opinión

Stevie Ray Vaughan: la guitarra del blues en los 80

Nuestro historiador del rock aborda uno de los músicos más respetados y admirados en el mundo.

Stevie Ray Vaughan: la guitarra del blues en los 80

Esta semana se cumplieron 23 años de la muerte de uno de los mejores guitarristas de blues blanco que existió: Stevie Ray Vaughan. Falleció a los 35 años, en una circunstancia trágica, la noche del 27 de agosto de 1990. Tenía solo 35 años y al momento de morir, sus dedos estaban todavía recuperándose por haber apretado tremendamente  las gruesas cuerdas que usaba en su Fender Stratocaster llamada Number One SRV, por haber interpretado una fanfarria de guitarras con sus amigos, al terminar un show.  Es decir, murió en su propia ley.

Lo tenía todo. Fue una exacta combinación de Hendrix, y del blues del Delta de Mississippi, y también tenía una excelente voz que acompañaba  a su guitarra. Su figura, emblemática con sus sombreros y ropas extravagantes, ayudaba a que todo en él parezca mágico.  Y así lo fue.

Cuando los bluesman blancos de fines de los 60 y principios de los 70 ya estaban en otra cosa (Eric Clapton, Jeff Beck) o no estaban más (Duane Allman, Jimmy Hendrix), y la década de los 80 comenzaba con movimientos Post Punk, New Wave, Rock Gótico y demás hubo un hombre que volvió a decirle al mundo que el blues-rock seguía más vivo que nunca, y cuando parecía que nadie iba a volver a conmover a alguien tocando blues hecho rock, él lo hizo.

Fueron cuatro álbumes con su grupo, los “Double Trouble”, uno mejor que otro.  El primero, llamado “Texas Flood”, salió en 1983. Ahí estaban sus grandes temas como “Love Struck Baby”,  “Texas Flood”, y por supuesto, el gran tema “Pride and Joy”. Este álbum hizo que Stevie Ray Vaughan arrasara con todo. Ya estábamos en la década de los “premios establecidos”, y Vaughan ganó todos: mejor nuevo talento, premio de la revista “Guitar Player”, mejor álbum de blues eléctrico, y mejor guitarrista de blues. Todo en un año.  Y el éxito hizo que los grandes se fijaran en este nuevo guitarrista. Así fue convocado por David Bowie para tocar la guitarra en su celebérrimo álbum “Let’s Dance”, del mismo año 1983.

En 1984 “Stevie Ray Vaughan and the Double Trouble” editan “Couldn´t Stand The Weather”, su segundo disco, que abre con unos punteos impresionantes de su particular Strato, en “Scuttle Butin'”, para luego dar paso a la homónima canción titulada como el disco.  Su Fender Stratocaster era una vieja y derruida del año 1963, le grabó sus iniciales SVR en el cuerpo, le cambió los micrófonos y le hizo algún otro arreglo. Lo acompañó toda su vida. En este disco está la famosa versión que hizo Vaughan del tema hendrixiano por excelencia, “Voodoo Chile” y, la verdad, es apabullante.

En 1985 aparece “Soul to Soul”, un disco en el cual los Double Trouble pasan a tener un cuarto miembro, tecladista, y salieron de gira a presentar ese disco, y las grabaciones de esa gira quedaron inmortalizadas en el vivo “Live Alive” que salió en ese mismo año. Un disco para recomendar, si se quiere disfrutar de este genio de las seis cuerdas.

Abre con “Say What!” un tema bien a lo Hendrix, que además tiene buenos solos de órgano Hammond del nuevo miembro del grupo. Pero los temas que se  llevaron  los laureles del álbum son los dos covers que Vaughan hace de clásicos de Jimmy Hendrix. La primera, “Little Wing” es una versión instrumental que te deja helado, y es una de las mejores interpretaciones de Steve Ray Vaughan de toda su vida. Pone el alma y unos sentimientos únicos en el tema. Y la segunda y “Third stone from the Sun” al cual le pone su sello de texturas y colores propios que solo emanaban de su guitarra.

A medida que su éxito crecía y su popularidad aumentaba, el alcohol y las drogas comenzaron a hacer estragos en su vida, a punto tal que se desplomó en un recital en Alemania, siendo luego internado para desintoxicarse en Estados Unidos, logrando dejar sus adicciones para siempre.

En 1986 sale “Live Alive”, un excelente registro en vivo de sus actuaciones en Texas, su lugar de nacimiento, y también del Festival de Jazz de Montreaux, lugar donde había hecho su primer recital famoso en el año 1982, presentación que llegó a los oídos de John Hammond, quien lo ingresó a los estudios Epic a grabar su primer disco.

Finalmente, luego de que se curara definitivamente todas sus adicciones, y de realizar diversas “Jam-Sessions” con musicos amigos, en 1989 edita su cuarto disco con los “Double Trouble”, llamado “In Step” un álbum dedicado precisamente a John Hammond, quien le dio la oportunidad de grabar. Abre con un gran tema, “The House is a Rocking”, y tambien posee covers de Willie Dixon y de Buddy Guy.

Luego hace un famoso “Unplugged” para MTV, y  se propuso incorporar a sus filas a su hermano Jimmi Vaughan para hacer un proyecto familiar. Mientras eso ocurría, salía de gira con sus amigos para promocionar “In Step”.

La  noche del 27 de agosto de 1990, en un teatro de Alpine Valley, en Wisconsin, el maestro dio su última ceremonia. Se presentaba con sus amigos, Eric Clapton, Buddy Guy, su hermano Jimmi, Robert Cray y otros más. Al final, todos juntos subieron al escenario a hacer una tremenda e histórica versión de más de 15 minutos, de “Sweet Home Chicago”, el gran tema de Robert Johnson. Los registros de semejante versión andan dando vueltas por ahí. Al terminar, Vaughan tenía planeado volver en auto a su hotel, pero los helicópteros que había contratado Eric Clapton para trasladarse con sus músicos estaban encendidos subiendo a la gente. En uno estaban los músicos de Clapton, y sobraba un lugar. Steve Ray Vaughan subió. El helicóptero a los pocos segundos de emprender su viaje, se estrelló contra una pared de montaña que el piloto no había visto a raíz del mal clima. Nadie sobrevivió. A sus 35 años había asombrado al mundo y el destino quiso que eso fuera suficiente.

El legado de Stevie Ray Vaughan es impresionante. Enseñó que para tocar la guitarra, además de ser un buen técnico y virtuoso,  hay que poner el alma,  Dejó vivo el blues-rock hasta la actualidad. Guitarristas como Joe Bonamassa, Steve Vai, Joe Satriani, le están agradecidos eternamente.

Hubo discos póstumos, recopilaciones, y grabaciones de sus grandes recitales en vivo para disfrutar. Gracias a Stevie Ray Vaughan podemos decir que los 80 no fueron solo de nuevos estilos musicales. El blues perduró, el rock de guitarra se fortaleció y dejó almas encendidas para siempre.

Opiniones (5)
15 de diciembre de 2017 | 23:06
6
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 23:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡¡¡ Jajaja !!! "No problemo, mai frend" Ud es una enciclopedia del R&B y no dudo de que conoce el color de piel del zurdo de Seattle (tenía sangre cherokee e irlandesa, además de afro, creo recordar). Recomendé la nota a un grupo de melómanos amigos y uno de ellos cuestionó la calificación de blues negro-blues blanco, que a mí me parece totalmente pertinente. Polémicas al margen, el mérito principal de la nota, a mi humilde entender, es el hecho de no abundar en detalles secundarios e ir al grano, destacando lo más importante, lo trascendente de la corta y fructuosísima vida del mostro de Dallas, TX, por eso me pareció oportuno comentar lo del disco con Albert King, porque fue importante artísticamente. Me animo a opinar que el referente más cercano de Stevie fue Albert Collins quien, a pesar de tocar con los dedos, sin púa, lograba un sonido similar. Stevie fue mucho más allá. En la ciudad de Austin, Tx, hay una hermosa estatua que lo recuerda con su inseparable Strato (aunque también supo usar una LP), con un poncho, sus infaltables botas y "hat" texanos y la proyección de su sombra. La estatua apoya la Fender en el suelo pero en la sombra se lo ve pulsando la guitarra. Bellsímo símbolo para homenajear un músico ENORME que proyecta la sombra de su obra mucho más allá de lo que fue su corta vida terrenal. Aquí se la puede ver: https://cdn1.gbot.me/photos/Pi/eF/1340545911/-Stevie_Ray_Vaughan_Statue-20000000003433088-375x500.jpg. Todas sus notas son excelentes, maestro, no me las pierdo, ni una. Saludos
    5
  2. Estimado cuyano de alma, cuando me referia al blues blanco y nombre a Clapton y a Jeff Beck, obviamente Hendrix no estaba incluido, lo que pasa es que olvide separar los que no estaban mas (Hendrix y Allman), de los bluesman blancos que menciono. Obviamente se que Hendrix era negro. Gracias por compartir y comentar siempre las notas!!!
    4
  3. Muy buena nota. Gracias por enseñarnos a los que no somos muy instruidos en el mundo de los grandes de la historia de la música. Stevie Ray Vaugham un grande de verdad, ví casi todos los videos incluidos y me encantó.
    3
  4. Excelente nota sobre un músico al que los blues lovers del Mundo adoramos (sin exagerar). Si no fuera por el detalle de incluir a Jimmy Hendrix en una lista de bluesmen blancos (. . . ???) diría que la nota es perfecta. Igual, ese detalle no le quita méritos, me parece una nota excelente. El autor no ahorra elogios para ponderar a un músico que los merece sin dudas. Es verdad que Steavie revitalizó el blues&rock que en esa época estaba devaluado y que es uno de los grandes responsables de su impresionante "revival" en los '90s. Es verdad que tenía GRAN calidad musical, que era un virtuoso increíble, que era técnicamente perfecto (Eric Clapton lo admiraba mucho, hasta lo envidiaba, según él mismo lo dijo), es verdad que cantaba maravillosamente y que su sonido era personalísimo (muy texano, además). Pero, como también lo dice la nota, todo eso son PAMPLINAS, lo importante del blues es el feeling y este tipo lo derramaba por toneladas. Los "Double Trouble" eran una banda ajustadísima, simple, potente y con mucho timming, exactamente lo que este "mostro" necesitaba para desplegar todo su potencial. Es verdad que de las cientos de versiones de "Little wing" que existen, la de Stevie es la mejor. Me gustaría agregar que el kía grabó un disco en estudio notable (tengo la fortuna de poseer un ejemplar) con otro grande del blues, Albert King. Gracias por ponerle palabras tan apropiadas a un hito de esa música que tanto me gusta. Saludos
    2
  5. El autor no ahorra elogios para un músico excepcional que los merece largamente y al que los blues lovers adoramos. Me gustaría mencionar que grabó un disco histórico, en estudio, con otro gran bluesman, Albert King. Totalmente de acuerdo con la conclusión de la nota, era un gran cantante y un guitarrista muy virtuoso, su sonido tenía gran personalidad, sonaba MUY MUY texano. Tocaba maravillosamente bien la guitarra con un estilo vigoroso y era técnicamente perfecto (Clapton lo admiraba muchísimo), además, los "Double Trouble" eran una banda de mucho timming, muy ajustada y potente, exactamente lo que le hacía falta para desplegar todo su enorme potencial. Pero . . . todo eso son pamplinas, lo mejor del blues es el feeling y este monstruo lo destilaba a toneladas. Efectivamente, cuando pocos seguían apostando al Blues & Rock, Stevie lo devolvió al estrellato. También es verdad que ninguna de las cientos de versiones que existen de "LKittle wing" se compara con la que él grabó e interpretó tantísimas veces en vivo, maravillosa. Lo único que no me cierra de la nota es eso de incluir a Jimmy Hendrix en una lista de bluesmen blancos . . . ??. Muchas gracias por todo lo otro, me parecen palabras muy justas para redondear una nota muy muy buena, excelente. Saludos
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho