opinión

Matemos a un maestro y digamos no a la violencia

"La educación está en crisis", una frase que tal vez es sólo un caballito de batalla para algunos.

Nadie revela ninguna gran verdad si se le ocurre decir algo como “la educación está en crisis”. De hecho, esta frase se ha convertido en caballito de batalla de partidos políticos en época de campañas, de escuelas privadas que pretenden convencer a los padres de que ellas son la excepción, de quien quiera que ande por ahí tratando de justificar la reducción de la edad para mandar a los pibes a la cárcel, de todo aquel que necesite una excusa para apartarse de sus responsabilidades.

Pero remitámonos a la contradictoria frase con la que fue titulada esta columna: “Matemos a un maestro y digamos no a la violencia”. Tal sinsentido es una mera excusa para llegar adonde queremos, que es a la revisión de aquello de “la educación está en crisis”, porque no es tan simple como que es la educación la que está haciendo, desde hace varios años, agua, sino que esto va más allá. Por eso, veámoslo así: la educación está en crisis, sí, pero no es la causa, sino una de las consecuencias, porque es la sociedad la que está en crisis.

Bah, tampoco decimos nada nuevo con esto, pero tal vez la intención no es elaborar grandes y despampanantes enunciados, sino poner negro sobre blanco. Miremos a nuestro alrededor y revisemos una por una las instituciones (familias, iglesias, clubes y demás) y tratemos de descubrir en cuál de ellas no se han modificado las relaciones y en cuál de ellas estas relaciones no se han convertido en algo más complejo, más inasible, más crítico.

Por supuesto que hay excepciones, pero la mayoría de los rincones a los que miremos estarán envueltos en dudas sobre sí mismos, sobre sus elementos, sobre las personas que lo componen.

Aunque, claro, lo más fácil es echarle la culpa a la escuela.

Que quede claro. La educación necesita reformas tanto como necesita un gobierno que dé pasos decididos hacia tales reformas y que invierta en ellas. Es preciso que se realicen cambios que incluyan a todos los estudiantes y que trasciendan una gestión, que se piense en veinte, treinta años, que no se actúe en lo inmediato sin tener en cuenta el futuro.

Pero la escuela no está sola en la sociedad. De hecho, aquel viejo adagio que sentenciaba que la escuela es el reflejo de la sociedad sigue tan vigente como en el momento en que fue enunciado. Por eso, cuando se cargan todas las responsabilidades sobre la escuela y se concluye que todos los males son consecuencia de que la educación está en crisis, estamos, por un lado, viendo (y criticando) sólo una parte y no el todo, y por otro, y más importante, no haciéndonos cargo de lo que nos corresponde.

Está claro que debe haber gente capacitada que se haga responsable de conducir la educación, de elaborar políticas que conduzcan a que todos los jóvenes estudien, de garantizar que la escuela sea una escuela. Estamos hablando de políticos, claros, que en definitiva serán los responsables de una parte importante de lo que suceda en las aulas.

Pero tal vez también debería quedar en claro que, como sociedad, no nos estamos haciendo cargo de lo que nos corresponde.

La familia cena tomando Coca-Cola, sentada a una mesa encabezada por un televisor en el que transmiten un programa de Tinelli donde lo más importante es el culo de una vedet. Claro que después queremos que los chicos aprendan a alimentarse sanamente, que puedan conversar sobre sus problemas, que sean respetuosos de la diversidad y, sobre todo, que lean al menos un par de libros al año.

Es sólo un ejemplo, pero tan contradictorio (aunque no tan ficticio) como aquello de “matemos un maestro y digamos no a la violencia”.

No le quitemos a la escuela la responsabilidad que tiene, pero tampoco miremos para otro lado emitiendo sentencias contundentes sobre el estado de la educación, cuando somos todos los que construimos esa sociedad que se verá reflejada en la escuela.

A modo de espejo, si lo permiten, propongámonos el siguiente juego. Hay a continuación una serie de chistes que, como buenos chistes que son, nos ponen a veces antes caricaturas de nosotros. Todos esos chistes (aunque algunos no lo son tanto) muestran situaciones relacionadas con la educación, a veces con la escolarizada, otras veces con la familiar.

El juego consiste en lo siguiente: si somos padres (algunos de ustedes serán docentes, otros no, pero sirve para todos por igual), veamos los chistes, repasémoslos, riámonos de lo que debamos reírnos, pero al final preguntémonos en cuáles y cuántas de esas situaciones nos vemos reflejados, y tal vez de esa manera podamos asumir que no es sólo que la educación esté en crisis, sino que es que la sociedad está en crisis, y tal vez así decidamos hacernos cargo de lo que nos corresponde.

Y al final, aquel padre o madre que no se haya visto reflejado en ninguna de estas viñetas, que arroje la primera piedra.

Opiniones (5)
19 de noviembre de 2017 | 04:51
6
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 04:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo noto agresión a nivel universitario por parte de docentes; algunos son bravos no sólo en Mesas académicas sino también en algunos cursados. Más allá si es privado o público no merece hacer hincapié en esa instancia. Insisto son algunos bravos en ámbitos Universitarios.
    5
  2. No soy docente ni tengo niños chicos... mis nietos ya van a la facu y yo creerìa que se portan bien... esos chistes ya los conocìa y creo que describen una realidad... no tengo direct tv ni cable asì que veo alguna pelìcula cada muerte de obispo porque la mayorìa contiene escenas de violencia... la tinelizaciòn de la televisiòn es un hecho concreto, sè que hay muchos programas de chimentos que si estàn es porque alguien los consume... los diarios no se quedan atràs con la exhibiciòn de colas... hombres y mujeres marchan por las calles desnudos, dicen que por una causa noble... y el ejemplo que viene de arriba es *el que no afana es un gil*... volviendo a los chicos, pienso que es màs lindo jugar que estudiar... seguramente me he pasado la vida leyendo porque antes no existìa la play station... Còmo se soluciona este descontrol? Menos violencia, pero còmo? .. por ahora es lo que hay...
    4
  3. A mi me gusto la nota, porque siempre se hace hincapie en la falla de la educación por culpa de los docentes, y abris el abanico para que la mirada sea abarcadora de la realidad social, que es lo que se ve reflejada en las escuelas. Coincido con el enfoque de una sociedad cada vez mas violenta y como muestra de ello me quedo cone l comentario de leonard63, que podria decir lo mismo, sin tanta agresión.
    3
  4. NO TENGO HIJOS POR LO QUE NO PUEDO IDENTIFICARME CON ALGUNA DE LAS VIÑETAS.MIS MAESTROS FUERON EXCELENTES EDUCADORES, TRABAJANDO CON EL SACRIFICIO DE TODA OBLIGACIÓN VOCACIONAL. SALUDOS AL SR. FRIA.
    2
  5. Alejandro, Tal vez no leas las noticias que tu propio medio publica en la misma edición donde escribís esta columna publicada hoy, pero me parece que deberías hacerlo. Tampoco generalices sobre quienes tienen los problemas que mencionas, varios de los cuales son totalmente reales. Tampoco es que haya algunas excepciones a eso, son muchas, pero seguramente no sean la mayoría y tu caso particular no sea una de ellas. Hablás exactamente como lo hace un político de los que criticás y en todo lo que decís, no hacés más que quejarte de algo y no proponés ninguna solución y más que eso, no hace falta gente que diga de nuevo lo que la mayoría ya sabe, hace falta gente que diga como solucionarlo, o sea basta de llenarle la cabeza a la gente con que es una mierda y la sociedad es también una mierda. Hace falta que tanto los políticos como los que emiten opiniones que son escuchadas por muchos y no en una charla de café, se informen, se junten o paguen a quienes realmente tienen soluciones para impementar y que no malgasten inútilmente, en temas que desconocen. Por las dudas que vayas a retrucar esto último, no me refiero a malgastar dinero en gente que no tiene capacidad monetaria y que realmente necesitan ciertos recursos que de otra manera no podrían pagar, me refiero a malgastar el tiempo de generaciones completas de alumnos en planes de estudios y conceptos retrógrados como los tuyos, que son basura, con más métodos de contención y contemplaciones sociales que deben ser contemplados por el estado y/o cuya falta pretenden endilgarlos a toda la sociedad porque muchos de Uds. se equivocan y ahora, obviamente, pasa a ser un problema de todos y no de los que creen que piensan y están más evolucionados socialmente hablando. Volvé a leer los chistes que envías en tu artículo y volvé a leer tus artículos previosm después, decime si no encontrás alguna inconsistencia en tu discurso. PS. No tengo problemas que me contestes, acá te paso mi correo: mescal@uolsinectis.com.ar, solo te pido que no salgas ahora a hacerte el caliente con un editorial tendencioso, diciedo más cosas de las que todo el mundo ya sabe.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia