opinión

El mejor disco en vivo de la historia

Nuestro historiador del rock hoy nos cuenta sobre “Frampton comes alive!”

El mejor disco en vivo de la historia

¿Alguna vez te preguntaste porque conocés solo este disco de Peter Frampton, y ninguno de sus discos de estudio? ¿Por qué “Frampton Comes Alive!” significó tanto para la vida de un gran músico?

Soy de esas personas que tienen el doble vinilo en su casa, y de vez en cuando lo abre para ver tapa y contratapa juntas, esa imagen entera inolvidable de Peter Frampton con su Gibson Les Paul, y así disfrutar de una magia única, llena de recuerdos.

Es un disco imprescindible para cualquier amante del rock. Treinta semanas en el nro. 1 de las listas, disco de oro, de platino, 16 millones de copias vendidas. No fue su primera ni única obra. Había grabado discos con “Herd”, su primer grupo, con el cual tuvo éxitos pop, y su cara de niño bonito le había hecho ganar un premio como “Face to 68” en Inglaterra. Hasta acá, todo muy pop y comercial.

Pero en 1969 ingresó en su vida un gran músico, Steve Marriot, que dejaba los Small Faces, y con el cual formaron una de las mejores bandas de la historia de rock, “Humble Pie”, cuya epopeya merecerá alguna columna entera en otra oportunidad. 

En 1971 Peter Frampton deja Humble Pie, y comienza su carrera solista, con solo 21 años. Se mudó de Inglaterra a Nueva York, y luego vivió en San Francisco. Su primer disco solista fue “Winds of change” aparecido en 1972 y lo grabó con invitados como Ringo Starr, Billy Preston (gran tecladista), y Klaus Voorman (bajista, amigo de los Beatles, autor de los dibujos de la tapa de Revolver) y fue una colección de canciones de su autoría sueltas que no se habían grabado con Humble Pie. Luego forma un grupo “Frampton´s Camel” e hizo su segundo disco homónimo en 1973. Se disuelve el grupo y en 1974 aparece “Somethin´s Happening”, en el  que colaboró el otro gran teclista del rock, Nicky Hopkins. Y ya en 1975 sale su cuarto álbum solista, “Frampton”. Ninguno de estos cuatro álbumes tuvo un gran éxito. Fueron buenos discos, pero ninguno sobresalió del resto del panorama musical existente.

En 1975 decide salir de gira, tocar temas de todo su repertorio y grabarlos. Nadie, ni Peter Frampton mismo se imaginaba que los registros de dicha gira lo iban a convertir en la persona más famosa del año siguiente, en millonario (70 millones de dólares recaudó en 1976) y por consiguiente en una personalidad célebre dentro del mundo del rock.

Y a principios de 1976 aparece la gloria, tanto para Peter Frampton, como para las mismas canciones que ya existían y estaban desparramadas en estos cuatro discos.

¿Qué tuvo “Frampton Comes Alive!” para que las mismas canciones que no habían tenido éxito en sus versiones de estudio, lo consiguieran de forma tan arrolladora en su versión en vivo? Un poco de todo.

En primer lugar, Peter Frampton había conseguido mucha experiencia en vivo en Humble Pie. En este grupo, los vivos eran cruciales, y de hecho, el disco más memorable de Humble Pie es “Perfomance: Rockin´ The Fillmore”, un disco en vivo. Segundo, tuvo una impecable grabación, nunca antes escuchada, y un sonido simplemente perfecto. Otra gran ayuda fue que Peter Frampton había de una vez por todas consolidado su banda: John Siomos en la batería, Stanley Sheldon en el bajo, y el segundo hombre fuerte de la banda, Bob Mayo, que era guitarrista y tecladista y armonizó perfectamente con las necesidades y limitaciones que tenía Frampton al cantar y tocar la guitarra a la vez. Y a su vez, Sheldon y Mayo tenían muy buena voz coral, lo que ayudó a que el disco sonara perfecto. Y la propia explicación de Peter Frampton, quien afirmó que en los discos de estudio se había volcado cada vez más hacia sí mismo,  en lugar de expandirse y salir afuera, tratando de ser libre, cosa que si hizo al tocar en vivo lo que terminó siendo “Comes Alive!”. Y utilizando palabras de Cameron Crowe, periodista  de “Rolling Stone”, autor de la nota interna del disco, y amigo personal de Peter Frampton, este se presentaba en vivo como si ese lugar fuera su hábitat natural. Tanto la revista, como el periodista nombrado, dieron muchísima difusión al disco, gesto que culminó años más tarde con la participación de Frampton en la película de Cameron Crowe, “Almost Famous”.

El disco salió el 6 de enero de 1976, y tuvo grabaciones de los conciertos de Peter Frampton en el Marin County Civic Center de California,  en el Long Island Arena de Nueva York, y principalmente, casi todo el disco, en la actuación en el Winterland Ballroom de San Francisco, todas performances del año 1975. Fue inmediatamente nro. 1, y batió todos los records existentes en ventas. Transformó al formato del doble vinilo en directo en algo comercial y exitoso y a partir de este disco, todas las discográficas les pidieron a sus bandas contratadas que graben sus conciertos, apareciendo luego grandes discos en vivo.

Para adentrarnos en la música, el doble vinilo constaba de cuatro caras. La cara A del primer disco abría con “Somethin´s Happening”, para pasar al funky “Doobie wah” y luego conmover con los compases de “Show me the way”, que había pasado desapercibida en el disco “Frampton”, de 1974, y que había salido en Single de adelanto del mismo disco, y que con esta nueva versión en vivo llegó  al nro. 1 de las listas. Algo rarísimo.  En este, y otros temas, Frampton utilizó el “Talk-Box”, un aparato que se conecta a la guitarra y que tiene un tubo por el cual se sopla, produciendo un sonido mitad voz humana y mitad guitarra sintetizada, que al pasar por los amplificadores, provoca nuevas modulaciones sonoras, y fue un toque distintivo del disco.

En la cara B del primer disco se destaca la gran “Baby I love your way”, que estaba en el cuarto disco de estudio, y tampoco había sonado mucho, y que recién adquirió la belleza que posee en la versión en vivo, un tema emblemático  del disco en análisis, y que nadie ha olvidado, con tan solo escucharlo una vez. Era “el lento” de los 70, obvio, en su versión en vivo.

En la cara A del Disco 2 se encontraban las canciones más duras. Estaba la única canción del disco que no era una versión en vivo de un tema de estudio, “Shine On”, que era una composición de Peter Frampton que abría el disco “Rock On” de Humble Pie. Y finalizaba con un genial cover del clásico de los Rolling Stones, “Jumpin Jack Flash” donde Frampton se lucía tocando la guitarra, cover que también había sido editado en el disco de estudio.

Y la ultima cara del disco 2, es para aplaudir. Solo dos temas, pero inconmensurables. Por todo. Por la vocalización, por la instrumentación y por la belleza. “Lines on my face”, una canción exquisita, y luego “Do you feel like we do”, versión que dura casi 15 minutos y que nos lleva por todo el disco entero, como si todo estuviera ahí. De hecho esta todo ahí. El tema se parte en tres. Primero la canción tal cual es, luego un juego a dueto entre bajo y batería, para pasar a un solo de guitarra, para terminar con el talk-box y la gente extasiada cuando oye al aparato decir el nombre del tema, y la tercera parte, con una explosión de sonidos entre todos que te deja sin aliento. Un disco memorable.

En 1976, uno de cada tres días del año y a medida que el disco rompía todos los records, Peter Frampton se presentó en un escenario, tanto en EEUU como en Inglaterra,  recreando en vivo su propio éxito del disco en vivo.  Más de un millón de personas durante el 76 lo vieron tocar. Ganó un Grammy como mejor disco del año y premios como personaje del año para las revistas musicales.

Si bien “Frampton Comes Alive!” no fue el primer disco en vivo de la historia, ya que antes  habían salido “Made in Japan” de Deep Purple, “Kiss Alive”, y The Who “Live At Leeds”, y tantos otros más, nunca un disco en vivo tuvo tanta influencia como este. Modificó todos los estándares. Fue el primer disco en vivo que tuvo un sonido impecable, fresco y disfrutable, grabado a la perfección.  Con solo escuchar los tres discos mencionados anteriormente, y poner luego “Comes Alive”, la diferencia es abismal. Incluso, “Frampton Comes Alive!” fue el causante de que el mundo entero pudiera disfrutar, aunque sea como hecho histórico, de una grabación en vivo de “The Beatles”, ya que “The Beatles at the Hollywood Bowl” se editó ni más ni menos que en 1977, cuando George Martin, impulsado por el éxito del vivo de Frampton, entre otras cuestiones, decidió sacar a luz y editar esas benditas cintas.

Seguramente el título de mejor disco en vivo de la historia es discutido. Pero lo haya sido o no, la recomendación nunca está de más: si este fin de semana tenés una hora y media para agasajarte, sentate en un buen sillón, con tu bebida preferida, y escucha “Frampton Comes Alive!” entero, tratando de llevar tu mente a los últimos años de la década del 70. Después me contás.

Opiniones (7)
18 de noviembre de 2017 | 20:28
8
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 20:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Quizás me expresé mal. Dije que"Comes Alive" es un discazo, y lo considero integrante de ese olimpo de grandes discos en vivo donde se toca en serio y no se repiten los temas de un álbum frente al público. Tenés razón que temporalmente Comes Alive es el antecedente que influenciados de los demás. Muy buenas tus notas!
    7
  2. Estimado Guillermo Mosso, Gracias por comentar siempre las notas! Los discos que nombras seguro que son impresionantes, de hecho menciono a Live At Leeds y a Made in Japan en la nota. Lo que destaca a Comes Alive es la influencia que tuvo en toda la cultura rock, ya que por ejemplo, los discos que vos mencionas :Paris de Supertramp, If You Want blood, de ACDC y Exit...Stage Left de Rush, salieron en 1980, 1978, y 1981, cuando luego del exito de Comes Alive, las discograficas se animaron a sacar discos en vivo. Y es verdad, cualquiera de estos pelea palmo a palmo el titulo de mejor disco en vivo, como sabemos, todas las estadisticas son discutibles. En lo que si discrepo es en "Comes Alive" sea solo versiones con publico de los temas de estudio, ahi si que no estoy de acuerdo! Las versiones del disco en vivo superaron a todas las de estudio, y tienen otra impronta, otro calor. Abrazo y Gracias por estar ahi comentando.
    6
  3. Es un discazo pero discrepo. Antes que éste, como mejores disco en vivo están "Live At Leeds" de THE WHO, "Seconds Out" de GENESIS, "Paris" de SUPERTRAMP , "If You Want Blood You´ve Got It" del AC/DC de Bon Scott, "Rock'n Roll Animal" de LOU REED, "Exit...Stage Left" de RUSH o los "Made in Europe" o "Made In Japan" de DEEP PURPLE. En esos discos se escuchan interpretaciones con nervio, garra y emoción, no meras versiones con público de los temas de estudio. Ah!. David Bowie invitó a Frampton a formar parte de su banda para su "Glass Spider Tour" en 1987. Emociona verlo tocar a Peter a lado del Duque Blanco
    5
  4. Estimado, me alegro que te haya gustado la nota. Seguramente te referís a la versión de "While my guitar..." del Concert for Bangladesh...y sí, es buenisima, toca Clapton ahí, e incluso que es uno de los discos en vivo que pelea el titulo de mejor disco en vivo con el que analizamos hoy. De hecho la revista Rolling Stone eligió a ese como el mejor disco en vivo de todos, no al de Frapmton. Gracias por comentar. Leandro
    4
  5. Por fin alguien reconoce al mejor rock de los 70. Framptom es el guitarrista más talentoso que he escuchado en mi vida. Su disco nos trajo frescura y sobre todo AMOR por el rock. Do you feel like we do, en la versión "en vivo", ES LA MEJOR CANCIÓN DE LA HISTORIA DEL ROCK. Gracias por la nota.
    3
  6. Lo compré cuando tenia tiernos 14 años y lo gasté con la púa. Hoy tengo el CD y 51 años, que época.
    2
  7. muy buena nota, la versión en vivo de "while my guitar gently weeps" también es espectacular !!!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia