opinión

A cuatro años del golpe en Honduras

Contar estas historias ayuda a exorcizar el factor sorpresa con el que operan los grupos hegemónicos.

A cuatro años del golpe en Honduras

El 28 de junio de 2009 a las 5.30 hs. de la madrugada, un grupo de 200 soldados secuestraban al presidente de Honduras Manuel Zelaya, lo sacaban en calzoncillos de su casa y lo subían a un avión con rumbo a Costa Rica.

Ese mismo día Roberto Micheletti, presidente del Congreso de Honduras, usurpaba el cargo y conseguía apoyo “institucional” del Congreso.

Zelaya, un político del tradicional partido Liberal hondureño, ganó las elecciones en 2005 del país más pobre de América Latina después de Haití. A lo largo de su gobierno fue propiciando un viraje hacia la promoción de los sectores populares. Este proceso fue inadmisible para el poder enquistado en Honduras incluida la embajada estadounidense.

Honduras no es sólo Honduras. Honduras es una muestra de la continuidad de las derechas en su negación de la democracia cuando no consiguen los votos suficientes. Hay “institucionalistas”, “republicanos”, que tienen el tupé de sostener que casos como el golpe a Zelaya o a Lugo en Paraguay no son golpes porque hay participación del parlamento. Absurdo argumento, que se derrumba por lo palmariamente “truchos” que son los incidentes desencadenantes pero sobre todo por el cambio de políticas que le suceden. Honduras y Paraguay derivaron a regímenes absolutamente subordinados a Estados Unidos y a las oligarquías locales en una reimplantación del neoliberalismo más ramplón muchas veces aliado a mafias de los tóxicos.

Así como estas historias negras, que en el caso que recordamos costó la vida a muchos luchadores sociales y a muchos periodistas; los pueblos más atentos, activos, impidieron intentonas en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina. En todos los casos hubo sectores parlamentarios “institucionales” aliados de las maniobras destituyentes. A veces, incluso, traidores dentro del mismo dispositivo político oficialista.

Alumbrar, contar estas historias, vivas, presentes en los anhelos de las derechas del continente, ayuda a exorcizar el factor sorpresa con el que operan y la complicidad de los medios hegemónicos que resulta imprescindible para que operaciones así puedan prosperar.

Opiniones (3)
15 de diciembre de 2017 | 17:52
4
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 17:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. estimado fuerabicho: ¿usted todavía cree que no hubo un golpe de estado "económico" contra el gobierno de Alfonsín - que llevó al innombrable al poder- para realizar el continuismo de los hecho por el gobierno de facto y la destrucciòn de la industria en nuestro país? que la "guerra" de la 125 no era una apuesta fuerte de la oligarquía para mantener sus privilegios?... ojo al piojo.. como verá le hablo de gobiernos de distintos signo pero con algo en común, eran populares. A mi tb me da bronca muchas de las cosas de este y otros gobiernos, pero reinstalar el modelo USA y sus aliados locales, no lo acepto
    3
  2. Ojo con la opinión de FUERABICHO. Demuestra cómo están atentos desde los medios de IN-COMUNICACIÓN, tal como denuncia Almenara, para dar el zarpazo a los gobiernos constitucionales de América Latina y el tal FUERABICHO, es solo un cipayo pagado para denostar cada opinión lúcida que se publica defendiendo el Proyecto nacional. FUERABICHO no está solo, la derecha también paga a otros traidores como él, para que se editen PPS, chistes o "sesudos" comentarios ofendiendo a la Presidenta, que continuamente saturan los medios alternativos. Gracias Almenara por tu lucidez carácterística. -
    2
  3. Che Almenara ¿cuales fueron los intentos de golpe en Argentina? Seguís chupando las medias K? Se les termina , institucionalmente, payaso.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho