opinión

¡In your face, Corte Suprema!

El piñazo que se comió el Gobierno con el último fallo de la Corte lo empuja hacia atrás, pero quizás para tomar impulso.

¡In  your  face,  Corte  Suprema!

“Ya van a ver... acuérdense de lo que les dice este pobre gil. Los K no aflojan un tranco de pollo ni abajo del agua. El contraataque será feroz, no tengan ninguna duda. Y más les vale a los 'supremos' que le fallen a favor lo de la Ley de Medios, porque si no los van a cocinar a fuego lento en salsa pomarola”. Eso dijo el Goyo, que la iba de fino analista político y tipo que está en la pomada (sobre todo después del tercer whisky), durante nuestra juntada semanal en el barsucho de siempre.

 “No sé... son chimangos cascoteados, están heridos en un ala y se les cayó uno de los caballitos de batalla más preciados que tenían. No te digo ahora, pero en caso de que la Corte también les falle en contra con la ley anti-Clarín... ¿No sería una estupenda ocasión para tirarse a chanta el resto del mandato, hacer la plancha hasta 2015 y que se pudra todo? Total, siempre podrán alegar que por culpa de las infames 'corpos' y sus personeros no pudieron seguir profundizando el cambio, la revolución, la inclusión para todos y todas y cuanta sandunga se les ocurra. Sería muy cómodo, ¿verdad?”, tiró el Tucho, sabiendo que esa postura era una verdadera provocación en la que Pepo, el ultra K del grupo, no tardaría en caer. Y así fue.

“¡No digas pavadas! ¡Este Gobierno nacional (y popular) no conoce de arrugues y abandonos, no como esos que votabas vos y que tienen más agachadas que japonés con visitas! ¡Si hay que luchar contra todas las corporaciones ventajeras al mismo tiempo, pues se lucha y se gana, también! Ya te dije, Tucho, que si vas a empedarte con Fernet, que por lo menos sea del bueno, porque ese berreta que estás tomando te hace decir   pavadas. ¡Mirá si justamente ELLA va a tirar todo lo conseguido por la borda y va a abandonar el modelo tan exitoso que implementó por un falló de morondanga que le tira un grupo de garcas enquistado en la corpo más recalcitrante que puede haber! No tiene vocación de “pato rengo” (como dicen los yanquis) y menos faltando dos años de mandato, una elección de medio término que vamos a ganar a chicote alzado y muchas reformas para profundizar el cambio estructural del país. ¡He dicho!”, era la respuesta que esperábamos, nuestro oficialista de cabecera no nos defraudó. Era obvio que eso despertaría la santa ira de Lito, el gorila más peludo de la comarca, anti-K in extremis y brindador compulsivo (con vodka) ante cualquier traspié del Gobierno, por mínimo que fuera.

“Mirá, che, alcahuete: no sé si la turra tiene vocación de 'pato rengo' como decís vos, pero de pato criollo seguro. Si se ha morfado el hostiazo que con tanto estilo y buen criterio le pegó la Corte, es que se lo buscó por querer sojuzgar también a los que tienen que vigilarla, a ella y a sus secuaces, y eventualmente mandarlos a todos a la gayola, que es donde deberían estar desde hace mucho para no salir nunca más, por truchos. Esta va a llegar al 2015 arrastrándose, si es que llega, y arrastrando a todo el país detrás, porque nos va a llevar al fondo del pozo, que es de donde vienen todos sus seguidores, votantes, clientes, amigos y parientes, una manga de chupadores de cerveza barata, como vos, más ordinarios que sushi de bagre. Por eso rapiñan de esa manera, a lo desesperado. Son los nuevos ricos de la política, que antes de Perón era un ejercicio de caballeros y gente como la gente. A partir de ese facho vergonzante se pudrió el guiso, y acá estamos. Y así nos va a ir, también”. Eso respondió Lito, cosa que esperábamos y por la cual nadie se alteró, ni siquiera el aludido Pepo, porque ya lo conocía, porque a pesar de todo los une una larga amistad y porque le debe guita. Decidí intervenir.

 “Chicos, no creo que sea así la cosa. El batacazo de la Corte pudo haber estado perfectamente coordinado, o al menos era previsible, y en cualquier caso es de una gran utilidad para al oficialismo, o eso me decía un amigo muy despabilado para estos asuntos. ¿Por qué?, se preguntarán ustedes, tan obtusos como siempre. Es simple, amiguitos: ahora que les bocharon el Concejo de la Magistratura a medida, con la revolcada verbal que le pegó Kristina a la Corte el otro día en Rosario (y las que le viene pegando) más la moneda del fallo sobre la Ley de Medios girando en el aire, es otro momento ideal para relanzar lo de la reforma de la Constitución, que estaba en terapia intensiva. Pueden decir (ya lo dicen) que 'claro, te das cuenta vos de cómo las corpos se abroquelan para defender sus privilegios y blindarse contra las reformas indispensables para ser un país en serio y con buena gente, y que así no se puede, señor, y adónde vamos a parar si no metemos cuchillo hasta el hueso para salvar a la patria', y eso significará en buen romance reformar la Constitución, y más nada. A partir de ahí, seremos felices y comeremos perdices a preció congelado por Moreno. ¿No les parece?”, les dije, mientras revolvía mi gin-tonic.

 “Qué sé yo... No veo mal que cada tanto alguien le baje el copete a este gobierno con más humos que telegrama de indio, pero me preocupa que a cada rato estemos al borde del conflicto institucional porque ELLA y Cia. quieren modificar hasta la ley de gravedad si los dejan. Además, a la hora de negociar (que es la quintaesencia de la política), son más inútiles que el DIU de Maru Botana. El finado pingüino mayor primero disparaba y después te daba la voz de alto, pero estos ni eso. Cabalgando todavía sobre el nunca bien ponderado 54 por ciento ya elevado a la categoría de mito urbano, quieren limpiarse a las corporaciones que están más agarradas que mano de trapecista. Se emperran en voltear todos los molinos de viento que encuentran, y varios de ellos les han pegado y les pegarán unas revolcadas macanudas. Mientras, el árbol de los despelotes políticos no te deja ver el bosque de la concordancia y la convivencia democrática. Chan chan”. Eso fue lo que dijo Pancho, siempre lleno de floridas comparaciones y con la discutible fama de ser el chistoso del grupo, luego de apurar su segunda ginebra.

Seguimos así un buen rato, al calor del debate y la amistad, y sintiéndonos analistas sofisticados, aunque llegó el momento en que no lo podíamos pronunciar. Lo cierto es que, más allá de lo que piense un puñado de pelagatos como nosotros, debemos prepararnos para tiempos más tormentosos, si es que tal cosa es posible. El Gobierno no tiene paz y dispara en todas direcciones como si tuviera una ametralladora con mil millones de balas, mientras la oposición de todo pelaje las quiere parar con los dientes. Y hasta ahora, los K han demostrado que cuando se los hiere es peor; lejos de debilitarse, redoblan la apuesta. Así que ya saben: la nueva bestia negra del oficialismo es ni más ni menos que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y eso no puede ser bueno. Sea una manganeta para reformar la Constitución o no lo sea, estas cosas difícilmente terminan bien. ¿Qué podemos hacer? Lo sabremos en el próximo capitulo, espero. Hasta entonces, y cuídense de la gripe A.

Opiniones (3)
18 de noviembre de 2017 | 02:42
4
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 02:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En fin...acá vamos. Preferiría que se vote, no estaría mal. Pero no creo que ese sea el caso. Mi columna quiso tener, como siempre, un tono irónico, que tienda a desdramatizar, a quitarle un poco de gravedad a cada tema, porque con la cabeza fría se piensan mejor esos asuntos tan grosos. Cuando nos saquemos el cuchillo de entre los dientes, todo fluirá mejor. Y que hay que reformar el Poder Judicial, no tengo la menor duda. Pero eso no se hace solo con cambiar la manera de elegir a los que van a elegir jueces y fiscales. Hay que hacer mucho mas, y ni siquiera alcanza con el resto del paquete de leyes reformistas enviadas, pero algo es algo, y por algo se empieza. Eso si: no vendría mal hacer algunas consultas previas, al menos para la fotos, porque lo cortés no quita lo valiente. Gracias por tu participación. ROBERTO PEREZ
    3
  2. NECESITO UNA OPINION DON PEREZ. ACLAREME .... O YO VOTO MIS REPRESENTANTES Y LE ACLARO QUE NO SOY AFILIADO A NINGUN PARTIDO, O QUE SIGA SIENDO CON VOTO CALIFICADO.
    2
  3. ROBERTO PEREZ, DEBERÍAS OPINAR SI ESTAS A FAVOR O EN CONTRA DE QUE EL PUEBLO VOTE A LOS QUE LOS REPRESENTEN EN LA JUSTICIA. ENTRE LOS QUE VOTAMOS ESTAMOS LOS QUE NO SOMOS AFILIADOS A PARTIDOS EN SU MAYORIA Y LOS QUE SON AFILIADOS. CUAL ES EL PROBLEMA. EXPLICAME ASI ENTIENDO. PERO SIMPLEMENTE EXPLICAME PARA QUE ENTIENDA EL POBRE, EL RICO, EL DE CLASE MEDIA, EL EDUCADO EL SEMIEDUCADO, EL OBRERO, EL INCULTO EL EL EL ....... Y ASI SUCESIVAMENTE. Y EXPLICAME, SI YO NO ELIJO A MIS REPRESENTANTES Y LOS HACEN UNOS POCOS QUE NISIQUIERA CONOSCO POR QUE NO SE HACEN CONOCER. NO SERÍA ESTO QUE SUCEDE UN VOTO CALIFICADO Y TE VUELVO A PREGUNTAR, POR FAVOR OPINA SI ESTAS A FAVOR DEL VOTO CALIFICADO. QUIERO ENTENDER EXPLICAME Y DESPUES OPINO SI ESTOY DE ACUERDO CON VOS O NO. GRACIAS
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia