opinión

Una mujer cardenal y otras "bergogliadas"

Cómo seguir paso a paso las ideas del papa argentino y no festejar o criticar por anticipado. Entrá a la nota, votá y opiná.

No hay forma de que se le deje de prestar atención a cada palabra y cada gesto del papa argentino, Jorge Bergoglio o Francisco, de acuerdo con la denominación escogida para ejercer el papado.

Posiblemente sea que, por ese mismo vértigo generado, no siempre se consigue el tiempo para interpretar el verdadero sentido de sus palabras y se avanza en “bruto”, siguiendo la inercia histórica frente a estos temas. Así, se le festeja o condena por anticipado, sin dar espacio al análisis.

Pero frente a afirmaciones muy puntuales, resulta ridículo observar cómo el clima de celebración crece entre quienes piensan desde polos opuestos en medio de ese apuro.

Así, la semana pasada hubo alegría de parte de quienes reclaman una rediscusión de las posiciones de la Iglesia en torno a la homosexualidad, el aborto o divorcio, pero también departe de los que sostienen la postura histórica de la Iglesia. Ambos creyeron entender guiños a su favor de parte del papa. Pero no: no hay doble discurso esta vez. Lo que hay es discurso, palabras, afirmaciones, propuestas, debate. No hay promesa de hablar de esos asuntos: directamente el papa –en una posición inédita- habla sobre ellos y despierta una avalancha a su alrededor.

De la última “bergogliada” de la que se da cuenta es la posibilidad de que sea ascendida al rango de cardenal una mujer.

Una verdadera bomba desde adentro de un espacio que marginó al sexo femenino a un rol secundario en la hermética estructura del poder católico.

Pero, ¿de dónde surge precisamente esa especulación? De la tarea que toda una nueva generación de periodistas abocados a seguir paso a paso al papa Francisco debe realizar: poner un freno al frenesí, releer y escuchar atentamente lo que el jefe de la Iglesia Católica dice.

En su extensa entrevista con “Civittá Católica”, Bergoglio dijo: "La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer”. De allí que los periodistas de “El País” de Madrid interpretaran que lo que está diciendo el papa es: "La Iglesia no está aún completa porque en ella falta la mujer”.

No se puede aplaudir o criticar al papa en función de preconceptos. Su ímpetu, se crea o no en él, deja una tarea constructiva para toda la humanidad: observarlo, escucharlo, ir a las fuentes más directas y repasar el dogma; estar atentos a las reacciones a su alrededor (inmediato y lejano) y ofrecer caminos para ser partícipes del debate.

Esto indica que Bergoglio está consiguiendo –sin que medie Concilio alguno- una situación histórica.

Decir lo que dijo sobre las mujeres y la Iglesia no es una frase al pasar, sino toda una condena a la propia estructura que dirige y no le resultará fácil dar los pasos que parece querer dar: los sectores más conservadores ya pasaron su momento de euforia y comienzan a operar en sentido contrario al señalado por el papa.

El solo repaso de seis meses de papado deja un resultado que ni siquiera un siglo entero, con todo lo que ello implica, con su Pio IX, Juan XXIII y Juan Pablo II, pasando por Paulo VI, se sospechó que podía darse.

Así, el papa de una iglesia acusada de oscurantismo, pedofilia y corrupción abre ventanas por todos los rincones del imperio Vaticano en todo el mundo.

Allí en donde alcanza un gesto, es bienvenido, como en su mensaje de humildad personal, de austeridad en la gestión, de optimización de tantos edificios eclesiásticos vacíos. Primeros pasos de transparencia en el manejo de los fondos del IOR, la banca oficial del Estado que dirige y apertura de espacios para todos los sectores, desde el Opus Dei hasta la Teología de la Liberación, para con quienes ha tenido especiales consideraciones.

El cambio generacional en la Iglesia llegará cuando el torbellino de iniciativas supere a los más ancianos jerarcas en su capacidad de comprensión y acatamiento y los deje sentados, evidentemente anclados al pasado y ajenos a un futuro que –como puede comprenderse- es la mayor promesa que este papa argentino está formulando a sus fieles católicos: “Lo mejor –parece decir- vendrá cuando yo ya no esté”.

Opiniones (6)
21 de noviembre de 2017 | 23:04
7
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 23:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Quien tomó el timón de la barca vaticana debe conducirla entre desfiladeros y abismos, al tiempo que apacentar ovejas y pescar hombres, especialmente muchos que se alejaron.. Hay que estar en Sus sandalias, eh! Recemos por él, que hay batallas que también se ganan de rodillas.
    6
  2. Por Dios,,,,,,este roberto magno ,,,,,,,,,de magno no tiene nadaaaaaaaa !!!!!!!!!,
    5
  3. Excelente nota. Me parece que el Sr Conte tiene más claro el asunto que la mismísima Iglesia. El Papa es un avanzado en pensamiento y esta instalando el debate . Sólo lo pueden seguir personas inteligentes que , creyendo o no, sepan los escritos Evangélicos. Su Santidad se maneja con laPalabra de Dios en la mano!!!!!!!! No confunde ni duda !!!!!!!!! Los chiflados son los hombres que no entienden su mensaje. Muy buena su nota, Gabriel !!!!!!!!!!!!!
    4
  4. Gabriel: lo que esta cambiando el Papa en la forma de comunicación de la Iglesia, es decir, como desarrolla su actividad pastoral en estos tiempos. Y mantiene lo que no puede cambiarse, es decir, la doctrina cristiana, las enseñanzas del catecismo, etc. Es decir, esta planteando un progresismo es la forma de comunicar, y conservadorismo en lo que se comunica. La Iglesia no puede cambiar su contenido, es decir, lo que se comunica. Y se entiende a partir de la lógica y razón humana. Dios es perfecto. Mal podría haber dejado imperfectos y mutables mandamientos, imperfectas y mutables doctrinas, y asi sucesivamente. Entonces no seria Dios ni perfecto. Los mandamientos fueron dados de una sola vez, para siempre para que el hombre supiera como comportarse para vivir la vida y ganar el Cielo. El Papa, me parece, habla de aspectos que requieren ajustes. Por ejemplo, la Madre Teresa de Calcuta podría haber tenido una opinión diferente de como se desarrolla la actividad pastoral de la Iglesia toda?. Lógicamente, si justamente la conocimos mundialmente por la forma en que desarrollo su actividad pastoral, y que debería haber sido ejemplo en el mundo entero. ¿Fue escuchada? ¿Fue entendida? ¿Fue imitada?.
    3
  5. Ufffff... Bergo me tiene cansado! Tal vez no sea su culpa, sino la de todos esos que antes lo ninguneaban y ahora se les caen los calzones cuando alguien lo nombra. Ya hay una especie de "Puente aéreo" entre Buenos Aires y Roma... Cada Papa ha hecho la suya, no mucho más. Y la prioridad de este es NO PERDER MAS CLIENTELA, por eso (tapándose la nariz; recordar su cavernícola comportamiento cuando se trató o del matrimonio igualitario) le tira onda a gays, divorciados, minas que se hicieron abortos y demás indeseables a los que la iglesia se cansó de escupirles en la cara y mandarlos a que se pudran en las cloacas del quinto infierno. Igual, ninguno de esos le va a pedir permiso a la iglesia para hacer su vida, o sea que tanto esfuerzo puede ser bien al cuete. Igual ahora no hay que hacerle ascos a nada, Pancho, porque si no los evangelistas y demás sectas nos pasan por encima. Hay que salir a pescar con medio mundo o mejor aún con redes de arrastre, y que salga el pescado que salga que acá no le vamos a hacer ascos a nada. Mientras, le damos a mundo clases de austeridad que nadie pidió y paseamos por Roma en renoleta. Aunque para huir de tantos argentinos como van a chuparle las medias y sacarse fotos supuestamente ganadoras necesitaría algo mucho más rápido... Ferrari, Lamborghini, Masseratti... bueno, allá en Italia tiene para elegir. Ya mostrará la hilacha. O sea: Si este o cualquier otro de su calaña me dicen: "Buenos Días" yo llamo al servicio meteorológico a ver si realmente son buenos. Saludos a todos.
    2
  6. Estimado Gabriel. Me parece que usted opina y saca conclusiones con un conocimiento totalmente superficial de la Iglesia, de su sentido, de su misión y de su realidad. El Papa Francisco no ha hecho, en estos seis meses, que volver a traer a nuestra memoria, con sus gestos, con sus dichos, con sus discursos, el mensaje del Evangelio. No se ha apartado un ápice de lo que el Evangelio enseña. ¡Nos parece novedoso! Será porque nunca leímos el Evangelio acabadamente, sino que juzgamos por preconceptos, por generalización del comportamiento de unos pocos, por hacer foco en los defectos de los hombres para tratar de ensombrecer la luz que irradia el mensaje evangélico. El Papa Francisco nos está repitiendo con palabras sencillas lo mismo que dice Cristo en su Evangelio. Esa es la novedad, siempre novedad de la fe católica. Es la novedad de la Cruz y del perdón, de la gracia, de la caridad, del amor al prójimo. Es la misma novedad que predicaba San Pedro, o San Pablo, es la misma novedad de Trento, del Vaticano Primero y del Vaticano Segundo. La Iglesia es el mismo Cristo, y Cristo no cambia. Si no pueden creer y entender esto, no podrán entender a la Iglesia y sólo la juzgarán por las actitudes de algunos de sus miembros. Como bien dice el Papa, la Iglesia como cuerpo de fieles, no es un aglutinamiento de santos, sino de pecadores que quieren ser santos, es un hospital de almas. Cristo vino justamente a redimir a los pecadores, y los atrae para perdonarlos, para amarlos, con sus miserias y vicios, para redimirlos y darles la verdadera Vida. Gabriel, la Iglesia de Cristo no es una institución social, ni política, es una realidad viva de salvación para el hombre. Para analizarla, para entenderla, hay que partir de este presupuesto, sino todo se desvirtúa.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia