opinión

Va ganando la puta violencia

En el partido de su vida, el fútbol pierde por goleada. Y a esta masacre la veremos de nuevo.

Soy testigo del terror, de lo absurdo y del infierno. Soy testigo de un encuentro en donde la muerte reina y la vida parece no valer nada.

Soy periodista, y estoy relatando el peor partido de la historia. Nunca vi algo tan desigual, tan grotesco. Dos equipos diferentes luchan por objetivos opuestos.

De un lado, está el equipo de la violencia. Sus jugadores son poderosos, intocables. Vienen desde diferentes lados, pero sin embargo se unen para obtener el control y el dominio de la pelota. Algunos de sus futbolistas son dirigentes, barras, políticos, policías… como dije, diversos, pero siempre con la mente puesta en el dolor ajeno. No les importa que sus rivales sean niños, mujeres, hombres… “matan” por ganar.

El fútbol, en cambio, tiene en su formación a delanteros muy débiles, casi te diría que nunca convierten. La pasión, el amor por la camiseta, no pueden contra el poderío del horror. La vida, a veces, hace caños y gambetea de una forma brillante un descenso, pero a veces…

Es horrible lo que veo, la muerte es el mediocampista al que todos le temen, porque está presente en casi todo el juego y, por lo general, es la figura de la cancha.

Me olvidé de un detalle, el árbitro del encuentro es la justicia, pero nunca se lo ve. Sus ojos tapados son el reflejo de la impunidad con que la violencia se mueve en el campo de juego.

Pobre fútbol, nunca vi nada igual, y a pesar de que este clásico se juega desde hace décadas en la Argentina, la puta violencia le sigue ganando por goleada. Cuando la muerte es la figura, el fútbol se debilita.

Terminado el encuentro, converso con uno de los integrantes del fútbol y le pregunto: “¿Por qué siguen jugando a pesar de que la violencia es imbatible y no se le puede ganar?”.

El hincha de verdad me contestó: “Sigo porque, como dijo Fontanarrosa, el fútbol es sagrado, y mientras exista esperanza de que la vida sea alguna vez la figura del encuentro, nunca dejaremos de lado a nuestro equipo”.

La puta violencia sigue ganando, pero el hincha siempre está… Lo malo es que sé que a esta masacre la veré de nuevo, se que la muerte ganará otra vez.

Fútbol, te hago el aguante, vos podés ganar esta batalla, no dejés que la violencia te arrebate al jugador “visitante”, seguí, dale, vos podés, tu bandera la llevo en el corazón. Te aliento, vos podés salir adelante, dale no aflojés, seguí, luchá.

Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 06:26
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 06:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho