opinión

Dejar de soñar y hacer realidad

¡Si querés que tus sueños se hagan realidad: despiertá! Se trata nada más que de esto.

Dejar de soñar y hacer realidad
Hay nacimientos que son como terremotos o cataclismos… como estallidos… como bombas o estrellas… nacimientos mariposa, que transmutan la pena en alegría y a veces, la alegría en pena… Imaginen el día que nació Jony Lennon o Leonardo Favio…

Hay nacimientos que son como una carcajada del destino…. Como una bofetada en el morro… como si las Moiras se rieran en tu cara… Como si las Moiras quisiesen decirte algo -velado- al oído… susurrarte unas palabras… palabras secretas… palabras de poder que sólo un vate o un poeta, pueden pronunciar o conocer… palabras mágicas…

¡Y yo que no soy -ni vate ni poeta- me quedo flotando en el resabio del sentido! ¿Quién es el poeta del barrio Carlos?  El poeta del barrio es  Juan López. ¿Y el vate Carlos?  Al vate aún lo esperamos…

Nacer es transformar, crecer, sumar…. Nacer es también morir. Hay nacimientos que son muertes terribles o hay muertes que nacen vidas enteras… Decime dos, Carlos. Ernesto Guevara, Néstor Kirchner. Con todas las diferencias, con todas las coincidencias también…

Soñar siempre soñar.

Los sueños juegan un papel fundamental, fundacional en la psique de los mamíferos, en su comportamiento individual pero más aún, en lo que podríamos llamar, su mecánica social… Es decir: la materia residual de los sueños penetra el entramado social y lo construye… Los sueños individuales y colectivos se unen en pos de una misma construcción y redefinen lo real en términos de un nuevo oriente -de un nuevo paradigma- de un nuevo horizonte. “Lo real y lo imaginario se construyen en una relación de espejos,  donde uno es el reflejo del nacimiento del otro.”

Jugar y soñar. Ser en la historia. Calderón: la vida es sueño...

Jugar y soñar son dos tareas sociales, dos tareas que se proyectan más allá de la infancia y el ser individual, es que jugar y soñar forman parte de la construcción social de un pueblo… Los pueblos sueñan y juegan y en ese laboreo social de jugar y soñar, van construyendo su identidad. Su historia. Jugar y soñar son dos misiones, dos tareas sociales. Y  de esa manera -jugando y soñando- es como los pueblos construyen su horizonte. De cuantos relatos han fascinado al espíritu humano, ninguno tan lúdico como el relato de la historia. Y es que la historia está hecha de la misma materia que los sueños. Jugar-Soñar y Ser en la historia, son elementos de una misma tarea. Maneras de una pasión.

Amanecer. Pensar desde la alborada…

El planeta azul  gira en torno de un único sol y en ese giro se proyecta la oscuridad o la luz sobre las criaturas que lo habitamos. El ciclo de -calor-oscuridad-luz da origen a la vida en el planeta. Pensar desde el alba es más que levantarse temprano, es interconectarse con el planeta, es pensar desde la claridad solar, desde la misma transparencia, al borde del abismo y la caída… hermanos de la hojarasca.

Es entonces desde el pensamiento solar desde donde construiremos un mejor tiempo por venir. Pensar desde la luz no es eludir-soslayar la sospecha, el debate,  la duda,  el vilo… es más bien cimentar-buscar, un modo-una mirada-una manera, donde la vitalidad y la experiencia del pensar no queden a la vera del camino… ejercicios del mismo transitar. Decime dos pensadores de la luz Carlos, de la claridad solar. Frederich Nietzsche, Horacio González.

Estar dormido - estar despierto.

Hay experiencias que sólo pueden hacerse desde la ciénaga misma, desde el barro, hay experiencias que nos obligan a ensuciarnos-limpiarnos las manos, a enterrar los pies y el cuerpo en la tierra misma. Pensar es una de ellas. Hay que decir que pensar no es una ocupación meramente teorética -una paja- es ante todo una experiencia práctica. Vital.  Una experiencia de entrega. En un mundo anestésico que prefiere dormirnos a despertarnos, estar dormido-estar despierto es más que una simple metáfora, por eso, pibe-piba:   ¡si queres que tus sueños se cumplan, despierto-despierta!

Estar alegre – estar triste:

A veces la tristeza se pega al cuerpo como una segunda piel, como un crustáceo a la roca y ni la profusa marejada ni el viento salino son capaces de despegarla. Y aunque ambas - alegría y tristeza- son parte del mismo telón, del mismo escenario. Sería prudente -en orden a una nueva educación sentimental- reconceptualizar la experiencia. “Tristeza no tiene fin, felicidad sí.” Por eso, siempre: ¡alegres!

La memoria del pueblo- la memoria del cuerpo:

Los pueblos y los cuerpos poseen memoria y su memoria, que es también su historia… se construye, se expresa en el barro… La memoria del cuerpo y la memoria del pueblo se entrelazan-danzan-se mezclan… se aman y se integran… Y cuando al pueblo le duele su memoria al cuerpo le salen llagas, pústulas…. El pueblo también tiene cuerpo-el cuerpo también tiene pueblo… Y memoria.

Y así… se construye eso que llamamos memoria y que es el barro-sedimento de nuestra historia… Vaho, tierra, arcilla...  La memoria es el río del tiempo y a su vera, en sus márgenes rieras los pueblos y los cuerpos hacen su historia…  Danzan…

¿Qué puede la fugacidad de una editorial mentirosa contra el saber y el amor del pueblo y del cuerpo?

 El Taller de los Sueños. El mundo de los durmientes y los susurrantes…

De noche los ángeles susurran en los oídos de los durmientes. Lo sé porque mi ángel me lo contó y además porque se cae de obvio.  En el taller de los sueños- que se posa sobre una gran nube blanca- se componen sueños rotos y se construyen, sueños nuevos también.  El taller tiene el poder de cambiar el corazón y el espíritu de los talleristas. Cambia-todo-cambia.

La revolución de los mamíferos:

Los mamíferos pertenecemos a una tribu santa que ha cruzado a través de la marejada del tiempo y la historia un sinfín de territorios… Somos esa tribu santa y nuestro destino es también un destino santo…

La revolución de los mamíferos será una revolución pacifica y planetaria y tendrá como bandera la defensa y preservación de la vida en el planeta.

Y su causa motor: será el amor.

Póesis:

¡No mueras! Cuando mueras- moriremos nosotros- también. Siempre tuyos.


Carlos Córdova


PD 1: a todos los seres desgarrados por la hondonada de la vida quiero dedicar estas líneas.  A los seres fracturados en su nacimiento. Para su alegría y su esperanza escribo…

PD2: no dejo- esta tarde fría- de escuchar esa hermosa canción del hijo-muerto-perdido-arrebatado,  de Lola Flores: “Pongamos que hablo de Madrid”. Y otra vez estoy triste… Otra vez es el 2000 y ese inmenso canta-autor mendocino, Osvaldo Ciccioli, me la canta en su piso de la calle Casinos, en lo profundo de Lavapiés. Me quedo con esa última frase que me hizo más fácil aquella difícil estancia, en un país lejano. “Cuando la muerte venga a visitarme, que me lleven al sur donde nací, aquí no queda sitio para nadie… pongamos que hablo de Madrid”.
Es el 2000 y un grupete-inmenso- de argentinos hemos salido corriendo-disparados del país… Y también hay quien no ha podido y quien no ha querido… que cojones che!  Yo me he ido…me he ido con la ilusión-des-ilusión bajo el sobaco. Y así…transpirando y transpirando... es como los argentinos de allí y de aquí, remontamos aquella difícil época. ¡Papi, para nadie nos engañe de nuevo, despiertos! 

PD3: cansado ya de dejar la vida en los rincones…

PD4: Soñar-vivir es como andar en bicicleta. No dejes que te roben la bicicleta. Por eso, ¡si queres que tus sueños se hagan realidad: Despierto… Despierta!
Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 19:43
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 19:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No es muy aburrida la nota. Es aburrida nomás.
    1
En Imágenes