opinión

El agua es lo único que vale la vida

Dejame ver si entiendo: ¿mandamos un robot a Marte para ver si hay agua, mientras en la Tierra millones de personas carecen de agua pura, y, en medio de emergencias hídricas y cambios climáticos, les damos a las megamineras y a las petroleras cantidades siderales de agua para que la contaminen?

El agua es lo único que vale la vida

Voy a tratar de hablar del agua sin ponerme lírica, me es dificilísimo, porque tengo que confesarles algo: amo profundamente al agua en todas sus formas. Amo los ríos transparentes y nerviosos de las montañas, amo los ríos calmos de los llanos. Me fascinan la lluvia y la nieve, las nubes que son agua iluminada. Me da lo mismo el lejano mar, que el más humilde de los charquitos. Todos los seres que amo beben agua y, cuando me entero que alguien quiere intoxicarla, el 75 por ciento de agua que hay en mí se rebela. Hecha esta aclaración, que es como decir, desde aquí les hablo, empecemos.

Nos ocultan muchas cosas, demasiadas, entre ellas algo de base: la diferencia entre un pozo de petróleo y gas convencional, y uno de no. Entender todas las implicaciones de esas dos palabritas, no convencional, es como entender, en minería, la diferencia entre una cueva y un cráter. Te pone los pelos de punta. Algo tienen en común: así como ciertos metales ya no están en vetas, sino dispersos en micropartículas entre toneladas y toneladas de roca, el shale oil y el shale gas no están concentrados en grandes charcos nauseabundos a 200 metros de la tierra, sino en burbujas presas dentro de la roca, a 5000 metros bajo tus pies. Tienen que romper mucho, cada vez más, para sacar muy poco, cada vez menos. Sencillamente y desde el vamos, por la forma en la que están dispuestos en la tierra, no podemos sacarlos sin destruir todo lo que hay alrededor. Al menos no con ninguna tecnología conocida, y esperemos que, si en algún momento inventamos alguna manera de teletransportar esas gotitas sin dañar el medio que las contiene, ya seamos capaces de transportarnos a nosotros mismos de otras maneras que hagan innecesario extraerlas. Y si se dice de estos metales no vetíferos que son de baja ley, lo mismo puede decirse de las petroleras que hacen fracking: ya hemos visto cómo Chevron baja leyes humanas –y viola las leyes de la naturaleza- en la mitad exacta del planeta.

La naturaleza tiene leyes, sí: por alguna razón, ha puesto el cianuro, el benceno, los toluenos y los xilenos lejos de las fuentes de agua dulce. Por alguna razón, ha puesto capas y capas de roca entre esos fragmentos de dinosaurios podridos, y todas las cosas vivientes sobre la superficie.

Sin embargo (bah, embargos tienen muchos, de ahí a que los paguen es otra cosa) por algo que dicen es la Razón, pero que no se puede calificar de otra forma que estupidez, algunos magnates del petróleo se han tomado el enorme trabajo de hacer mezclar, para cada pozo de fracking, unos 30 millones de litros de agua (el equivalente al consumo diario de una ciudad de 80.000 habitantes) con 280.000 litros de químicos traídos de diversas partes del mundo, y concentrados en frascos cuyas fórmulas y cantidades desaparecen, bajo el secreto de propiedad intelectual de fábricas de quien sabe dónde, con etiquetas que se limitan a decir cosas como “biocida” o imprimir una calavera con dos tibias cruzadas, y el clásico en caso de intoxicación consulte a su médico. Médicos que van a estar desconcertadísimos, a la hora de encontrar un antídoto para tantos venenos juntos: según el TEDX (The Endocrine Disruption Exchange, EEUU), se pudo evidenciar 980 químicos asociados a la extracción de los susodichos no convencionales. Y según el Centro Tyndall de la Universidad de Manchester, Reino Unido, que pudo analizar sólo 360 productos, sabemos a ciencia cierta que 17 de ellos son tóxicos, 38 son tóxicos agudos, 8 son cancerígenos, 6 sospechados de serlo, 7 son elementos mutagénicos, y 5 tienen efectos adversos sobre la reproducción. Ya sé, ya sé que los números son aburridos para muchos, pero para encontrar el antídoto, hay que conocer el veneno, y ni siquiera nos dejan el derecho de saber con qué veneno pretenden envenenarnos.

Ver las operaciones del fracking es como ver abrir la caja de Pandora, de la que salen todos los males y las enfermedades del género humano, pero ya no, como en el cuentito ancestral, por la curiosidad de un desprevenido, sino de un modo muy concreto y para nada mítico: con un enorme despliegue de maquinarias, explosivos, mano de obra política y barata, dinero y más dinero: es increíble todo lo que puede movilizar la codicia y la estupidez humana. Y sé también que en el fondo de la caja estaba la esperanza: es más increíble aún todo lo que podemos movilizar cuando abrimos al mismo tiempo ojos y conciencia. A todos nos hubiera gustado estar ahí para gritarle al tipito –Epimeteo se llamaba- “¡NO ABRAS ESA CAJA!”. Pues bueno, ahora que no es ningún cuento, que es real, podemos hacerlo. Y desafío a quienquiera que me diga que no es cierto que todo lo que amamos bebe agua. A menos que, claro, sea alguien que sólo está enamorado del dinero. Que cuando se moja pierde todo su valor, eso es sabido.

Agua gasificada no es ninguna soda

Ya se vieron las primeras imágenes en la tele: abrís la canilla, sale un chorro de agua. Hasta ahí todo bien. Le acercás un fósforo y se prende fuego… ¿Magia? No, es el fracking. Tampoco es el mundo al revés: por mucho que intentes abrir una hornalla y acercarle un vaso, no va a salir agua.

Sensación, cuando ves eso, de que estamos en el horno.

Aquí te damos dos tips de un recetario futurista que aún no se le ha ocurrido a Chevrón. Salpimentá un bife, si tenés suerte de encontrarlo, y poder pagar su precio, si no, cualquier milanesa insulsa de soja transgénica sirve. Rocíalo con aceite de soja, o de girasoles mutantes. Atravesalo con un pincho. Abrí la canilla, acercale un encendedor, ponelo debajo del chorro, y a girar hasta que esté crujiente. Un toque de tuco. Como para quitarte el mal sabor de boca, y para echarle la culpa al tomate por la acidez y las úlceras.

La ventaja es que, según la muy machista frase de Ernesto López Anadón, director del IAPG (Instituto Argentino de Petróleo y Gas), “no se usan más de doce productos por fractura, y “muchos de ellos son detergentes y otros compuestos que las mujeres utilizan en sus casas””. Imagináte lo que podés ahorrar: podés lavar los platos con nada. Pura espuma que no lava el cerebro ni la bronca, porque en la vida real, hay que ser muy magnate para bañarse y lavar los platos y la ropa con agua mineral de vaya a saber qué fuente reservada de los avances de la megaminería, los pesticidas y el fracking.

O cocinar, cualquiera sea el género de los alimentos y del chef, porque algo que nunca dicen es que no sólo se trata de los químicos que le agregan al agua a propósito, sino también de los que se mezclan con ella al liberar los metales pesados que duermen su sueño milenario en lo profundo de las rocas: mercurio, plomo, arsénico y demás, que aumentan su toxicidad cuando se hierven. O los elementos radioactivos, como el uranio, el radio y el radón –precisamente, el que se libera cuando hay un terremoto, y te da esa sensación de extrañeza mientras está temblando. Todos ellos capaces de penetrar en tu ADN y desconfigurarlo hasta enfermarte a vos y, nunca más cierta esa frase de Goya: el sueño de la Razón engendra monstruos. Nada que ver con el Magoya al que iremos a cantarle si dejamos entrar a Chevrón o al que se atreva a meter la cuchara en nuestras fuentes de agua, para hacer esas sopas químicas intragables ya sea en los cerros, en el subsuelo, o en el caldero de tu casa.

Me podrán decir que no soy química o bioquímica, pero soy hija del desierto, como vos, y me basta con tener dos dedos de frente para entender lo que cualquier niño en edad escolar sabe: el agua se condensa, se evapora, precipita, es esa cosa mágica que adopta cualquier forma. Que sostiene a todas las formas de vida. Hay algo que no deja de asombrarme: mientras destinamos muchísimos recursos, energía etc, en constatar que ya no queda agua en Marte, ni marcianos a quienes saqueársela o pedírsela, al mismísimo tiempo vemos como acá nomás se cometen contra ella tantos desatinos. Ella que es vehículo de una inteligencia delicada, un equilibrio. Y si no me creen, si piensan que digo esto porque otra vez me puse lírica, observen nada más la armonía de sus ciclos. Porque el agua que hay en nuestro planeta es siempre la misma, que ha dado vueltas miles de millones de veces a la Tierra, en forma de mar y de nube, y de hielo y de río. La misma que bebieron los dinosaurios antes de extinguirse, la que vos tomás y la que, si dejamos de permitir esta especie de suicidio colectivo, van a seguir tomando tus descendientes por los siglos de los siglos.

Opiniones (12)
29 de Junio de 2017|13:18
13
ERROR
29 de Junio de 2017|13:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Jua jua jua .... Pero que gringo imbécil , ya se Pablito de donde sacas tantas estupideces ...... que bol........ por favor véanlo , es increíble
    12
  2. Para reirse un poco del egocentrismo humano http://www.youtube.com/watch?v=vURE4N0W4CQ&feature=player_embedded
    11
  3. y gracias a todos los que tiran buena onda, a los despiertos, a los que se concientizan, a los que nos apoyan y nos ayudan en esto. nunca me voy a cansar de agradecerles: no saben lo distinto que es sentarse en el banco de una plaza de Uspallata sin una megaminera encima, mirar a la gente pasar, a los niños corretear por ahí, y saber que ya no van a ser envenenados ni van a tener que irse del lugar que aman, o quedarse a asistir el dolor propio y ajeno. no saben lo distinto que es defender el agua de estas megaempresas sabiendo que sí, que se puede
    10
  4. ¿perdón? ¿cómo que no he citado ningún ejemplo académico serio? ahí tenés los hipervínculos de las fuentes, el informe Tyndall es el estudio más serio que se ha hecho al respecto, está en inglés pero el resumen ejecutivo está traducido, y por si fuera poco, ahí tenés el Informe de Madrid donde tiene anexa la lista con las sustancias químicas y sus efectos en la salud y en la atmósfera, el informe TEDX, ¿quieren más datos? ahí te linkea con el del parlamento europeo. yo diría que es demasiado, más si tenemos en cuenta que el director del IAPG o se aburrió en el producto n° 12 de esta lista, que habrá sido un detergente, o nunca leyó estos estudios científicos que yo, simple escritora e hija del desierto sí me tomé el trabajo de estudiar y de compartir: deberían reclamarle a él, que ocupa un cargo y se supone que debería saber de qué se trata porque para eso le pagan un sueldo. y quedáte tranquilo pablito, que nunca me vas a tener que votar porque la política no es lo mío, no tengo estómago para eso, ni tengo porqué resolver todos los problemas de la provincia o los que a vos se te ocurran: yo hago esto de onda, así que demasiado. otro mundo es posible, y te digo por donde va: el petróleo se agota y el poder financiero colapsa dentro de poco, así que mejor estemos preparados: hay un plan muchísimo mejor que esta máquina de infelicidad en la que estamos inmersos. saludos
    9
  5. pablito, dedicate a hacer una marcha en favor de Chevron, la Barrick y Monsanto. Seguro que pako te va a conseguir unos 20 o 22 seguidores. Los que queremos a Mendoza y la Argentina limpia, estamos con gente como María Eugenia. Ah, y díganle a Chevron que pague la demanda de Ecuador y también a los ingleses que hoy salen en el diario protestando por el fracking que se guarden. Empiecen a cavar.
    8
  6. Excelente escrito y excelente trilogía, compañera, usté no le afloje a la pluma y a la lucha por la defensa irrestricta del agua y no le de bola a tanto opinólogo censor de tan poca monta que no les da el tupé más que para cacarear como fundamentalistas del sistema...
    7
  7. Eugenia, me sorprende que no lo comprendas. Buscamos agua en Marte para cumplir con aquella consigna de Greenpeace: "The Earth first. We will destroy other planets later". Saludos
    6
  8. Pablito comparto ciento por ciento tus dichos, lamento profundamente que un medio como mdz le de espacio a esta Srta. me encanta la apologia del uso del agua que hace, sobre todo porque parece una telenovela y ademas de baja estofa, Maria Eugenia seria bueno que la primer defensa que hagas dela gua sea a los que actualmente la derrochan, no has citado un solo ejemplo academico serio o fundado en algo logico, para guion de telenovela dramatica esta rebueno, el desarrollo y el futuro de mis hijos pretendo que sea mas serio. Maria Eugenia a tus ordenes
    5
  9. energias limpias, economia libre y consciente respecto a que modelo. Que es lo que queremos mover con energias limpias, las bombas de aguas para que se riege en manto o para generar industrias que mas alla de todo lo erroneo que trajo el desarrollo solo en los paises industrializados se ve desarrollo social, baja pobreza, educacion y salud, etc. Economia libre para una agricultura insustentable que vive de las regalias petroleras? porque ese es el modelo mendocino. Es muy bonito decir quiero agua pura, energia limpia y trabajo para todos, el tema es que hay que decir como lograr eso sin industrias, sin mineria, sin petroleo, sin uso de agua, etc. Si encontras la respuesta te juro que te voto.
    4
  10. Pablito, si leés la primera nota, Frack you, te darás una idea del modelo, más que provincial, más que nacional: del modelo de MATRIA que vislumbro y al que aspiro. que nada tiene que ver con el modelo centenario de dependencia de combustibles fósiles e "inversiones" (sería más correcto llamarlas saqueos) de la banca internacional, ese combo que se puede sintetizar en unos cuantos nombres: Rockefeller, Morgan, Harriman, Rothschild etc. Es un modelo de ahora-ya y mira hacia el futuro: de energías limpias, economía libre y consciente, desde el punto de vista científico, fractal y toroidal, que apunta al crecimiento en armonía con los ciclos naturales y con nuestro propio ritmo. Hablo de esto porque considero que es lo urgente: que no ingresen estas industrias depredadoras y destruyan nuestras fuentes de vida. Y sobre todo, escribo sobre esto porque es lo que tengo ganas de escribir, y ya. Por suerte no soy la única, hay otros periodistas que están hablando de esos temas que mencionás, y tantos otros. Coincido con vos en que el agua es el mayor factor de desarrollo social y económico, pero no puedo reducirla nada más a esa visión materialista y antropocéntrica: el agua es muchísimo más que eso. y sí, es urgente abandonar el modelo actual que trae todo eso que vos decís, por eso tenemos que ir a por las energías limpias, la economía libre y consciente, etc. saludos
    3
En Imágenes
Boca festeja la obtención de su 26to. título en La Bombonera, acompañados por una multitud de hinchas.
26 de Junio de 2017
Los festejo de Boca Campeón
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!
26 de Junio de 2017
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!