opinión

Sobre el proyecto de reforma electoral del Senado

El legislador Fernando Simón se mete en la discusión por la reforma electoral.

Hace pocos días el Senado Provincial dio media sanción a un proyecto de reforma electoral para nuestra Provincia del cual estamos convencidos que producirá una mejora sustancial en la calidad de nuestra democracia y de los partidos políticos, así como en la transparencia y equidad de las elecciones. Precisamente cuando se cumplen 30 años de democracia, entendemos que ya es momento no sólo de debatir, sino de introducir reformas en nuestro sistema electoral.

El proyecto sancionado por el Senado, en sus aspectos esenciales, impulsa la implementación de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) para la elección de todos los candidatos provinciales y municipales, regula la publicidad electoral generando mayor equidad en su reparto y transparencia en su contratación e impulsa una implementación gradual del voto electrónico para llegar a su plena implementación en el año 2019.

Como todo proyecto, ha recibido críticas y apoyos que son bien recibidos en el marcode un debate democrático y constructivo. Pero no podemos dejar de resaltar, con todo respeto, que sería conveniente que quienes lo critican lo hayan leído primero, ya que afirmar que no prevé financiamiento para las campañas  electorales, que no establece el voto electrónico o que solo tuvo apoyo de un partido, son falsedades que solo pueden surgir del desconocimiento del contenido del proyecto en cuestión o de la mala fe de querer confundir en el debate.

Las PASO

Ya hemos votado en dos elecciones nacionales con las PASO, y como resultado los partidos políticos y actores sociales sostienen, en forma casi unánime, que es un sistema que fortalece la transparencia de los procesos internos de los partidos, abriendo la selección candidatos a los reclamos y demandas de toda la sociedad, lo que permite una vida partidaria más democrática y de mayor riqueza y pluralidad, generando un mayor nivel de representatividad de la ciudadanía.

Regulación de la publicidad electoral

Respecto a la regulación de la publicidad electoral, la media sanción prohíbe a los partidos y candidatos que contraten por sí publicidad de campaña por radio, televisión, vía pública y/o medios gráficos, quedando a cargo exclusivamente del Estado mediante un reparto equitativo entre todos los partidos (el 50% se distribuye en forma igualitaria entre todos y el resto en forma proporcional a los votos obtenidos en la última elección).

En lo que hace a la publicidad en medios audiovisuales se adhiere a la Ley Nacional, aprovechando la distribución gratuita de espacio en los medios que allí se hace, correspondiéndole a los partidos provinciales el 30 % del total que distribuye la Nación.

Respecto la publicidad en vía pública y en medios gráficos se establece que el presupuesto provincial deberá prever en los años electorales una partida para contratar los espacios para la campaña electoral, los que serán distribuidos con el mismo criterio. Esto es una innovación que va más allá aún que la legislación nacional en generar condiciones de equidad para los partido.

El hacerse cargo el Estado de toda la publicidad electoral, así como de la impresión de boletas para todos los partidos en forma igualitaria (como contempla la media sanción del Senado), tiene como resultado evidente el financiamiento de los mayores gastos de campaña de los partidos políticos y una mayor equidad en la competencia electoral.

Voto electrónico

Estamos convencidos también de la necesidad de incorporar nuevas tecnologías a los procesos electorales, de manera de hacerlos más ágiles y transparentes. Así también se evita el gasto en impresión de boletas así como de fiscalización de las elecciones por parte de los partidos. Por ello consideramos que la mejor solución es la implementación del voto electrónico para todas las elecciones.

Pero dicho proceso, por la magnitud del cambio que implica, entendemos que debe hacerse gradualmente hasta llegar a su plena implementación en tres elecciones.

A modo de ejemplo podemos observar el proceso implementado por Salta, que el próximo domingo 10 de Noviembre va a realizar la primera elección totalmente bajo el sistema de voto electrónico, luego de haber realizado en 3 elecciones anteriores un proceso gradual de implementación.

Tan importante como prever su gradual implementación es también haber establecido en la Ley una fecha concreta en la que estemos obligados a su plena implementación, para evitar que se transforme en una simple expresión de deseo o en un proceso eternamente inconcluso.

Consensos y disensos

Estos tres ejes del proyecto (PASO, regulación de publicidad electoral y voto electrónico), contaban con amplísimo consenso. Al punto tal que el peronismo no sólo fue acompañado en el proyecto y en el despacho por el Peronismo Federal, Nuevo Encuentro, PRO y Unidad Popular; sino que el despacho de minoría propuesto por el radicalismo también los contemplaba, y aún los senadores del Partido Demócrata expresaron su acuerdo con todo ello. En estos temas el consenso eratotal(al menos de palabra).

Pero no se logró llegar a un acuerdo respecto a la propuesta de boleta única impulsada por el radicalismo y el consecuente desdoblamiento de elecciones que ello significa.

Parto de señalar que sabemos que ningún sistema electoral, y por tanto ninguna reforma, resulta neutra ni perfecta. Todas producen ventajas y desventajas, y es por ello que insistimos en sancionar esta reforma apenas pasada una elección y a 2 años de la próxima, es decir, lo más lejos posible de los intereses electorales de los partidos.

También sabemos que todo sistema electoral tiene virtudes y defectos, y es precisamente allí donde corresponde a los representantes del pueblo debatir, sopesar y tomar decisiones por los mecanismos que la misma democracia establece. No creemos que quien piensa distinto tiene mala fe, sino solamente otra opinión que merece ser debatida en forma constructiva, democrática y con fundamentos, antes que con descalificaciones.

Quisiera aquí explicar las razones de nuestro desacuerdo respecto a la propuesta de boleta única.

Implementar la boleta única obliga a desdoblar elecciones. Esto significa que nos obliga realizar al menos 4 elecciones en un año, a tener un cronograma electoral que empiece en marzo y termine en noviembre, a tener al menos 6 meses de campaña continua año por medio. Y eso sin contar con que un Municipio decida desdoblar su elección, donde el cronograma electoral abarcaría prácticamente los doce meses y los ciudadanos tendrían que concurrir a votar 5 o 6 veces en un año.

Nosotros creemos que semejante recarga de elecciones, de campaña y de publicidad electoral puede llegar a cumplir el efecto contrario al deseado, es decir que el debate político deje de escucharse porque el ciudadano termine saturado de propagandas políticas, de campañas políticas, de cartelería política. 

No podemos además dejar de remarcar que nuestra Provincia hoy día no tiene instituciones electorales para llevar a cabo elecciones por sí misma, sin auxilio de la nación. Recordemos que para realizar las elecciones municipales de Capital y San Carlos, que representa aproximadamente la décima parte de los electores de Mendoza, fue imprescindible el auxilio de la Justicia Electoral Federal.

También hay que saber que un desdoblamiento electoral implicaría para la Provincia costos de al menos 45 millones de pesos, sin contar la publicidad audiovisual que la Nación otorga en forma gratuita, y cuyo costo llegaría aproximadamente a los $ 100 millones

Nuestro proyecto propone hacer dos elecciones en el año, una primaria y una general en forma simultánea con las elecciones nacionales, mientras transitamos hacia la implementación plena del voto electrónico.

También cabe remarcar que la boleta única no elimina la lista sábana. Se seguiría votando a un conjunto de candidatos  para cada categoría, es decir que no se votaría un diputado, se votaría una lista de doce diputados a la vez. O sea que la boleta única no deja de “arrastrar votos”.

A modo de ejemplo, de haberse implementado la boleta única en esta última elección en que 8 partidos presentaron candidaturas, nos hubiésemos encontrado en la boleta correspondiente a los cargos provinciales con 184 nombres completos. Estamos convencidos que aunque la boleta única permitiría eliminar la boleta papel, es mejor reemplazarla por el voto electrónico que por otra boleta papel.

Finalmente debemos resaltar que el voto electrónico presenta todos los beneficios de la boleta única (de hecho, como sostuvo un senador radical en el debate, es en definitiva una boleta única electrónica). En tal sentido no creemos conveniente cambiar al sistema de boleta única en el 2015, para volver dos años después a cambiar otra vez el sistema electoral por el voto electrónico.Creemos que resulta mucho más conveniente avanzar directamente, en un proceso de dos o tres elecciones, a esta última opción.

Sobre bloqueos y reformas

En Mendoza nos encontramos con grandes paradojas en la vida política. Prácticamente todos los partidos se proclaman reformistas, todos están de acuerdo con implementar las PASO, regular la publicidad de campaña, ir hacia el voto electrónico; pero en 30 años de democracia nunca pudimos hacer ninguna reforma de relevancia.

Es que las formas de bloquear todo proceso reformista han sido inagotables.

Una es el ya remanido “no es la oportunidad”. En el caso del tratamiento de este proyecto, algunos argumentaban que un mes antes de las elecciones no era momento por lo queacordamos, a pedido de la oposición, dejar el tema para la semana posterior. Pero luego resultaba que una semana después de las elecciones tampoco era el momento. Y si dejamos correr el tiempo se acercarán las próximas elecciones, y entonces seguro que tampoco será la oportunidad.

Por otro lado se habla de buscar consensos. Pero cuando en los temas centrales (paso, regulación de campaña y voto electrónico) estamos todos de acuerdo, siempre se encuentra algún punto de descuerdo para que al fin y al cabo ninguna transformación se pueda realizar.

La Democracia es también un mecanismo para resolver las diferencias y poder avanzar. Si estamos de acuerdo en la gran mayoría de las cosas, precisamente la forma de poder resolver las diferencias que queden y producir reformas es a través de la acción de los representantes elegidos por el pueblo, es mediante el debate y la votación en las Cámaras de la Legislatura Provincial.

Considerar que votar es un “acto de salvajismo institucional”, como sostuvo algún dirigente, no sólo es desconocer los mecanismos de nuestra democracia constitucional, sino que es simplemente otra forma de impedir toda reforma y dedicarse a buscar a quién echarle la culpa de los estancamientos.

La Democracia es una construcción permanente, es un ideal que nunca terminamos de alcanzar porque siempre nos exige ser mejores, mejorar nuestra sociedad, hacerla más justa, mejorar nuestras instituciones, reformarlas para que respondan a las nuevas demandas. No podemos seguir encontrando siempre una excusa para hacer que nada cambie.

Sabemos que hay muchas otras cosas que mejorar, pero por alguna hay que empezar. Al menos demos un paso hacia una mejor democracia, precisamente implementando las PASO en nuestra provincia.

Preferimos decir basta de excusas y dilaciones. Aportemos al debate, construyamos los consensos posibles, resolvamos las diferencias a través de los mecanismos de la democracia y transformemos.

Fernando M. Simón

Senador Provincial

Opiniones (1)
24 de noviembre de 2017 | 04:28
2
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 04:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A ver, el PJ K no puede ni hablar de las PASO porque lo único que ha hecho en las mismas ha sido faltarle el respeto a los votantes al no presentar alternativas. Alternativas que las siguen cocinando puertas adentro, con Mazzón a la cabeza.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia