opinión

Arancibia Laborda, un grande del canto cuyano

Rafael “Chocho” Arancibia Laborda forma parte de la lista de músicos que han dejado obras inolvidables para el cancionero cuyano.

Arancibia Laborda, un grande del canto cuyano

Rafael “Chocho” Arancibia Laborda nació el 26 de junio de 1917 en San Luis, aquerenciándose en la ciudad de Villa Mercedes de la misma provincia y llegando a ser uno de los más reconocidos exponentes del cancionero folclórico cuyano.

Cultivó la música desde su adolescencia destacándose como intérprete.

Sin embargo, su labor sobresaliente fue como poeta y compositor musical.

Es autor de temas como Caminito del Norte, Cuando pasa el chorrillero y Mañanitas de Merlo, entre otras tantas recordadas creaciones. 

Con Oscar Ricardo Romero, Julio y Luciano Marcos Arce y José Adimanto Zavala formaron el primer conjunto regional que, con canciones del terruño nativo, debutó en 1940 en Radio Belgrano de Buenos Aires, como Los Coyuyos del Chorrillo, lo que constituyó un acontecimiento para San Luis, ya que por los años de 1940 actuar en una radio de prestigio nacional significaba el espaldarazo para cualquier trayectoria artística.

Junto a Hilario Cuadros, Buenaventura Luna, Félix Dardo Palorma, Pedro Herrera, Julio Quintanilla, Calixto Brizuela, Félix Blanco, Horacio Arrieta Cámara, Oscar Valles, Alfredo Alfonso, José Adimanto Zavala y el “Cascarudo” Domínguez –entre otros– además de Caminito del Norte, cueca que lo ubica en un sitial destacado como autor y compositor, Arancibia Laborda dejó para el acervo cuyano y patrio otras creaciones no menos valiosas como Camino de carrosLa potranca, Cuando pasa el chorrillero, La calle de Hilario, Mañanitas de Merlo y Punta de los venados, entre otras. 

 

Sus amigos

El “Chocho” era muy amigo de Juan Carlos “Pinocho” Mareco, quien cantaba sus cuecas acompañado en varias ocasiones por Alfonso y Zavala. 

Uno de los deseos de Rafael “Chocho” Arancibia Laborda fue que sus cenizas fueran esparcidas en las sierras de San Luis, más precisamente en la villa turística de El Volcán, lugar que eligió y mencionó, en una de sus canciones, como el preferido para su última morada. 

En abril del 2005, la intendencia de El Volcán organizó un acto en su homenaje, que nació de la inquietud de un grupo de amigos que quisieron cumplir su último deseo que dejó escrito en una canción: que sus cenizas fuesen esparcidas en El Volcán. 

Arancibia, durante su existencia, le cantó a San Luis, a Cuyo y al país entero, dejando hermosas e inolvidables composiciones. 

En vida tuvo como amigos muy queridos a José Adimanto Zavala, Alfredo Alfonso y Oscar “Cacho” Valles, con quienes supo compartir inquietudes artísticas y la pasión por la música cuyana, actuando juntos en escenarios, reuniones y peñas. 

Temas suyos

Caminito del norte, cueca, Camino de carros, zamba; Campanitas de Santo Domingo, canción; Much;cho mío, canción, Mi mercedina, zamba, Ay que mujer, gato, Coplas de mi padre, estilo (con Ricardo Arancibia Rodríguez), Mi testamento, zamba; Mañanita de Merlo, zamba; Digo la mazamorra, vals (con Antonio Esteban Agüero); Todo tiempo será largo, tonada; Entre Córdoba y Mendoza, cueca; La flor del pago, aire de milonga oriental (con H.Arrieta Cámara), entre otros.

Falleció el 19 de abril de 1983, a la temprana edad de 56 años.

Era hijo de D. Ricardo Arancibia Rodríguez y de Primitiva Laborda.

Se lo conoció con el apodo de El Chocho Arancibia. Sus años escolares transitaron por las aulas de la Escuela Normal Juan Pascual Pringles de la Ciudad de San Luis, de la que egresó con el título de Maestro Normal Nacional.

A los 24 años se casó con Mara Antonia Raffa, con quien tuvo tres hijos.

Ejerció la docencia durante dos décadas como Maestro de grado y como Profesor en el Colegio Nacional Juan Esteban Pedernera y en la Escuela Industrial de Villa Mercedes; pero, a la vez ejercía con toda pasión su vocación por la música.

Durante un breve tiempo se dedicó al comercio, aunque en 1964 retorna a la actividad pública como: Director General de la primera red argentina de Emisoras Splendid. (1965); Pro Secretario del Senado de la Nación por el voto de la Cámara de Senadores, cargo que desempeña hasta 1976 en que se acoge a la jubilación.

Compadre de Hilario Cuadros

Compadre de Hilario Cuadros, junto con él fue el difusor de la idea nativista de unir todas las expresiones de la música nacional: Norte, Cuyo, Litoral, pampeano y sureño, y defenderla como si fuera una sola.

La Asociación Nativista Argentina le tributó numerosos homenajes y reconocimientos. Fue Presidente del Primer Festival Focklórico de la Ciudad de Buenos Aires y Organizador del Primer Congreso Nacional de Folklore.

En su camino por el canto nacional dejó como legado para la cultura popular, las letras de sus cantos, con las que el pueblo de San Luis lo recordará por siempre. Luchador infatigable de las ideas de Alem e Irigoyen, llevó esas convicciones durante toda la vida y dejó una estela indeleble entre sus correligionarios y sus ocasionales adversarios políticos.

Sin embargo, su ideario y su militancia no fueron obstáculos para cosechar amigos de distintas ideologías. En lo humano fue un ser excepcional, un hombre íntegro, que despertaba afecto por su generosidad y humildad como rasgo constante de su conducta.

A sus condiciones personales le iba muy unido el talento de humorista. Cuando le tocó partir hacia Buenos Aires para hacerse cargo de la Prosecretaría del Senado de la Nación, se le tributó, en la Sociedad Española de Villa Mercedes, un homenaje pocas veces visto en San Luis. Políticos de su partido y la gran legión de cultores del folclore se dieron cita y recibió un presente del Concejo Deliberante y una medalla de oro de sus amigos.

(Este material fue extraído de la obra de la investigadora y autora puntana Mara Graciela Mulhall )

Homenaje

A la memoria y trayectoria musical, docente y política de Rafael Arancibia Laborda,

al cumplirse el 30 aniversario de su desaparición física, en la Cámara de Diputados de San Luis el 17 de Abril de 2013, se le tributó un homenaje en el que el diputado Walter Ceballos dijo:

Rafael Arancibia Laborda, fue un hombre que marcó un camino en el ámbito de la cultura, particularmente lo que es la música, y lo que es la composición de las canciones de nuestro acerbo cuyano y folclórico...

El Chocho fue un cultor de la música y fue autor y compositor de canciones en la letra y en la música. Compartió la pasión con otro poeta puntano, don Antonio Esteban Agüero, con quien además de coincidir en la pasión por la cultura, particularmente por la composición de las letras, compartían también la misma ideología.

El Chocho Arancibia fue un defensor de la unificación de la Música Folkcórica Argentina, fue precursor del reconocimiento de todas las categorías musicales que enriquecen nuestro acerbo cultural argentino. Fue presidente del I Congreso Argentino de Folklore y fue también, el impulsor de la unificación del reconocimiento de los géneros culturales del folclore argentino.

... Sus amigos de la música y correligionarios y no correligionarios de otros partidos políticos, le hicieron un homenaje en la Sociedad Española de Villa Mercedes, que verdaderamente fue un hito en la convivencia de las distintas ideologías, y además también en la participación de distintos géneros musicales: desde lo cuyano, desde el tango, desde la música del folclore de la zona del litoral y también de la música del folclore del noreste argentino...

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 15:16
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 15:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia