opinión

Obama en negro sobre blanco, la parálisis y el té más amargo

Bajo análisis, el "cierre de gobierno" en los Estados Unidos y la triple batalla interna de Obama: política, social y económica.

El presidente estadounidense vive la peor de las crisis: la que afecta a Estados Unidos desde sus entrañas. Porque su país podrá ser la causa de mil desestabilizaciones y hecatombes en otras naciones, pero esta vez la desgracia golpeó a la propia puerta. Y eso duele.

La paralización o “cierre de gobierno” debido a que los republicanos más extremistas, los del Tea Party, se negaron a aumentar la posibilidad de endeudamiento, dejó a los estadounidenses, acostumbrados a tener la vida resuelta, en el medio de una situación de incertidumbre.

Mientras los republicanos le negaban el respaldo en el Congreso por tercera vez en un mismo día, Obama se mostró apocalíptico: advirtió que todo se iría al diablo, que los costos de la situación serían altísimos y reclamó cordura.

Un día después, con los trabajadores estatales suficientes como para colgar los carteles de “closed” en cientos de edificios públicos para cuyo funcionamiento el presupuesto no alcanza, con el Apocalipsis en plena vigencia, en todo caso, Obama giró sobre su eje y señaló que esto “no le costará un solo peso al pueblo norteamericano”. La cuestión ahora es a quién echarle la culpa de lo que está pasando.

Es que el mandatario estadounidense debe luchar contra un monstruo de muchas cabezas: el Partido Republicano. No puede exagerar los golpes ni las acusaciones, porque no son todos los republicanos responsables de la situación, sino la facción más extrema, el Tea Party, que ha logrado imponer su criterio dogmático y oponerse, aun a estos costos, a que Obama gaste dinero del Estado en su plan de salud y, por lo tanto, impedido que se amplíen los recursos disponibles, paralizando a todo el gobierno.

En el medio del barro, Obama señala y acusa, pero eso no hace más que acrecentar la figura de los ultraconservadores republicanos a quienes se los puede maltratar de mil maneras, pero –remitiéndonos a las pruebas- no puede decirse que no sean coherentes con lo que le propusieron al electorado.

La cuestión es que una cosa es su oposición al abanico clásico que tiene enfrente el conservadurismo para existir: aborto, matrimonio gay, beneficios sociales para los más pobres, reducción de gastos militares. Y otra, muy diferente, es poner a Estados Unidos, base de su nacionalismo exacerbado, en situación de ingobernabilidad, como lo han hecho.

A este punto de inflexión apunta Obama cuando los señala y culpa. "Si tienes cáncer, es un 70% más probable que vivas otros cinco años si posees un seguro médico", resaltó al defender el “Obamacare”. Gana cuando los acusa. Pero sacan rédito “ellos”, sus orgullosamente energúmenos adversarios, cuando justifica su plan de salud en un país en donde casi 48 millones de personas no tienen cobertura sanitaria suficiente para afrontar enfermedades curables. Esto, en medio de una nación que se cree el centro del mundo.

El presidente estadounidense se encuentra en una encrucijada: varios problemas políticos, sociales y económicos se entrecruzan en un mismo momento y con una misma situación, que es la que se está viviendo ahora mismo.

Queda pendiente una cuenta que deberá ajustarse a mediados de octubre y es la discusión sobre el “techo de la deuda”. Si las posiciones se mantienen intransigentes, la potencia se verá desinflada y en “default”. Tal como le sucedió en 2011 y que le hizo morder el polvo de la desacreditación en el ratio crediticio. Como un país más del montón.

Opiniones (1)
21 de noviembre de 2017 | 13:07
2
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 13:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Está más claro que el agua.- Obama quiso hacer la Gran Cristina, con la salud como aquí los subsidiados de toda calaña y por suerte para E.E.U.U. alguien le dijo no.- Es sencillo; si no trabajas, no tienes cobertura médica; si no estudias, no tienes becas de estudio ni un plan de endeudamiento (CASA Y AUTO) para cuando te recibas; etc.- Aquí no hay quien le ponga el cascabel al gato.- Esa es la gran diferencia... y así estamos.-
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia