieron los militares en la dictadura, pero que bien vendria un poquito de mano dura. De esta manera ya no se puede estar, fui adolescente en la epoca de los milicos y podia andar por la calle sin problemas a cualquier hora de la noche. A muchos no les gustara el comentario pero es lo que pienso. Que se jodan!!!!!!
    12
  2. ¡Pobre Argentina... ! Somos rehenes de corruptos, inescrupulosos e indolentes cargados de violencia y rencor inveterado. Estos dos años de la "huida" serán muy difíciles; los pericotes muerden y hacen mucho daño cuando están en retirada. ¿Estaremos entre los sobrevivientes?
    11
  3. lanzadolfo: Que extraño comentario. Hace unos días hablaste de la semana trágica ¿y hoy se te olvida? Ah, ya se, aquél era gobierno radical, éstos son inimputables. Pero tu líder llenó los partidos del Gran Buenos Aires antes de las elecciones de gendarmes que estaban cumpliendo sus funciones verdaderas que son las fronteras. ¿sirve como ejemplo? Ah, claro De la Sota no está en el palo hoy. Guarda que en cualquier momento se sublevan los Qom en Formosa y se vuelven un peligro nacional.
    10
  4. Me parece que la seguridad de una capital del tamaño de Córdoba es mucho más importante que reprimir una protesta obrera, ¿qué parte del razonamiento me perdí Lanzadolfo? Una protesta obrera NO DEBERÍA REPRIMIRSE, menos el peronismo que se llena la boca con los derechos de los trabajadores. Respecto a la situación, deberían recordar los memoriosos que hace casi 40 años, un jefe de policía, el coronel Navarro, destituyó con un cuartelazo policial al gobernador Obregón Cano (que era filo monto), Perón dijo en esa oportunidad (27/02/1974) "que los cordobeses se cocinen en su propia salsa" y no sólo no envió al ejército a restituir al gobernador legítimo, sino que intervino la provincia, con lo que de hecho, bendijo y avaló el golpe. Como la historia para el peronismo es circular y todo vuelve, ahora la situación se dio al revés, un peronista ortodoxo (sospechado de haber colaborado con Navarro en aquel golpe), pide auxilio y Capitanich (¿Presidente a cargo?) le dice más o menos lo mismo: que se cocine en su salsa. El nivel de vandalismo hace suponer que estaban orquestados, atacar a un anciano de 85 años, asaltar casas particulares...no parece una explosión de un descontento popular. Tengamos presentes que el peronismo siempre termina dirimiendo sus contradicciones a tiros. Es una marca de fábrica.
    9
  5. CHE...SE COMIERON UNOS COMENTARIOS COMO SIEMPRE O ME PARECE????
    8
  6. Encuesta de MDZ de hoy: ¿Debería haberse enviado la Gendarmería a Córdoba anoche para evitar los saqueos? SI 90 % NO 10 %... 3800 votos (hasta ahora)...Adivinen quién votó por el no... El que sabe votar... 3400 personas no sabemos... 5adivinen quien votó en la encuesta de hoy de MDZ a favor de que no mandaran la Gendarmería a Córdoba ...
    7
  7. se lavan las manos como lo hizo Paco perez ayer, en decir q si la oposicion no aprueba el presupuesto la provincia quiebra,,..... perdooooon??? no es Paco el Gobernador??no es Paco quien Administro???no es Paco quien puso a Costa y decian estamos very good???...
    6
  8. Hay que subir a todos los saqueadores a colectivos, camiones, aviones de aa, etc y mandarlos al congreso y a la rosada, bien provistos de molotov y un par de misiles. Ahí sí, con los ocupantes adentro que den rienda suelta a su natural alegría de vivir. Y de paso se la agarran con los culpables. Blogueros kk, están invitados (eso sí, ustedes del lado de adentro de la joda)
    5
  9. comparar el suministro de petróleo con saqueos en una ciudad... se supone qu edeben tener cierta envergadura para decidir enviar tropas que no terminen siendo nafta en el fuego.... encima sabiendo que lo que quieren es muertos en la calle o rutas a manos de las fuerzas de seguridad para echárselos en la puerta de la Casa Rosada. No sean hipócritas
    4
  10. no sean burros no se puede mandar la gendarmeria porque se les canta, como se nota que apenas saben votar
    3
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California