opinión

Ángeles y sus demonios

Los periodistas y el Caso Ángeles.

EL caso “Angeles” como se llama al asesinato brutal de la joven Angeles Rawson ya pasó todos los límites éticos que pueda tener el periodismo. Hace poco el caso Candela pareció haber dejado algunas enseñanzas, ser una bisagra en donde la profesión puso todo sus armas en función de la explotación comercial de un caso policial sin importar cuánto esto pudiera lastimar primero a la niña, a su familia, y luego a la audiencia que se ve afectada por estas coberturas obscenas.

Sin embargo, hoy con este nuevo caso, el amarillismo renueva la apuesta y se atreve a publicar el cuerpo de la joven sin vida en el Ceamse sin otro objetivo que invadir la intimidad de una persona que ya no puede defenderse y despertar el morbo de una audiencia saturada por dos semanas de la trasmisión en cadena en todo tipo de programa. Todo esto nos demuestra que cuando se trata de un punto de rating o unos ejemplares más para vender no hay ética ni reflexión.

Lo que se suele llamar periodismo de casos policiales ya está en el ámbito de la ficción con un periodista disfrazado de detective en mangas de camisa y con tiradores limita con lo ridículo sino fuera tan dramático. Luego a toda hora paneles de periodistas y opinadores de espectáculos entrevistando a peritos que inventan posibles escenarios como si no hubiera habido un verdadero asesinato aberrante y no apenas un entretenimiento, un reality para adivinar quién es el asesino.

Mujeres y niñas primero asesinadas y luego explotadas por medios y periodistas inexcrupulosos con fines comerciales, Angeles Rawson, Candela Rodriguez;  Nora Dalmaso, María Marta García Belsunce a todas perdón. Hay un periodismo serio y de investigación, pero no es este.

 
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 03:39
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 03:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho