opinión

Ayudame a cumplir mi sueño

El crowdfunding se muestra como la posible solución ante la falta de apoyos económicos para el arte.

Fila 9 butaca 27

La tendencia es muy moderna. “Estoy trabajando con un crowdfunding” es la frase que suena con fuerza por estos días.

Pero, ¿de qué se trata todo esto?

Según define Wikipedia, crowdfunding  es la financiación en masa o por suscripción también denominada financiación colectiva o micromecenazgo. Se lleva a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos y se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones.

El crowdfunding puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, campañas políticas, financiación del nacimiento de compañías o pequeños negocios.

Desde luego, el crowdfunding busca las donaciones, generalmente se logran de un grupo de personas interesadas a un precio muy bajo. Y para ellos hay una recompensa.

Uno de los pioneros del crowdfunding en la industria de la música fue el grupo británico de rock Marillion. En 1997, los fans estadounidenses financiaron su gira por EEUU que costó 60.000 dólares gracias a sus donaciones y a raíz de una campaña del grupo por internet.

A cambio de los aportes y en agradecimiento al apoyo recibido, se debe entregar a cada uno de los mecenas una recompensa, siempre proporcionada a la cuantía con la que se ha colaborado. Las recompensas se harán entrega siempre y cuando el proyecto haya alcanzado o superado el 100% de la financiación fijada, instante en el cual se cobran los apoyos. Aportar pequeñas sumas de dinero puede significar aparecer en los créditos, en un autógrafo, y hasta en un show en el living de tu casa.

El proyecto tendrá una duración determinada. Si consigue llegar al 100% de la financiación antes de que termine el tiempo, saldrá adelante. En el caso contrario, no se cobrarán los apoyos realizados, es decir, no recibirá ninguna cantidad económica y los mecenas no recibirán sus recompensas.

Son varias las páginas web que se dedican a crear estos sistemas como ideame.com y proyectanos.com, entre otros.

Un ejemplo

Una de las primeras y exitosas experiencias en la Argentina la tuvo Richard Coleman y el sello Ultrapop que decidieron hacer el disco “A song is a song”.

Cuenta Coleman en su sitio personal: "A raíz del proyecto "Coleman en inglés" -que fue un éxito- 20 canciones recopiladas y reinterpretadas en plan lúdico, un gran momento musical que compartí con Bodie Datino y con el privilegio del público presente esas dos noches de verano, surgió la oportunidad de avanzar con esa idea y darle una vueltita más de rosca Así fue que comenzamos a registrar en mi estudio (Steel Aquarium) durante el mes de enero, dos días después del primer show, las versiones que logramos de esas bellísimas canciones. El objetivo fue el mismo: representar con la mínima instrumentación que consideré necesaria el espíritu de esas canciones, apartándome de la idea del "cover" que no agregaría nada. Y también aprovechar para experimentar formatos y texturas que tal vez no encontré antes oportunidad de plasmar, observando la necesidad del "juego" que tan importante es para mí en cualquier proyecto artístico que encare".

El resultado fue un CD con versiones de canciones de artistas tan disímiles como Brian Eno, Elvis Presley, PJ Harvey, Black Sabbath, Nick Drake o Jethro Tull. Y llegó de manera muy simple: con la colaboración anticipada de sus fans que les permitió como recompensa aparecer en los créditos del disco, estar presente en un show privado, tener una copia autografiada, o remera exclusiva.

El caso mendocino

En Mendoza también hay un ejemplo muy importante con respecto a esta forma de financiamiento y se trata de Altertango. La banda de Elbi Olalla y Victoria Di Raimondo quería hacer su nuevo disco y no aparecía compañía discográfica ni financiación. Y descubrieron el crowdfunding.

Cuenta Elbi Olalla: “La experiencia es muy buena. Hay que trabajar mucho para que funcione y tener muchas redes, además de explicar mucho de que se trata ya que es algo nuevo”.

“Se nos ocurrió la idea a partir de no tener dinero para grabar y necesitar que los fans y amigos colaborara. Empezamos a investigar medios de pre venta y dimos con el crowdfunding” agregó.

El disco está en proceso de mezcla aun pero se logró cumplir con el objetivo y pronto estará el material en la calle.

Víctor Pintos y Tanguito

Hace 20 años, Tanguito dejó de ser una pequeña leyenda de Buenos Aires y se convirtió en un fenómeno de masas. Básicamente por la película Tango Feroz y los espectadores que convocó (1.700.000), y también por el libro de Víctor Pintos.

Esa obra que el periodista había trabajado durante 11 años, tuvo excelentes críticas y éxito comercial: vendió18 mil ejemplares en un semestre. Este libro que cuenta no sólo la historia de Tanguito sino también la de los primeros años del rock argentino, volverá a la luz próximamente con una edición que presentará el texto original, nuevo diseño y un sitio de internet adjunto que presentará textos adicionales, ilustraciones y material inédito en audio y video. “Pese a que era un debutante, en su momento tomé la precaución de discutir un buen contrato con la editorial (Planeta), por lo que pude recuperar los derechos de publicación del libro”, cuenta Pintos hoy, radicado en Córdoba desde hace cuatro años. Por esa situación, agrega, puede impulsar la edición 2013 de su opera prima a través de una editorial propia, independiente, con el sistema de crowdfunding. “Pusimos el proyecto en idea.me para que los interesados puedan comprar el libro por adelantado, y con ese dinero se hará la edición, que luego llegará a manos de los compradores sin intermediarios”.

Y ahí está, en plena tarea de difusión.

Las puertas se abren, las ilusiones se renuevan, los sueños se pueden cumplir. Ahora es cuestión de moverse.

Opiniones (1)
15 de diciembre de 2017 | 22:57
2
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 22:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Otro ejemplo interesante (del cual soy suscriptor) es el de la revista Orsai del gordo Casciari. No se si es exactamente crowdfunding, pero es algo parecido. Vos pagas la revista (que a esta altura es casi un libro) por anticipado, ellos la imprimen y se la envían directamente a un lector/distribuidor de tu ciudad que se deja unos pesos y te la lleva a tu casa pos sus propios medios. No tiene ni un solo cuadrito de publicidad y no interviene ninguna editorial ni distribuidor comercial. Y ademas tiene una calidad impresionante, tanto de contenido, como de gráfica/impresión.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho