opinión

Del sinsentido común

El "pope" de los economistas neoliberales, Miguel Ángel Broda, no esperó mucho. Apenas ocurrida la derrota del kirchnerismo en las PASO pidió el cambio de modelo. El desendeudamiento y sus límites. Y quienes los subrayan.

Del sinsentido común

Por Julio Villalonga (@villalongaj) *

La batalla por el modelo que sucederá al vigente, a partir de 2015, ya no es soterrada, se da en el escenario público y Miguel Ángel Broda, considerado un “pope” entre los economistas del establishment, ha comenzado a hablar sobre ella.

Broda advierte que los ajustes pequeños (los “parches”) ya no alcanzan para enderezar el rumbo de la economía nacional. “Hay que cambiar de auto”, graficó, que en el caso de nuestra economía se traduciría en “cambiar de modelo”.

Este economista, como muchos otros de su estirpe, habla como dueño de un “sentido común” económico que no tiene alternativas. Por ejemplo, sostiene que la Argentina no puede romper el techo del infradesarrollo si no se endeuda en el exterior. Desde 2008, la crisis financiera global obligó a los expertos como Broda a retirarse tácticamente del foco de los medios. 

En efecto, el kirchnerismo llegó hasta aquí con la bandera del desendeudamiento, aquel que comenzó Roberto Lavagna cuando fungía como ministro de Economía de Néstor Kirchner y que, luego de dos etapas, concluyó con éxito al reducir el nivel de la deuda externa en casi el 75 por ciento.

Aquellos que sostienen que después de su “default” la Argentina no sería aceptada nunca más en el mercado financiero internacional, deberán enfrentarse ahora a otra realidad: después de una década, los lobbistas internos y externos a favor del endeudamiento del país comienzan a moverse en ámbitos públicos y privados.

El capital es conservador, reza el adagio, pero la Argentina es un cliente apetecible debido a que lleva una carga de deuda extremadamente baja si se la compara con países semejantes: la ratio hoy es de apenas el 30 por ciento del Producto. “Tiene mucho margen para endeudarse”, apuntan los “caranchos” financieros, mientras se escuchan en Estados Unidos los últimos pasos del proceso judicial que podría dejar al país libre de los “fondos buitre”. Si prima una visión política en Nueva York, la que propugnan Francia y otras naciones importantes del Hemisferio occidental, el país podría quedar en inmejorables condiciones para volver a endeudarse. Vaya paradoja. Algunos pocos deberán perder para que muchos tenga la expectativa de volver a hacerlo.

Pero, ¿qué significa que hay que cambiar de auto? Que el actual no va más, que hay que darlo vuelta como a una media.

Según esta visión, la heterodoxia del equipo económico es en rigor ortodoxia, una ortodoxia estatizante e ineficiente que le hizo perder al país una década con una condiciones externas históricamente favorables.

Ricardo Delgado es uno de los economistas visibles que acompañan al intendente de Tigre, Sergio Massa, en un raid que, luego de las etapas correspondientes, debería terminar en la competencia presidencial de 2015. Delgado trabajó con Lavagna, que a pesar de un exacerbado ego y su incapacidad para la política, ha ido derivando hacia el massismo como consultor externo.

Lavagna tiene un problema personal con el kirchnerismo, que lo corrió del poder cuando ya no lo necesitó y, con el tiempo, se fue apropiando de sus logros. Nada distinto de lo que le ocurrió a Domingo Cavallo con Carlos Menem.

Delgado realiza un diagnóstico de la situación de la economía que advierte, con criterio, que los problemas de “mala praxis” (el cepo al dólar, por ejemplo) derivan de una falta de conocimiento de la conducción del Estado, que habría contado con un asesoramiento superideologizado. Nada han dicho Delgado ni Lavagna sobre si, para ellos, concluyó el ciclo de desendeudamiento.

Para horror de los ortodoxos del ultraliberalismo recomendaré la lectura de “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo”, el best-seller del economista coreano Ha-joon Chang. Los ultras de uno y otro lado pueden quedarse afuera a partir de estas líneas. Si aspiramos a una lectura honesta y desapasionada de la realidad nacional, bueno será que acotemos el espectro a quienes pueden pensar distinto, pero no se sienten inseguros frente a quienes ejerzan su derecho al disenso.

La recomendación se explica por lo siguiente: la biblioteca ultraliberal ha tenido y tiene mucha más presencia mediática que la heterodoxa. El sistema financiero internacional, tanto el público como el privado, vienen trabajando desde hace décadas para sacar de juego a quienes intentan pensar por sí mismos las mejores soluciones para sus países. Sus voceros se han convertido en detractores sistemáticos de todo pensamiento discordante.

No estaría mal que quienes dudan acerca de lo que se viene, en materia económica, lean el trabajo de Ha-joong, un pequeño manual de autoayuda para no iniciados en el que, uno a uno, el autor trata de descorrer el velo sobre una serie de mitos del “mal capitalismo”.

Naturalmente, el economista coreano no será nominado al premio Nobel, ese que entrega el Banco Central sueco y que casi lleva a la Fundación Nobel a retirarle el patrocinio por su indisimulada afición a premiar a economistas neoliberales.

Pero si es cierto que la herencia del kirchnerismo avanza hacia posturas menos rígidas, hacia una “alvearización” como señala con lucidez el politólogo Julio Burdman, sería interesante que se despejaran los ejes centrales de las políticas económicas y financieras de este ciclo para esclarecer a los argentinos acerca de su utilidad, basándonos en un sentido común propio, no de uno importado. Muy probablemente este análisis nos acerque más a la verdad que uno ideologizado, sea desde el neoliberalismo o de su supuesta antinomia.

Puede parecer que pedimos mucho. Pero estamos a tiempo.

* Director de gacetamercantil.com

Opiniones (2)
20 de enero de 2018 | 00:48
3
ERROR
20 de enero de 2018 | 00:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si, Villalonga, si, tenés razón. Andá a conocer las Seychelles.
    2
  2. USTED SEÑOR VILLALONGA ESTA CONVENCIDO QUE EL MODELO ES UN EXITO, O AL MENOS QUE ESTE ES EL MODELO A SEGUIR, PERMITAME UNA SONRISA CABALLERO
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos