opinión

El último grito del rock: Nirvana unplugged en NY

Nuestro historiador del rock cuenta la historia de uno de los discos fundamentales en los últimos años.

El último grito del rock: Nirvana unplugged en NY

La aparición de MTV transformó la industria musical en los 80. Ya no había que hacer solo música y discos sino también videos. Y a principios de los 90 la cadena de música comenzó a realizar presentaciones acústicas de bandas consagradas, o que bien necesitaban revitalizarse. 

La lista de los “Unplugged” de MTV  hoy supera los 150 recitales. Estuvieron casi todos, incluso bandas  y músicos argentinos (Spinetta, Los Fabulosos Cadillacs, Charly García, Los Ratones Paranoicos, por nombrar algunos), tuvieron su “MTV Unplugged”. El de Eric Clapton es uno de los mejores discos de su vida.

Pero hay uno que merece párrafos aparte. Por todo. Por la forma en que se grabó. Por lo que significó para la historia del rock. Y  por sobre todo, porque fue la banda “indie” y menos transigente de todas, la que se dispuso a entregarse de una forma impensada a la famosa cadena. Nirvana fue -en mi solitaria opinión- el último grupo que existió de lo que entiendo como cultura rock. Por supuesto que luego hubo y hay grandes bandas que tocan muy bien música rock, pero el espíritu del movimiento, cuesta encontrarlo. Debe estar, pero no lo veo.

En ese marco, el 18 de noviembre de 1993 (se cumplirán dentro de poco 20 años) Kurt Cobain, Krist Novoselic y David Grohl grabaron en una toma, con pocos ensayos previos, unas sesiones que sin imaginarse (o sí, ¿quién sabe?), se transformaron en su testamento.  Y lo peor de todo es que el disco se editó cuando el olor a pólvora del escopetazo que puso fin a la vida de Cobain todavía no se había disipado, haciendo esto que  todo se vuelva más  místico y desgarrador.

La banda para ir, como no podía ser de otra forma, puso sus condiciones. La primera que no fuese del todo “unplugged”. Había enchufes, había amplificación de las acústicas, había batería, aunque tocada con escobillas, o si se quiere, mínimamente acariciada.  Segundo, el “set list” lo elegían ellos. Nada de “Smells like ten spirit”. Tercero, la decoración del escenario. Kurt Cobain pidió velas negras, las cuales se desparramaron por todo el piso,  una araña de cristal y muchos lirios orientales. Ante tales solicitudes, el productor del Unplugged le preguntó a Cobain si quería que todo se pareciera a un funeral, y contesto “…si, exactamente,  esa es la idea…”. De las catorce canciones elegidas, había seis covers, y cinco de ellos hacían referencia a la muerte. Todas las canciones despliegan una belleza nueva, como si no se  hubieran editado antes. En casi todo el disco contaron con la colaboración, como ya era común en Nirvana, de Pat Smear en la guitarra.

Comenzó con “About a Girl”, un tema del, según dijo, desconocido primer disco de Nirvana, “Bleach” de 1989, para seguir con una versión tremenda de “Come as you are” de “Nevermind” (1991).

El primer cover del disco es “Jesus Doesn`t Want me for a sunbeam”, original de The Vaselines los cuales le habían cambiado la frase “Jesus me quiere para un rayo de luz”, por otra que dice el “Jesus no me quiere….”, negativa que adoptó Kurt Cobain en su versión.  Se destaca aquí Novoselic tocando el acordeón.  Y los versos “…no esperes que muera de verdad por ti…”.  A continuación, Cobain dijo que  seguro destrozaría el tema que iba a cantar. Largó con un cover histórico “The man who sold the World”, de David Bowie. Y luego llega la desgarradora y descomunal version de “Pennyroyal Tea”, de su último disco “In Utero”, de 1993. Cobain le pregunta a sus compañeros si lo van a dejar solo tocándola, y le dicen que sí. Muy autobiográfica, y sobre todo, con referencias intimas al estado emocional de Kurt Cobain, un tema que acercó la intimidad del artista a la gente como pocos. La interpreta solo, se equivoca, se da cuenta, toma aire y sigue.

Luego viene “Dumb”,  “Polly” y On a Plain. Después invitan a los hermanos Meats Puppets a subir al escenario, tocan tres grandes temas de los invitados,  “Oh Me”, “Plateau” y “Lake of Fire”, en un juego vocal y armónico muy emocionante. El Unplugged termina apoteóticamente con dos temas que enervan la piel, “All apologies” de In Utero, donde el artista da a entender que no tiene más nada que hacer en el mundo, cansado de todo, preguntándose que más debe decir, que más debe escribir. Su voz refleja un hastío y una desolación, como si estuviera anunciando lo que pasó. Y el final.  Para cerrar el recital, eligió una canción de Leadbelly (Huddie William Ledbetter, 1888-1949), su cantante favorito, un blusero-folk  que no se sabe bien cuando compuso el tema, ni si es de su autoría, pero él la hizo famosa allá por 1917 y 1925. Algunos  llaman al tema “My Girl”, otros “Where Did You Sleep Last Night”. La versión es cruda, desgarradora, la cantó como si fuera la última vez que lo haría. Discográficamente, así lo fue. Kurt Cobain dejó su alma en esa interpretación. Un artista como pocos. Cuando terminaron y se fueron, los productores les pidieron que salgan a hacer los bises, Cobain dijo que  no, porque era imposible superar lo que había hecho.

Hoy en día es fácil, retrospectivamente, darse cuenta de que Kurt Cobain estaba gritando su descontento con la vida, dando señales de que algo no andaba bien. Como todos sabemos, el 5 de abril de 1994, a escasos meses de la grabación del Unplugged,  un escopetazo disparado por el mismo puso fin a su vida, a los 27 años. No solo terminó ese día la vida de Kurt Cobain. La cultura rock había cumplido un ciclo. No más rebeldía, no más crítica, no más cuestionamientos. No más de su esencia. Nos quedamos con todo lo demás.

El disco “Unplugged” salió editado el 1 de noviembre de 1994 cuando los ecos del suicidio todavía estaban resonando. En 2007 se editó el DVD completo, donde se pueden apreciar conversaciones y situaciones de la grabación de las cuales no se tenía conocimiento.

“Nirvana Unplugged in New York”, el último grito del rock.

Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 08:59
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 08:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tremeneeeendo disco!!! De esos que si nunca te sentaste a escucharlo entero prestando toda tu atencion, no quiero que me digas que escuchas rock.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia