opinión

El problema fue ser "morochita"

Si una directora dice esto, ¿qué margen queda para darle solución a un caso de acoso?

Hace algunos años, para referirse a la convivencia con el otro, se hablaba de tolerancia. Alguien era tolerante si aceptaba que el otro era diferente. Ese concepto, el de tolerancia, se dejó atrás cuando se profundizó en él y se llegó a la conclusión de que lo que necesitábamos para convivir no era tolerancia, sino reconocimiento. Mi tolerancia hacia el otro se puede terminar, pero si lo reconozco, si lo veo como, justamente, un otro distinto a mí y con los mismos derechos que yo, entonces ya no hay peligro de que un día se me acabe la tan mentada tolerancia y decida apartarlo de mi lado.

Una parte importante de la sociedad ha comenzado a reconocer al otro, generando espacios de convivencia, pero hay otra parte que no ha podido todavía entender que tiene diferencias con el que vive al lado, y esa actitud, la de desconocer al prójimo repercute en las relaciones cotidianas, muchas veces impactando tan profundamente que las consecuencias pueden ser extremas.

Y extrema es la consecuencia de que una niña deba ser cambiada de escuela porque las compañeras la acosen, la discriminen y la insulten sin que nadie se haga cargo del tema.

La escuela, cualquier escuela, está constituida por personas que poseen su carga cultural, por eso, aunque se pretenda que la escuela sea garante de la convivencia y transmita esos valores, esto no será posible hasta que la sociedad completa sea la que aprenda a respetar y aceptar al otro.

Entonces, no sorprende que una directora de escuela primaria llegue a decir cosas como "esa nena tiene un gran problema: su mamá es rubia y su papá de raza oscura, ella es morochita”, porque, indudablemente, esa docente forma parte de ese segmento de la sociedad que aún no entendió de qué se trata eso del respeto a los demás y mucho menos la convivencia.

Si para la directora el problema lo tiene la nena por ser morochita, no quedan muchas alternativas a la hora de pensar cuáles han sido las instrucciones que les ha dado a los demás docentes cuando supo de esta situación.

Para la directora, el problema es que la niña sea “morochita”, no que las compañeras la molesten, no que le digan las barbaridades que le decían, no que un rasgo físico fuera motivo de burla y acoso. Hasta da vergüenza ajena pensar que alguien que está a cargo de una institución piense esto. Y también un poco de miedo da.

No estamos, ante la evidencia, muy lejos de considerar que lo que la directora practica hacia el otro es eso de la tolerancia, porque si en el caso de esta niña el problema era ser morochita, indudablemente habrá otros casos en los que el problema estará en ser gordita, flaquita, pobrecita, revoltosita, burrita o estupidita, siempre en diminutivo, que también es una forma de subestimar al otro.

Ningún hecho debe considerarse leve

Que la niña haya tenido que ser sacada de la escuela habla a las claras de una falta de respuesta de la institución, y que en su nuevo curso le vaya bien y no sea acosada habla a las claras de que “el problema” no era de la niña, sino de la escuela Patricias Mendocinas, que, podemos preverlo, lo seguirá teniendo si no se toman las medidas necesarias.

Ahora bien: ¿desde cuándo hay que empezar a tomar medidas?

Llegar al extremo del caso en cuestión necesitó de mucho tiempo, un tiempo en el que indudablemente hubo señales de que algo raro estaba pasando, y seguramente hubo también dudas y cuestionamiento de los padres de la niña.

Y durante todo ese tiempo no se dieron respuestas que resolvieran la problemática, por el contrario, se llegó al límite que esta situación planteaba y que la inacción impuso.

Este, como muchos otros casos de acoso, no hace más que confirmar que ningún hecho de violencia o agresión dentro de la escuela debe ser tomado a la ligera.

Ningún hecho debe considerarse leve. Esto no quiere decir que hay que vivir con las alarmas encendidas y, mucho menos, hacer de un insulto o de una riña un mundo, pero no se llega al acoso permanente sin haber pasado por instancias de tanteo, de “a ver qué pasa si lo insulto” o “a ver qué pasa si le pego”. Y claro que si no pasa nada, si no hubo reacciones de los adultos a cargo de los niños, los límites se irán estirando cada vez más, hasta que ya sean la bola de nieve imparable del bullying.

El caso de la escuela Patricias Mendocinas es un hecho más consecuencia de la desidia y la inacción de algunos de los están a cargo de la educación de los niños, y es de esperar que desde la Dirección General de Escuelas se tomen las medidas necesarias para que los responsables se hagan cargo y que esto no vuelva a suceder.

Opiniones (20)
24 de enero de 2018 | 09:41
21
ERROR
24 de enero de 2018 | 09:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No siempre es asi, yo soy rubia de ojos celestes y en la primaria me odiaban por eso, era la unica rubia de la clase y yo siempre quedaba fuera de las charlas, reuniones, cumples y grupos, llegue a teñirme el cabello de negro y mi papa casi me mata por eso, se sufre mucho, pero desde la casa es donde se debe enseñar a los chicos, no todo pasa por la escuela
    20
  2. Excelente su reporte Sr Frias, la descriminacion es la peor droga que puede tener una sociedad, por que divide a los seres humanos y si no preguntenlen a los negros que por su color fueron esclavos de los blancos, es lamentable que en pleno siglo 21 en Mendoza occurran estos echos.- Gracias
    19
  3. Informo a los opinantes, que a los directores y vices, se los nombra por concurso de oposición. Hace poco tiempo hubo, de manera que es posible que la directora sea de concurso. En los concursos se estudia violencia, convivencia, relaciones humanas, grupos, legislación, bullying, etc. Que se estudie no significa que se sepa aplicar en la práctica. Insisto en que es un problema de cultura institucional. No cualquiera toma ese tipo de escuelas. Tiene que gustarles esa forma de relacionarse con docentes, padres y alumnos.
    18
  4. argie!!: No estoy hablando de la idoneidad de las directoras, porque no son todas iguales ni tampoco los jueces. Y los que están enquistados que se oponen, son por ejemplo la actual Directora de Escuelas y no hablo de su idoneidad sino de su intención, incluyendo también la intención del gobierno, que lo que quiere cambiar lo cambia para peor, es decir poniendo los suyos. Acá en Argentina, nos hemos tragado tantos versos que hasta que primero no cumplamos lo que tenemos firmado o prometido no vamos a cambiar. ¿o vos ves que este gobierno pretende "democratizar" la justicia? Si hasta han querido bajar a la propia Corte Suprema cuando el fallo no les conviene, y a esa Corte la nombraron ellos. ¿o los represores son todos, menos el que han descubierto ahora como jefe del ejército?.
    17
  5. el dìa que se destapò este caso de bullying escuchè las declaraciones de la madre de la nena y luego la versiòn de la directora sobre las razones del acoso... no podìa creerlo... màs hablaba y màs la embarraba...decididamente algunas personas se han quedado en los '70...
    16
  6. Fuera bicho !! entiendo tu , como decir , participación política ,pero deberias informarte Las directoras en general han accedido a un cargo através de un sistema perimido de puntaje que no asegura idoneidad Esta y muchas cosas , como el acceso a cargos de los jueces , deben ser cambiadas Y este gobierno como otros votados constitucionalmente cuando proponen cambiar sistemas siempre los que están enquistados en tema se oponen
    15
  7. No hace todavía una semana, la Directora de Escuelas se llenaba la boca hablando de los castigos o sanciones a los padres que agreden a maestros. Me parece que con este caso queda demostrado que las sanciones tienen que empezar por los responsables del sistema educativo y político. ¿Que se le puede hacer a la Directora de la Escuela?. Toda la sociedad, dividida porque a este Gobierno de "inclusión" se le ha ocurrido calificar toda crítica como "corporativa", debe hacerse cargo con especialistas en erradicación y prevención de violencia en todos los niveles. Que los barras (definidos por Ella como hinchas pasionales), que el bulling, que las armas, que la seguridad, que los afanos, que la agresión a las "lindas" o la agresión a las "morochas", que la edad de imputabilidad, etc. O empezamos a hacernos cargo de lo que somos culpables o responsables por acción o por omisión o todo se va al carajo. Empecemos por cambiar los funcionarios y votar por la REPÚBLICA.
    14
  8. Muy buena la nota. Si bien la actuación de la directora es incorrecta, es solo la punta del iceberg. el resto subyace oculto. ese resto somos todos nosotros, sus compañeros, los padres de sus compañeros, los que generan de primera mano lo que luego provoca un comentario desafortunado y desatinado. si ante una queja de una alumna que sufre maltrato de sus compañeros los docentes no tienen herramientas para sancionar esa conducta indebida, si los padres no educan a sus hijos en el respeto y el "reconocimiento" del otro, seguiremos quejándonos de esos comentarios desatinados que solo son la consecuencia de una sociedad egoísta. no estoy de acuerdo con el que foco tenga que ser puesto en la escuela, los chicos DEBEN IR A LA ESCUELA EDUCADOS DESDE SU CASA, a la escuela van a aprender, no a ser educados. si los padres no empezamos ese camino no debemos esperar que la escuela lo haga. por un momento imagine a una multitud de padres enardecidos porque esa misma directora hubiera EXPULSADO del colegio a los acosadores.... qué estaríamos hablando de ella entonces? que era intolerante con los "pobres" niños?
    13
  9. YO PREGUNTO POR QUÉ TANTA GENTE OPINA SIN SABER NADA???? ojo de halcón ,ana53 por ejemplo
    12
  10. Hace unos años, un Ministro de Cultura y Educación decidió que se sacara de la galería de la escuela Patricias Mendocinas el famoso CUADRO DE HONOR. Eso debido a que las niñas cuyas fotografía y nombre estaban ahí año tras año, sentian las burlas de sus compañeras por "tragas", "chupamedias", entre otros ¿sobrenombres?. También decidió que las niñas dejaran de peinarse obligatoriamente con trenzas o colas de caballo atadas con un moño blanco y también la histórica vincha blanca. ¿se entiende? debían usar las dos cosas. Todo estuvo bien, a pesar de las críticas del personal directivo y docentes, porque de lo contrario se arriesgaban a un sumario, si todo duró hasta el 10 de diciembre cuando con el nuevo cambio de autoridades se volvió todo para atrás. ¿Saben quien fue la nueva Ministra de Educación que rectificó lo dispuesto por la gestión anterior? Sí adivinó: LA LIC. MARIA INES ABRILE DE VOLMER, la misma que hoy es la Directora General de Escuelas. Claro, como ahora está más moderna por este caso de bullying, manda la Junta de Disciplina, antes era acoso, discriminación y no eistía el INADI. No debemos olvidar: agosto y ocrubre fecha de elecciones, que aunque sean legislativas lo mismo sirven, algo tiene que cambiar para recuperar la década desperdiciada.
    11
En Imágenes