opinión

Todo lo que se puede echar

Sobre "echarse una cana al aire" y otros hechos.

Todo lo que se puede echar

Un error sumamente frecuente en la escritura es la confusión entre ‘hecho’ y ‘echo’. El modo de no usarlos equivocadamente es saber de qué voz proviene cada uno: la forma ‘hecho’ puede ser un sustantivo, con el significado de “suceso”: Fue un hecho lamentable. Este sustantivo está directamente vinculado con el participio ‘hecho, hecha’, del verbo ‘hacer’, cuyo valor es el de “realizar”: Aún no ha hecho el trámite para cobrar la pensión de su marido.

La voz ‘echo’, en cambio, proviene de ‘echar’, cuyo primer valor es “tirar, arrojar”. Así, decimos Cuando quiero que el piso quede impecable, le echo al agua ese nuevo limpiador.

Otro de sus valores es el de “despedir algo de sí”: Estaba tan furioso que echaba fuego por los ojos. Dicho de una planta, toma el valor de “brotar y arrojar raíces, flores, hojas y frutos”: El rosal prendió y, pronto, echó firmes raíces en esa tierra propicia.

Si lo referimos a un cerrojo o a un pestillo, ‘echar’ significa “dar el movimiento necesario para cerrarlos con una llave”: Antes de salir, le echo siempre dos vueltas de llave al cancel. Otra acepción es la de “inclinar, reclinar o recostar el cuerpo”: Echó hacia atrás su cuerpo y pudo quedar semioculto.

También, ‘echar’ puede designar el hecho de “suponer o conjeturar el precio, distancia, edad, etc., que nos son desconocidos”: ¿Qué edad le echas? Eché un cálculo rápido para ver cuánto habías gastado. Otra acepción es la de “invertir o gastar en algo el tiempo que se expresa”: El atleta echó dos horas para cubrir esa etapa.

Un significado distinto es el de “pronunciar, decir, proferir”: El funcionario echó un discurso recriminatorio a los habitantes del lugar.

Junto con algunos nombres, tiene la significación de los verbos que se forman de ellos o la de otros equivalentes. Echar maldiciones, maldecir; echar suertes, sortear; echar un cigarro, fumarlo; echar un sueño, dormir; echar la siesta, sestear.

Además, este verbo ‘echar’ da origen a muchas frases hechas y va adquiriendo diferentes significados, en cada combinación:

·       ECHAR A PERDER: ”Deteriorar una cosa material, inutilizarla. Malograr un negocio por no manejarlo bien. Pervertir a alguien”: Las malas compañías lo echaron a perder. La lluvia echó a perder nuestros planes.

ECHARSE ATRÁS: “No cumplir un trato o una promesa”: Se echó atrás con la oferta inicial.

ECHAR POR TIERRA (ALGO): “Destruir o arruinar algo”: Su persecución echó por tierra sus proyectos.

ECHAR ABAJO: Es equivalente a la expresión ‘echar por tierra’ y significa que se impide que algo se cumpla, especialmente algo que una persona desea; se da a entender la frustración de un proyecto: Las nuevas medidas económicas echaron abajo sus planes de viajar al extranjero.

ECHAR A RODAR: Como se está evocando la acción de una rueda, esta expresión señala que un rumor, una noticia, un trascendido han empezado a circular y que, por ende, se están divulgando: Es siempre sensacionalista y le encanta echar a rodar noticias falsas.

ECHAR EL GUANTE: Esta frase da a entender que se ha atrapado a una persona que ha cometido un delito: Tras una pesquisa inteligente, finalmente le echaron el guante a ese ladrón tan buscado.

ECHAR EL OJO: Con esta locución, se expresa que la atención se fija en algo o alguien que se desea: Advertí que el nuevo jefe ya te ha echado el ojo por tu enorme capacidad.

ECHAR EN CARA: A través de estas palabras, se quiere indicar el reproche que se hace a alguien: Le echó en cara su actitud.

ECHAR LEÑA AL FUEGO: Sabemos que, cuando se arroja leña a una fogata o al hogar, el fuego se aviva; análogamente, con la expresión indicada se desea significar que se contribuye, con comentarios o palabras, a que aumente el enojo de alguien o a que se agrave una discordia: Con ese comentario, has echado más leña al fuego al conflicto.

ECHAR RAÍCES: Estas palabras constituyen una metáfora vegetal, que da a entender que alguien se asentó y estableció en un lugar: Hace dos años que echó raíces en la capital norteña.

ECHARLE FLIT A ALGUIEN: Para poder entender esta frase, hay que tener presente que el ‘flit’ es una marca registrada para un producto insecticida, que se aplica o aplicaba con pulverizador. ‘Echarle flit a alguien’, entonces, implica expulsarlo o despedirlo: Cuando me di cuenta de su interés, ¡chau!, le eché flit.

ECHAR SAPOS Y CULEBRAS: Coloquialmente, señala que alguien blasfema o maldice: Es tan grosero, siempre habla echando sapos y culebras.

ECHAR POR LA BORDA: Con esta expresión, se quiere señalar que no se tiene en cuenta el esfuerzo realizado y que se desperdicia lo hecho: Por favor, no vayas a echar por la borda lo que has hecho tan bien hasta ahora.

ECHARSE UNA CANA (una canita)  AL AIRE: Cuando se usa esta frase, se desea indicar la infidelidad a la pareja, al concretar encuentros amorosos con otra persona: Se arrepiente hasta hoy de haberse echado esa canita al aire.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 06:34
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 06:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia