opinión

Lo mandan a espiar y cuando llega toca bocina II

Se va el segundo episodio de las increíbles confesiones de un espía argento arrepentido. Snowden: ¡LTA!

Lo mandan a espiar y cuando llega toca bocina II

Seguimos con esta descomunal revelación periodística que nos pone a la altura de las publicaciones internacionales de esas que se jactan de tener a las primicias mundiales agarradas de los fundillos... jejeje... pobrecitos de ellos. Con esto pasamos al frente, y que el Premio Pulitzer nos alcance. En esta oportunidad, nuestro arrepentido espía argento descorre el velo del secreto sobre muchas operaciones gubernamentales de esas que no te cuentan en los medios, ni a palos...aunque poniendo justamente algunos palos tal vez se animen. Pero nosotros somos otra gente y por eso vamos con la segunda entrega de este “paper” que nos dio en mano el mencionado fisgón, un tipo de cuidado. ¡¡¡Daaaleeeee!!!

“El otro día les contaba que cuando conseguimos un par de elementales reivindicaciones laborales en realidad apenas habían empezado los problemas. Porque, claro, lo que nos dieron por un lado nos lo quitaron por otro... ¡El viejo truco de la burguesía que explota a los trabajadores proletarios para obtener la plusvalía que les permite consolidar una posición dominante y empobrecer a las masas oprimidas hasta que...! Upppssss... perdón, pero después de tantos años de espiar zurditos, a uno se le pegan algunos términos. La cosa fue que nos duplicaron las tareas, y el que ayer espiaba a un político opositor, hoy tiene que vigilar al político, a un cura villero y a un periodista de la 'Corpo' por el mismo sueldo. Es agobiante. Como los del sindicato de espías habían transado con la patronal (nos dimos cuenta cuando apareció un micro-programa de la Obra Social de Agentes Secretos, Buchones y Afines en el Canal 23) debimos extremar la imaginación para efectivizar nuestras justas reivindicaciones. Qué mejor para eso que tirar un poco de 'Pescado podrido'. El problema fue que la realidad siempre superó las ficciones que quisimos venderle a nuestros superiores. Por ejemplo, un compañero destinado a espiar a Lilita Carrió dijo que ella pensaba revelar que Néstor había amasado una fortuna de 1.000 millones de dólares...y la gorda terminó diciendo que era de 12.000. Por supuesto que los jefes querían colgar a nuestro compañero por haberse quedado tan corto; así no se puede.

“Otro caso patético fue cuando nos cansaron con lo de espiar a Sergio Massa para ver si se presentaba como candidato o no. El encargado de la misión informó que no, ni a ganchos, porque los intendentes que había tocado no lo acompañarían por miedo a ELLA. Minga: no solo se mandó sino que además arrastró a media docena de los intendentes más heavys del conurbano. El ya ex espía que se ocupó del asunto hoy es guardia de seguridad en el zoológico de Luján; se lo encuentra junto a la piscina del hipopótamo, para más datos. Y qué decir de cómo les fue a los que no debían perderle pisada a Macri; los descubrieron, y a cambio de no mandarlos en cana les propusieron hacer 'contrainteligencia' y ahora son punteros del PRO en las villas más pesutis, no sin que antes le pasaran a la central de espionaje la falsa data sobre un teleférico que el gobierno de la Capital pensaría hacer entre Plaza de Mayo y Barrio Parque, en Palermo, para facilitar los desplazamientos de Mauricio y su crew a un costo de 90 palos verdes...lo cual ya era material de un informe de hora y media en '6,7,8' pero pudieron frenarlo a tiempo, 10 minutos antes de que saliera al aire. Claro; viendo lo del Metrobus ese por el cual han reventado media 9 de Julio, no parece tan descabellado...

“Lo que me tocó a mí en el reparto no fue mejor, y pese a tener aprobado con excelentes calificaciones el taller de 'Ortivismo aplicado 3' me clavaron un recargo de tareas que me llegué a recargar: tenía que seguirles los pasos a todas las organizaciones de piqueteros 'malos' (los que no están con el gobierno) para saber qué tramaban, infiltrándome en sus asambleas y movilizaciones. Al principio fue fácil porque ellos, entre planes sociales, asignaciones por pobreza mal y rebusques parecidos, ganaban más o menos lo mismo que yo y entonces teníamos 'códigos' en común: ser unos secos de solemnidad, por ejemplo. Igual las diferencias no tardaron en notarse, para mi desgracia. Una vez, durante cierta asamblea para decidir la modalidad de una protesta masiva, y justo cuando me dispuse a tomar la palabra para proponer que la hagamos otro día porque para la fecha prevista habían pronosticado lluvia y mucho frío, apareció un compañero de la academia de espías que se me tiró encima y me estrujó en un abrazo al grito de: '¡¡¡Cachito, como andás, tanto tiempo, loco!!! ¿A vos también te pusieron a espiar a estos giles? ¡Mirá lo que es la vida, che, que chiquito es el mundo...!' Por cierto, nos corrieron a escupidas a los dos, y quedamos relevados de esa misión; si no nos relevaban, nos molían a palos”.

“Todo iba de mal en peor, hasta que vi un destello de esperanza, una luz al final del túnel...lo que yo no sabía era que se trataba de un tren que venía de frente. Cierto día me llega a casa un gran paquete, enviado por la agencia, y al abrirlo me encuentro con un fantástico esmoquin negro con camisa y moño al tono, zapatos de dos lucas y accesorios dignos de un dandy onda Hollywood de los años 50, además de un pase libre para entrar al más exclusivo casino de la ciudad, con los datos de mi contacto ahí. '¡Listo!' (pensé) '¡Al fin me ponen en el nivel que merezco! Seguro que ahora tengo que seducir a terrible pedazo de perra que me llevará hasta un villano internacional de esos que son más malos que tropezón en patas y quiere dominar al mundo, pero yo se lo impediré como que me llamo...' bueno, no puedo decirles como me llamo. Me bañé como para ir a un casorio, me puse la pilcha y (rompiendo el chanchito donde guardaba monedas para los bondis del mes) llamé a un remís y rajé para el casino. Apenas llego le muestro mi pase al mono de la puerta, y él me señala una entrada lateral...empecé a sospechar, sobre todo cuando detrás del portón que me indicó encontré la cocina del tugurio ese, y a un gordo transpirado que me gritó: '¡Ya era hora que aparecieras, inútil! ¡Agarrá esta bandeja y llevá dos martinis agitados, no revueltos, a la mesa 22!'. O sea que me habían conchabado de mozo. Pero bueno; ninguna tarea es suficientemente indigna para un espía profesional. Además era por un ratito nada más. Uno sabe quien es y lo que puede hacer. A las siete horas de estar bandejeando copas y canapés, un crupier de Black Jack me pone un papelito en el bolsillo con mis instrucciones. Decía: 'Hola pibe. Mirá, por hoy no vas a espiar a nadie y se cancela tu misión, porque el ñato que tenías que vigilar resultó ser de La Cámpora, o sea que está todo bien con él. Viste como es esto...son tantos que uno nunca sabe. Otra vez será. Reportate a tu jefatura para recibir nuevas órdenes'. Ahí me rayé, deserté (aunque hasta ahora, tres meses después, nadie se ha dado cuenta) y aquí me tienen, dispuesto a revelar las más cochinas intimidades de los servicios secretos nacionales & populares. Si quieren saber más de mis increíbles aventuras, solo deben mandarme un mail a: yoeraunespiadelcarajo@bolumail.com y previo pago de una módica suscripción recibirán la newsletter mensual con un completo detalle de mis aventuras. ¡Aceptamos todas las tarjetas, PayPal, Cedin, gallinas, huevos y lechones!”

En fin; permitimos que pasara el chivo del final porque con algo tiene que ganarse el sustento, pobre diablo. Pero lo transcripto hasta aquí alcanza para que se den una idea de cómo viene la mano con nuestro espionaje, que nada tiene que envidiarle al de las potencias dominantes...¿O sí? Bueno, en el peor de los casos, es como todo. Se las sigo la semana que viene con otro tema de candente actualidad. Nos vemos.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 18:43
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 18:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia