opinión

La primavera árabe (II parte)

el relato en detalle de las luchas de intereses que están en juego

La primavera árabe (II parte)

En la continuidad del análisis de los conflictos en Oriente Medio y cómo interactúan el capitalismo y el mundo del Islam, continuamos con el relato en detalle de las luchas de intereses que están en juego, acercándonos s algunas definiciones que nos permiten discernir sobre la problemática.

LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER

Los islamistas aceptan que la mujer se manifieste y participe de la vida pública siempre que respete las normas islámicas.

Por esta razón, suele darse la aparente paradoja de que las organizaciones islamistas cuenten con una militancia femenina muy superior al de organizaciones políticas laicas, que a menudo suelen ser deudoras del peso de la tradición.

Amnesty International acusó al régimen militar y a la Hermandad Musulmana por violar los derechos de la mujer.

En la rebeliones que salieron a festejar la caída de Mursi, y la de Mubarak, se acuso a la Hermandad y al ejército de atacar a mujeres y niñas. Tanto el régimen militar como islamistas de la Hermandad o fundamentalistas atacaron a las mujeres (viejas y niñas de 7 años) cuando estas se manifestaron públicamente en la plaza Tahrir de El Cairo.

Las activistas fueron víctimas de un nivel de violencia sin precedentes a manos del ejército y la policía antidisturbios. Éstos obligaron a mujeres manifestantes a someterse a “pruebas de virginidad”. Se acusó a los soldados egipcios de haber sometido, a las mujeres, a violencia sexual. La violencia parecía estar destinada a disuadir a las mujeres de participar en las protestas, pero tuvo el efecto contrario: impulsó a miles de ellas a salir a las calles.

Al Nur, partido político egipcio de los salafistas, son defensores de una interpretación rigorista y radical del Islam suní, cuenta entre sus miembros con mujeres y cristianos. Sin embargo se niegan a que esos grupos ocupen los máximos cargos políticos.

Las mujeres no deben tener acceso al placer sexual. Es común en los países árabes la aberrante práctica que se hace sobre la mutilación genital (clítoris) que se les practica a mujeres entre 15 y 19 años. En Egipto llega a más del 90 %. Aunque oficialmente la religión musulmana condena esta práctica, se sigue practicando.

EL EGIPTO PENDULAR

El régimen nacionalista apareció con Nasser y su revolución de 1952 que destituyó a la monarquía impuesta por Inglaterra al final de la 1ª Guerra Mundial. Inaugura el panabarismo o nacionalismo árabe (El panarabismo es una ideología política perteneciente al ámbito del nacionalismo árabe que propone que todos los pueblos árabes sin exclusión, tanto de Asia como de África, conforman una única nación y que deben por tanto caminar hacia su unidad política.), que se extiende por todos los países árabes. Incluso se unió con Siria en la RAU. Los jóvenes oficiales egipcios terminaron con la monarquía impuesta por Occidente al final de la 1ª Guerra Mundial. Nacionalizaron el canal de Suez y por tal motivo pasan a controlar el tránsito de petróleo entre el Mediterráneo y el Golfo Pérsico.

Indignados por tal medida, Francia e Inglaterra instan a Israel a ocupar todo el Sinaí en la guerra del Suez de 1956. Pero deben retirarse a pedido de EE UU y la URSS que son las potencias mundiales de esa época. Las potencias llegan a un acuerdo con respecto al tránsito del petróleo. Con Nasser se inaugura un régimen de nacionalización y acercamiento a la URSS.

Muerto Nasser en 1970, lo sucede Anuar el Sadat. Con Sadat se pega un giro, aliándose a EE UU, logrando la paz con Israel, política que continuó Mubarak. Todo esto fue un duro golpe para la URSS y sus aliados árabes. El asesinato de Sadat está ligado a miembros fundamentalistas cercanos a la Hermandad Musulmana y a Zawahiri, ex integrante de la Hermandad y hoy número 1 de Al Qaeda. La muerte de Sadat  demostró la infiltración de la corriente de los Hermanos Musulmanes en las Fuerzas Armadas egipcias consideradas tradicionalmente como las más poderosas del mundo árabe. Los fundamentalistas se sentían traicionados por su presidente, puesto que no podían aceptar que Sadat hubiera firmado la paz con Israel, país al que consideran representación máxima del Mal en la Tierra, junto con su gran valedor, Estados Unidos.

La primavera árabe llega a Egipto en el 2011. Allí se producen las protestas populares contra Mubarak. Los militares cansados de reprimir a su propio pueblo deciden bajar al dictador y a su régimen y convocar a elecciones democráticas liberales que ganan los Hermanos Musulmanes.

La entrada de Mursi a la política se produjo por una casualidad. Con la caída de Mubarak He was the Muslim Brotherhood's candidate for the Egyptian presidential election in 2012 before disqualification by the election commission., el candidato principal de la Hermandad era Jairat al Shater,  pero éste fue descalificado por la Comisión electoral pro régimen. Con la caída de Mursi, los líderes de la Hermandad están prisioneros del golpe militar que acaba de ocurrir y el líder espiritual,  Mohamed Badie, con orden de captura.

Vemos como Occidente cambia de bando político siempre que se le asegure no interferir con sus intereses económicos, es decir el petróleo.

REVOLUCIÓN ÁRABE: LAICOS VS ISLAMISTAS

Los laicos se enfrentan a los islamistas. Los fundamentalistas han perdido fuerza en los movimientos sociales.

En Egipto y en Turquía como en otros países árabes o de mayoría musulmana se enfrentan en las calles distintos grupos sociales. Las clases sociales acomodadas y la incipiente clase media son laicos independientes, liberales e izquierdistas (jóvenes en su mayoría, algunos universitarios o intelectuales o profesionales), nacionalistas de derecha y comunistas; como así también minorías religiosas que se ven afectadas por esta islamización que atrae a las clases menos pudientes. La mayoría de los pobres y de las  mujeres están con los islamistas. Fueron educados y atendidos en las escuelas islámicas. El Estado nunca se ocupó de ellos, por eso el alto porcentaje de analfabetismo en los países árabes.

Lo mismo pasó en Irán tras las elecciones presidenciales de junio de 2009.  Se llevaron a cabo protestas callejeras en Teherán y otras importantes ciudades de Irán contra el presunto fraude electoral. Las movilizaciones populares se realizan a través de redes sociales como el Facebook/Twitter. Mahmud Ahmadineyad, de ideología islamista conservadora, ganó sus elecciones presidenciales fraudulentas con el apoyo del ayatola Alí Kamenei quien declaró la victoria como de "voluntad divina".

Otro ejemplo, fueron las revoluciones y protestas en el mundo árabe de 2010 - 2013, llamada la primavera árabe. En Túnez, Argelia y Libia (también en Sahara Occidental), los jóvenes o las nuevas clases sociales se caracterizan en solicitar un régimen democrático donde figure una mejora sustancial de las condiciones de vida. Libertades democráticas y cambios políticos, económicos y sociales.

En Siria se vive, hace dos años, una guerra civil, donde la oposición a Assad está compuesta por laicos, islamistas y fundamentalistas.

ACLARACIONES

Aclaración 1: NO TODOS LOS ÁRABES SON MUSULMANES

Hay árabes: musulmanes, cristianos, incluso existen árabes judíos y más aún árabes israelíes.

Aclaración 2: NO TODOS LOS MUSULMANES SON ÁRABES

Existen varios pueblos no árabes que adoptaron la religión musulmana. Por ejemplo en Turquía, Irán, Indonesia, etc.

Aclaración 3: NO TODOS LOS MUSULMANES SON FUNDAMENTALISTAS

A lo largo de este escrito aparecen las diferencias entre islámicos moderados y fundamentalistas extremistas o integristas. Incluso nos animamos a hablar de musulmanes laicos.

Los islamistas se llaman  moderados pero son conservadores con respecto a sostener un Estado islámico. No son revolucionarios.

Los fundamentalistas son contrarrevolucionarios, de acuerdo a la modernidad occidental, ya que planean la toma del poder por las armas pero desean instaurar un régimen anterior al siglo XV, donde imperen las desigualdades entre el hombre y la mujer y la destrucción de toda otra cultura que no sea el Islam.

Aclaración 4: NO TODOS QUIEREN LA DESTRUCCIÓN DE ISRAEL

Podemos afirmar, a través de la historia, que la guerra contra Israel ha servido a la unión de los países árabes y que la paz con Israel ha producido fisuras en el mundo árabe. La paz los divide; la guerra los une.

También podemos decir que mientras los fundamentalistas (chiitas y sunitas)  piden   la desaparición del Estado de Israel (ya que lo consideran el responsable del Mal en el mundo), existen países árabes y/o musulmanes (como también los grupos laicos e islamistas tratados en este escrito) que proponen la paz con Israel. Egipto, Jordania y la OLP han firmado tratados de paz con Israel. Y otros países de la Liga Árabe como, también Turquía, aceptarían un Israel con fronteras anteriores a la guerra de 1967.  

Recordemos que árabes y judíos pelearon juntos contra el Imperio Turco durante la 1ª Guerra Mundial.

Aclaración 5: LAS DIVISIONES RELIGIOSAS ENTRE LOS MUSULMANES

Los musulmanes se dividen en dos grandes ramas: sunitas y chiitas (85% de sunitas). La implantación de una de estas ramas del Islam lleva a la negación de la otra. Por tal motivo esta lucha religiosa es trascendental entre los musulmanes.

La mayoría de los musulmanes y de los árabes son sunitas. Pero Irán, pueblo persa y no árabe, tiene mayoría chiita. Desde la revolución de 1979 ha estado hegemonizando su poder por los distintos países árabes. Hasta la aparición de los talibanes (sunitas) y Al Qaeda alimentados por EE UU ante la invasión de la URSS en Afganistán.

EL IMPERIO MUSULMÁN

Turquía, Arabia Saudita e Irán luchan por la hegemonía sobre los países árabes.

Turquía, pueblo no árabe pero con mayoría musulmana, es el que mejor posicionado está. Al no ser aceptado su ingreso a la Unión Europea, este miembro de la OTAN se dirigió a la conquista del mundo árabe. La UE dejó de ser atractiva, más aun con sus crisis económicas y recesiones. Turquía gobernada por musulmanes moderados y cercanos a la Hermandad Musulmana de Egipto, es el modelo democrático a seguir y el interlocutor que tendría Occidente ante el conflicto con Israel. Por ese motivo inauguró la ayuda palestina que terminó con la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel y el acercamiento al mundo árabe. Turquía, país opresor de los árabes durante su imperio hasta su disolución (finalizada la Primera Guerra Mundial), hoy se ha convertido en un modelo a imitar entre los árabes.

Irán. Pueblo persa, no árabe, pero musulmán. Emerge con la revolución fundamentalista de 1979. Ha tratado de exportarla a través de la resistencia contra Israel, organizando a Hezbollah en el Líbano y armando al Hamas, en Gaza. Es el único que se enfrenta a Israel, a quien amenaza con expulsarlo al mar, fabricando la bomba atómica y amenazando a utilizarla. El poder militar le permitiría pactar con los estados más poderosos e intercambiar privilegios a favor de los países árabes musulmanes.

Arabia Saudita, país árabe y de mayoría sunita. Se mantiene como una teocracia desde hace más de 80 años y hoy en día representa una de las últimas monarquías absolutas que restan en el mundo. Influye en las monarquías satélites de Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Omán.

El reino y su línea oficial adhieren completamente a los preceptos islámicos con una de las más rigurosas interpretaciones de la sharia en el planeta. Amnistía Internacional y Human Rights Watch denuncian dura y constantemente la falta de protección a los derechos humanos en el reino. Restringe el papel de la mujer (entre otras cosas no permiten que la mujer maneje o fume o trabaje o estudie como el hombre y son condenados los actos homosexuales habitualmente con la muerte). Existe una policía religiosa (Mutawa) para que la población cumpla con las normas de la sharia.

A pesar de violar constantemente los derechos humanos occidentales Mantiene excelentes relaciones con los países capitalistas. Ya que el petróleo es el sostén de esta monarquía, boicotear a Occidente o a EE UU iría contra sus propios intereses. No mantiene relaciones con el Vaticano ni con Israel. Sin embargo aceptaría la existencia de Israel con las fronteras anteriores a la guerra de los seis días.

Intenta ser el interlocutor sunita para Occidente pero su régimen no resulta atractivo para los movimientos populares ya que sostiene una minoría elitista en el poder sin la participación del pueblo en las decisiones políticas. El interés de los fundamentalistas y de los islamistas por tomar el poder de Arabia Saudita es religioso y político, ya que en el país se albergan las ciudades santas de La Meca y Medina, que atraen a millones de peregrinos musulmanes cada año. El objetivo principal propuesto por Bin Laden y Al Qaeda era la caída de esta monarquía. Bin Laden nació en Arabia Saudita y fue expulsado de este país. Su familia adinerada todavía reside en este reino. Recordemos que de los 19 terroristas que cometieron el atentado de las torres gemelas, 16 eran saudíes. Sin embargo EE UU atacó a Irak y a Afganistán y mantuvo las relaciones diplomáticas con este reino.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 10:06
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 10:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia