opinión

Relato progresista y aliados derechistas

Respuesta a un artículo de Carlos Almenara publicado en esta sección la semana pasada.

Relato progresista y aliados derechistas

El miércoles 21/8, en un artículo publicado en este portal, titulado ¿Una izquierda con propuestas de derecha?, Carlos Almenara ataca al Frente de Izquierda y los Trabajadores. Aquí nuestra respuesta.

El kirchnerismo quiso instalar la idea de que a su izquierda está la pared. Ahora que la izquierda emerge en el campo electoral y ya no puede sostener esa idea, busca instalar otra tan falsa como aquella: que el Frente de Izquierda es la derecha. Pero esta operación discursiva encubre el propio giro derechista del gobierno, que ató su suerte a Daniel Scioli, el gobernador bonaerense primero menemista, luego duhaldista y ahora kirchnerista. A pesar de que hay otras alternativas patronales aún más a la derecha, como el propio Massa, la derecha está en el gobierno pactando la entrega petrolera con la yanqui Chevron, designando a César Milani, partícipe del genocidio de la dictadura, al frente del Ejército y, recientemente, volviendo a encumbrar al represor Alejandro Marambio en el Servicio Penitenciario. Incluso, el gobierno en campaña no hace más que mimetizarse con el derechista Sergio Massa, tomando su agenda de seguridad. A pesar de que Cristina Fernández ataca discursivamente a las corporaciones, es gerente de sus negocios. La semana pasada convocó a un sector de la burguesía a dialogar en Santa Cruz. Su perspectiva es un pacto antiobrero. Evidentemente, para Carlos Almenara, “entender dónde está la izquierda es un problema arduo”.

Emerge una izquierda de los trabajadores y la juventud.

El Frente de Izquierda cuenta entre sus filas con Myriam Bregman, luchadora por los derechos humanos y denunciante del Proyecto X, parte del entramado de espionaje que el gobierno realiza contra las organizaciones obreras combativas y los luchadores, entre ellos, organismos de derechos humanos no cooptados por el kirchnerismo. Cuenta con Claudio Dellecarbonara, que enfrenta la política macrista para el transporte, que por oportunismo electoral y para beneficiar a empresarios amigos inauguró nuevas estaciones sin contar con las medidas de seguridad mínimas. Están los obreros de Kraft, que vienen enfrentando a la patronal yanqui apañada tanto por Sergio Massa como por el kirchnerismo. El gobernador Scioli los mandó a reprimir en 2009 cuando enfrentaban despidos de trabajadores. En el Frente de Izquierda estamos quienes combatimos y logramos la cárcel para la burocracia y la patota que asesinó al compañero del Partido Obrero Mariano Ferreyra. José Pedraza, meses después del asesinato, mantenía conversaciones amistosas con Carlos Tomada, ministro de Trabajo kirchnerista. Ambos conspiraban contra la influencia del PTS y la izquierda entre los trabajadores ferroviarios. En nuestra provincia, quienes conformamos el Frente de Izquierda somos activos organizadores de la lucha contra la esclavitud en los campos del ajo, realizamos una campaña nacional denunciando la explotación de niños y el fraude laboral de las cooperativas truchas, con la ayuda de figuras como Osvaldo Bayer y Vicente Zito Lema. Nuestras campañas electorales le han dado voz, frente a un régimen provincial terriblemente opresor, a las mujeres que reclaman que no haya más muertas por abortos clandestinos. A la juventud que enfrenta las razzias y el gatillo fácil de los políticos de la "mano dura" y el "mapa del delito". La operación de hacer aparecer a esta izquierda combativa y clasista como la derecha no resiste el menor análisis.

Aunque reconocemos que la distribución del espacio publicitario es algo más equitativa en el nuevo sistema electoral, es falso lo que plantea Almenara de que “el modo en que estas reglas igualan las posibilidades es extraordinario”. Para el hombre, los resultados de la izquierda se deben, como todo lo que sucede en la Argentina, a la reforma electoral que hizo Cristina Kirchner. Lo dice para instalar la idea de que el gran resultado electoral de la izquierda se debería a algún efecto mediático. En primer lugar, las PASO establecen un piso proscriptivo que favorece a los grandes partidos patronales. La muestra es que es el mismo kirchnerista Daniel Scioli quien está buscando ordenar el Partido Justicialista proponiendo una interna en las PASO de 2015 para dirimir con Sergio Massa la sucesión de Cristina. En segundo lugar, la distribución del espacio publicitario es un poco más equitativo que en el sistema previo durante las semanas que dura la campaña, pero durante todo el año (incluso durante la campaña electoral) los políticos patronales cuentan con monopolios mediáticos que difunden sus ideas y su ideología a cada segundo. Es ostensible el juego del Grupo Clarín en favor de la oposición de derecha, el de Vila-Manzano en nuestra provincia en pos del kirchnerismo y su generosa "desmonopolización", que le permitió "repartir" sus medios y señales entre los miembros de su familia, como así también que el oficialismo se armó de su propia corporación mediática con una gran cantidad de medios que difunden las “obras” de gobierno, como ocurre a cada instante, por ejemplo, en Fútbol para Todos.

Almenara dice que los planteos del Frente de Izquierda tienen “una promoción que demuestra que a los medios de comunicación concentrados y a los poderes fácticos no les preocupa ni un poquito esta izquierda”. Por el contrario, los medios de comunicación concentrados, tanto la “corpo” opositora como los oficialista, buscaron invisibilizar al FIT, porque lejos de una izquierda inofensiva es parte de las principales luchas de los oprimidos. Fueron notorias las maniobras para hacernos desaparecer de las encuestas y de los medios, algo que en Mendoza quedó ostensiblemente demostrado con la “sorpresa” de la tercera ubicación en las elecciones. La repercusión enorme que ha causado la elección de la izquierda y la figura de Nicolás del Caño se debe nada más ni nada menos que al carácter histórico que tiene esta elección en una provincia donde la izquierda empieza a abrirse paso contra enormes aparatos de partidos patronales sin contar con ningún precedente provincial. Es cierto que el kirchnerismo preferiría que los medios continuaran silenciando y ocultado semejante fenómeno político, pero no puede taparse el sol con un dedo: frente a la crisis del kirchnerismo, no sólo han surgido oposiciones de derecha, también emerge una izquierda de los trabajadores, la juventud y las mujeres explotadas y oprimidas. 

Desorientación K

Almenara, al referirse a las propuestas del Frente de Izquierda, dice que “las que más resonaron fueron subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y el 82% de jubilación. […] No es nada casual, es sobre lo que se montaron los medios concentrados para horadar al gobierno. Esas propuestas son varias cosas, pero lo que NO son es propuestas de izquierda.”. Lamentamos comunicarle que eligió un mal ángulo de discusión. Sale a defender dos de las políticas del gobierno donde más se evidencia que su progresismo es puro discurso: el impuesto sobre el salario obrero y el no pago del 82% móvil para los jubilados. Que los “medios concentrados” las tomen para horadar al gobierno no significa que no sean reclamos justos cuando más del 20% de los trabajadores ve erosionar el poder de compra de sus salarios por ese impuesto y más del 75% de los jubilados cobra la mínima, que no llega a un tercio de la canasta familiar. No obstante, para Almenara, “estas dos propuestas son radicalmente desigualitarias”.

El salario no es ganancia

Para Almenara, “toda la cantinela de que ‘es un impuesto al trabajo’, simplemente, no es cierto”. Hoy pagan ganancias los trabajadores que cobran de bolsillo más de $6.939 mensuales si son solteros sin hijos y más de $9.597 si son casados con dos hijos. Son trabajadores cuyos salarios están muy cerca de los de la canasta familiar (que ya está cerca de $8.000) que necesita una familia para vivir apenas con lo justo. José Luis Machinea, ministro de Economía de De la Rúa, extendió el impuesto a muchos trabajadores al bajar el mínimo no imponible: una estafa de un gobierno neoliberal que ante la crisis fiscal atacaba a los trabajadores y jubilados con impuestos y descuentos. Con el gobierno de la Alianza, el impuesto al salario lo pagaban 400 mil trabajadores. Ahora lo pagan más de 2 millones de trabajadores. Un botón de muestra del progresismo K. Resulta curioso que Almenara intente darnos una cátedra sobre cómo promover "un sistema tributario más igualitario", habiendo sido gerente general del Instituto Provincial de Juegos y Casinos durante la gestión del ex gobernador Julio Cobos; una actividad parasitaria que le hace ganar millones a un puñado de empresarios y en nuestra provincia paga impuestos irrisorios.

Que paguen los capitalistas

Claro que para decir lo que dice, Almenara muestra cierta “astucia” e intenta confundir al lector diciendo que planteamos subir el mínimo no imponible y luego presenta su argumentación como si estuviéramos en contra del impuesto a las ganancias. Esto es una gran mentira. Desde el Frente de Izquierda no exigimos subir el mínimo no imponible, sino que planteamos la anulación del impuesto al salario y la quita del IVA (impuesto al valor agregado) sobre los productos de primera necesidad.

Pero al mismo tiempo planteamos acabar con la megaminería contaminante, que goza de enormes beneficios impositivos gracias al marco regulatorio de los ’90 y los oficios de Cristina Kirchner en favor de la Barrick Gold y otras mineras. Similares beneficios obtuvo Chevron en el nuevo pacto de dependencia que firmaron los K. El supuesto progresismo oficialista no deja de declamar lo aberrante que resulta que la renta financiera no pague un centavo de impuestos. Su cinismo no tiene límites después de diez años de gobierno. Hace unos meses les dieron una ley a los evasores y a los dueños de otros dineros mal habidos para que blanqueen sus capitales con enormes beneficios y sin tener que pagar nada por lo evadido. De todos modos, está resultando un fracaso. Luchamos por poner fuertes impuestos a la renta que se obtiene en las grandes operaciones financieras con bonos y títulos, que a la vez son ampliamente utilizadas para fugar capitales y presionar por una devaluación. El impuesto a los bienes personales que grava la riqueza personal tiene tasas ridículas y la herencia no paga impuestos. En la justicia patronal, los jueces y fiscales no pagan impuesto a las ganancias mientras cobran suculentas mensualidades. A su vez, los empresarios disfrutan de otros beneficios, como la promoción industrial, que existe en varias provincias que permiten no pagar varios impuestos y postergar el pago de otros. Las contribuciones patronales gozan de significativas reducciones, un beneficio que otorgó el menemismo y que perdura con los K. Luchamos por la restitución de las contribuciones patronales sacadas por Cavallo e impuestos progresivos a las grandes fortunas. Almenara, ignorando nuestro programa, proclama: “¡Cuánto más interesante sería una ‘izquierda’ pidiendo menos IVA antes que menos ganancias!”. Es justamente el planteo del Frente de Izquierda, por eso resulta tan interesante para casi un millón que nos votaron en todo el país.

Jubilaciones y privilegios

Almenara celebra el actual sistema jubilatorio de reparto como equitativo y sostiene que “las personas merecen dignidad independientemente de cuánto dinero ganaron en su vida y allí está la prioridad”. Sin ninguna duda. Pero la mínima que cobra la mayoría de los jubilados será de $2.476 desde septiembre. Comparando con la canasta familiar, alcanzará para los primeros diez días del mes. Una vergüenza. Mientras la ANSES sigue dilapidando recursos en el pago de la deuda y en financiar a las grandes patronales. El Frente de Izquierda plantea eliminar las jubilaciones de privilegio, el 82% móvil para todos los jubilados y que la mínima alcance a la canasta familiar.

El principal ocultamiento que hace Almenara es que uno de los aspectos más destacados de la campaña del Frente de Izquierda es que todo legislador y funcionario gane lo mismo que un trabajador. Es una propuesta que ataca a la casta de políticos profesionales (de la que Almenara es parte) que defienden los intereses patronales. El Frente de Izquierda tiene un programa integral que ataca el conjunto de los intereses capitalistas. El sueldo promedio de todos los trabajadores, en negro y en blanco, fue de $3.837 en el último trimestre de 2012. La mano de obra barata, en negro, precaria y flexibilizada es la base del “modelo”. Más de la mitad de los trabajadores tiene estas condiciones laborales menemistas. El Frente de Izquierda plantea terminar con el trabajo en negro, precario y flexibilizado, junto con medidas de fondo como la nacionalización del trasporte, las principales ramas de la economía, la expropiación de 4.000 grandes terratenientes, el monopolio del comercio exterior, la nacionalización de la banca, entre otras medidas, en la perspectiva de un gobierno de los trabajadores. En octubre vamos por conquistar bancas que sean un punto de apoyo para favorecer la movilización de los trabajadores y la juventud por este programa.

Opiniones (10)
17 de diciembre de 2017 | 08:17
11
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 08:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Poco antes de una eleccion hace unos cuantos años caminaba por calle San Martin y una chica me dio un volante de la entonces Izquierda Unida, fue mas o menos en una de las elecciones de principios de siglo y aun a pesar que siempre me posicione en ideas de derecha, me tome el trabajo de leer cuales eran sus propuestas, a modo de ejemplo, el problema acuciante en ese momento era el desempleo, cual era la solucion propuesta ? reducir a la mitad las horas de trabajo de los empleados y obreros de modo que el otro medio tiempo lo ocuparan otros empleados desocupados pero la empresa debia seguir pagando los mismos salarios a los nuevos empleados y a los que ya estaban. Obviamente, eso significaba duplicar los costos laborales de la empresa de un saque manteniendo la misma produccion e ingreso. Asi proponian solucionar el desempleo. Semejante DISLATE motivo que hiciera un bollo con el volante y al tacho a las dos cuadras. Asi son estos tipos, pintan una utopia de Disneylandia, reducen para un lado y aumentan para el otro, hablan de deuda inmoral y proponen no pagarla con las terribles consecuencias que esto significa en un contexto globalizado mientras tanto siguen pensando en oprimidos y explotadores, entre burguesia y proletariado, palabras huecas de un pasado sepultado hace decadas. Que me digan si vamos a ir a la libreta de racionamiento como dice el turquito y a la distadura de partido unico, mientras tanto, apuesto un asado a cualquier forista de MDZol que Del Caño no pasa la mitad de los votos que saco en las PASO.
    10
  2. totalmente de acuerdo con LADOBUENO,es asi y seguira siendo asi,hasta que alguien en el mundo demuestre algo mejor que lo conocido hasta ahora para gobernarnos.
    9
  3. RECORDEMOS EL PENSAMIENTO CELEBRE, SI CUANDO UNO ES JOVEN NO ES REVOLUCIONARIO Y DE IZQUIERDA ES PORQUE NO TIENE SANGRE EN LAS VENAS, PERO SI LUEGO DE LOS CUARENTA SEGUIS TENIENDO ESOS IDEALES ES PORQUE SOS UN BOLU..... OLIMPICO
    8
  4. Turquito: entonces tu propuesta siguiendo lo que decís es una monarquía?...por que si vamos al grano eso proponían excepto Moreno, el jacobino. Creo que se equivoca en su concepción con respecto ideas "que no funcionaron"..pregunta obligada el capitalismo y su mejor versión de el "estado de Bienestar" funciona bien para ud?...no cree acaso que el señor Keynes no fue una reacción ante el avance de las ideas socialistas en USA tanto como la crisis del 29.....
    7
  5. 4...3...2...¡KNOCKOUT para Almenara y sus ineficaces e irracionales intentos de defender lo indefendible! ¿Viste, inmoral? Así se exponen las ideas, no con "RELATOS".
    6
  6. Entre Trotsky, Chávez, Bolívar, Fidel y Lenin, me quedo siempre con los valores de San Martín, Belgrano y Mariano Moreno. No hace falta irse tan lejos buscando modelos que no funcionaron y no van a funcionar en otras partes del mundo. Busquemos en nuestras raíces. En el análisis no cuentan sobre la libreta de racionamiento alimenticio, sobre la imposibilidad de elegir autoridades, sobre la libertad de opinar, como lo están haciendo por este medio. Evidentemente, tienen el "versito" aprendido, tanto los K como la izquierda. El voto a Del Caño, fue igual que el voto del 2001, cuando se votó a NADIE. Es lo mismo. Es un voto bronca contra los políticos, pero no quiere decir que queremos ser Cuba ni la URSS...
    5
  7. Anino, de acuerdo con lo que afirma respecto de Almenara y las conclusiones sobre el kirchnerismo. No comparto sus ideas en general, porque no son posibles. Si a un capitalismo honesto, con responsabilidad empresaria social, con igualdad de oportunidades de progreso.
    4
  8. BUENISIMO!!! Y si alguien todavía piensa que izquierda y peronismo son afines (ping para padilla, naranjo & co), no aprendió nada en toda su vida. Vivir al dope no es aconsejable, compañeros.
    3
  9. y como siempre, el análisis completo desde la izquierda aunque más no sea para responder la obsecuencia de almenara que destila un tufo rancio y reaccionario contra todo lo que no sea el relato oficial. los sueldos de funcionario alguna vez se acaban, las ideas con principios, no. Almenara sabe de lo primero, de lo segundo, sus vaivenes ideológicos y partidarios lo demuestran
    2
  10. CELEBRO ESTE DEBATE
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho