opinión

"Aqualung": Jethro Tull en su máxima expresión

Nuestro historiador del rock se mete de lleno con uno de los grandes discos de la historia.

Aqualung: Jethro Tull en su máxima expresión

Blues, hard rock, música medieval, folk inglés, música renacentista,  barroca, y por supuesto, rock progresivo. Todo esto podemos encontrar en Jethro Tull, una de las bandas más originales que dio la cultura rock. 

El grupo ya había editado tres discos -“This Was” en 1968, “Stand Up” en 1969, y “Benefit” en 1970- pero fue el 19 de marzo de 1971 cuando apareció su obra magna, “Aqualung”, grabado en los Estudios Island, al mismo tiempo que Led Zeppelin grababa en los sótanos del mismo estudio su emblemático mal llamado IV.

La música de “Aqualung” es grandiosa y su temática y letras, a más de 40 años de su aparición, siguen teniendo vigencia: hipocresía, marginación, pobreza, religión, clases sociales, avaricia, degradación social. Fue el disco que abrió el camino a la gloria de esta gran banda. Un sonido muy particular, único, que empezaba de a poco a abandonar el blues más puro de sus primeros discos, para dar toques de hard rock, pero por  sobre todo, manteniendo el gran contenido épico y medieval de su música con las geniales apariciones de la flauta y la guitarra acústica, ambas ejecutadas por Ian Anderson. El disco mezcla temas  acústicos y de hard rock, luciéndose en estos últimos Martin Barre con su guitarra eléctrica. En este disco, completaban la formación del grupo Clive Bunker en la batería, John Evan en los teclados, y Jeffrey Hammond en el bajo.

Y como bien ilustraba la contratapa del disco, en una original interpretación bíblica del primer Libro del Génesis, luego de crear al hombre, este creó  “Aqualung” desde el polvo de la tierra. 

La idea del vagabundo en la tapa del disco proviene de una fotografía que la esposa de Ian Anderson tomó de un “homeless”, y no sólo la esposa tomó la fotografía, sino que fue autora de la letra del tema. Y esa fotografía hizo que la mente de Ian Anderson elaborara este gran disco al encontrar en la figura del vagabundo sentimientos encontrados: por un lado, la culpabilidad de vivir en un mundo con gente abandonada en la calle, y por otro lado, la idea de inseguridad que provocaba el vagabundo ya que era fácil darse cuenta de que lo que provocaba en la gente era miedo.

Las letras radicales de Anderson despotricaban contra la Iglesia Católica, ya que la acusaba de no dejar ser espiritualmente libre a la gente, y pregonaba una relación directa con Dios, sin la pomposidad de la Iglesia como intermediaria.

Y, además, reflejaban la decadente postura del vagabundo que ilustra la tapa: ya con sus primeros versos, “Aqualung” nos entrega una postal patética: “… Sentado en el banco de un parque observando a una niña pequeña con malas intenciones. Con un moco colgando de su nariz, los dedos grasientos, la ropa maloliente y embarrada… sintiéndome como un pato muerto”. Musicalmente, la intro del tema es obra de Martin Barre, quien además deslumbra en el tema con un riff demoledor, y un solo de guitarra memorable, que tiene la particularidad de haber sido interrumpido en su grabación por Jimmy Page. Cuenta Martin Barre que mientras estaba tocando el solo, ingresó saludando con la mano el guitarrista de Led Zeppelin a la sala, y que no se había dado cuenta de que se estaba registrando en vivo el sonido, y como Barre estaba tan entusiasmado, apenas titubeó al saludarlo también con la mano, pero siguió tocando con la otra mano manteniendo el ritmo, y esa toma del solo fue la que quedó registrada en el disco, contando la leyenda que si se pone fuerte el tema, se escucha y se siente la escena descripta. Siendo el tema emblemático del disco, no se escucha en él la flauta traversa, tan característica del grupo. El tema tiene varias secciones. Esa intro con el famoso riff, y luego la parte cantada con guitarra acústica, para terminar con el sólo de guitarra tantas veces alabado, apareciendo de nuevo el legendario riff para darle fin al tema.

Ya en “Cross-eyed Mary”, un tema impresionante, aparece la niña que miraba el vagabundo, Mary la bizca, quien ejercía la prostitución,  con el solo fin de transformarse en la Robin Hood de los pobres. Es tan bueno el tema que Iron Maiden se animó a versionarlo en la cara B del single más importante de su historia, “The Trooper”.

No obstante la vinculación entre estos dos primeros temas, Ian Anderson se cansó de afirmar que “Aqualung” no es un disco conceptual, y que solo existe vinculación en algunos temas, y que la mayoría son aislados. Tanto se cansó de negar que sea un disco conceptual,  que cuando hizo el disco siguiente dijo: quieren un disco conceptual, ahí lo tienen, apareciendo la otra joya del grupo, “This a Brick”.

Sigue con “Cheap Day Return”, un relato autobiográfico de Ian Anderson cuando fue a visitar a su padre enfermo en un hospital. Y luego aparece “Mother Goose”, un tema acústico, con una atmosfera típica de Jethro Tull, flautas y raras percusiones.

En la cara B del disco destacan “My God”, el tema emblemático del disco por su letra, en el cual Ian Anderson plasma su idea abstracta de “un dios” por cada hombre, y que este lo elija por determinada afinidad, y no porque una determinada religión se lo imponga. Y otra gran canción, “Locomotive Breath”, que fue prohibida en varios países, principalmente en España, por varios términos acusados de injuriosos, pero el tema hablaba de un hombre al borde del suicidio, engañado sexualmente por su esposa con su mejor amigo y abandonado por sus hijos. Musicalmente, un  tema que tiene un buen “in crescendo” hasta que explota con una catarata de hard rock, algo que se repite también en el último tema del disco, “Wind Up”, que cierra con unos versos que resumen todo el contenido del disco y la filosofía de Ian Anderson: “Prefiero tratar de componer una mejor canción porque esa es la honesta medida de mi valor. En tu pompa y toda tu gloria tú eres más pobre que yo”.

Jethro Tull sigue vigente hasta estos días. Su formación ha cambiado innumerables veces, sus discos a lo largo de su historia son interminables, tienen más de 30 discos de estudio, destacándose luego de “Aqualung” el mencionado “This a Brick” del año 1972 donde llevan su creatividad al máximo y “Songs from the Wood”, cuando ya en 1977 vuelven a recuperar sus raíces folk.

Una gran banda que siempre vale la pena escuchar. Solo hoy rescatamos un “pedacito” importante de su gran historia.

Opiniones (3)
16 de diciembre de 2017 | 12:06
4
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 12:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena nota Leandro. Cuando tenía unos 11 años, un amigo más grande que yo me hizo escuchar una tetralogía de discos que literalmente arrasó con mi cerebro. Junto a "Aqualung" no puedo dejar de recordar a "Weasels Ripped My Flesh" (Mothers of Invention/Zappa), "Grand Funk" (Grand Funk Railroad) y "Cosmo's Factory" (Creedence Clearwater Revival), todos de inicios de los '70
    3
  2. Ah maestro, me hizo acordar al grupo que me me abrio la puerta al rock y que para mi fue uno de los mas grandes de la historia: Cuando empezaba mi adolescencia mi hermano mayor me regalo Stand Up, una verdadera obra de arte en todo sentido incluida su portada, un rock medieval no parecido a ninguna otra cosa con una base ritmica increible y con un tipo de otro mundo como Ian Anderson con su increible manejo de la flauta traversa. Creo que aun tengo el vinilo por algun lugar. Para mi Jetrho fue como una novia adolescente que nunca se olvida y la verdad siendo hoy cincuenton no lo olvido porque me gustaron muchos grupos pero a este lo quise. Gracias por el recuerdo Leandro.
    2
  3. Que buena banda!! que buen tema, yo le llamaba "rock sinfónico".
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho