opinión

Un evangelio según "Ella"

El decálogo de hierro de los funcionarios para manejarse en los años “K” que nos quedan por delante y por detrás.

Un evangelio según Ella

Últimamente venimos escuchando bastante seguido una de las peores y más indignantes patrañas de las miles que se han urdido para desprestigiar al gobierno kirchnerista que nos rige para mayor gloria de... bueno, de quien sea. Es esa que afirma que la presidenta y su equipo improvisan todo el tiempo, que no hay un plan y que todo se reduce a poner parches y remar hacia adelante. ¡Mentiras! ¡Infamias! ¡Falacias! Aquí demostraremos que no es así, para que tomen nota los enemigos del modelo que nunca faltan a la hora de querer (vanamente, claro) reventar el buen nombre y honor del gobierno que gozamos y nos goza. Esta excelentísima administración tiene una línea rectora inconmovible pero que por estar formulada con infinita sabiduría se adecua a toda clase de situaciones, de manera que de su lectura siempre surgirá la solución indubitable a cualquier problema, y el resto son especulaciones inútiles; ahí está la posta total, y lo demás son pamplinas que vamos viendo por el camino.

Hay un decálogo con carácter como de sagradas escrituras del que nadie se puede apartar so pena de terminar en “Siberia”, o el exilio político en el que pasarás de “Soldado de la causa nacional y popular” a “Esbirro de Magnetto y de las corpos antipatrioticas” sin solución de continuidad. Por supuesto, no es algo que esté al alcance de cualquier pescado. Recién cuando llegás al Olimpo que se encuentra en la puntita de la cúpula más alta del Estado Nacional y Latinoamericano se realiza una ceremonia tan ultrasecreta que reíte de los Iluminatti y todos esos payasos, en la cual se te hace entrega del códice que contiene las diez verdades indiscutibles del dogma K, de las que si te apartás un tranco de pulga te volverás un impío cochino traidor, y con razón. Te las dan talladas en una especie de rectángulo doble con uno de sus extremos redondeados, como las tablas de Moisés, porque es algo así, después de todo. Sobre ellas jurás tu cargo, y luego se hace el otro juramento, sobre la Constitución, que es para la gilada y las fotos. El que vale es este que se formula sobre los santísimos mandamientos K.

En una exclusiva que bien podría costarnos la cabeza les ofrecemos a todos ustedes una transcripción de ese decálogo ultrasecreto, porque nosotros no medimos riesgos a la hora de informar a nuestros lectores. Si mañana o pasado aparecemos degollados en un zanjón, sepan ustedes comprender. Aquí está, este es:

1) Kristina siempre tiene razón.

2) Kristina tiene razón absolutamente siempre.

3) En caso de duda, consultar los dos artículos anteriores, no sin antes renunciar.

4) Priorizamos el debate de ideas, el disenso constructivo y enriquecedor, la sana divergencia. Pero siempre para adentro, porque los de afuera son de palo si no son del palo. Si nadie se da cuenta de esto, es problema de ellos.

5) ELLA cumple. ÉL dignifica. Son la continuidad histórica de Perón y Evita, de San Martín y Juana Azurduy, de Bonnie and Clyde pero sin robar bancos sino llenándolos. En nombre del pueblo, claro.

6) “La patria es el otro”, y el infierno de la antipatria son “Los Otros”, esos que ya saben.

7) Los domingos a la noche solo podrás ver en TV a Víctor Hugo, a 6.7.8 o Games of Thrones, que tanto le gusta a ELLA. Si le pasas cerca a Canal Trece te violamos con tu propio control remoto. Opcional: apagar la tele y repasar las teorías de Ernesto Laclau hasta aprendértelas de memoria.

8) Las analogías de uso obligatorio y automático o como respuesta a preguntas jodidas son: JUVENTUD = La Cámpora. PERIODISMO = Militante, o enemigo. PUEBLO = Nos, los representantes. CONSTITUCIÓN = Ya nos ocuparemos de eso. RE-REELECCIÓN PRESIDENCIAL = Nunca lo pensamos ni volveremos a pensarlo hasta nuevo aviso. CORRUPCIÓN = Ajena. MEDIOS = Son justificados por los fines. REVOLUCIÓN = ¡Ésta...! O sea, ésta gestión de gobierno. LAZARO Y CRISTOBAL = I don't Know. ENCUESTAS: ¡Sí a Artemio López, No a Poligarquía! FEDERALISMO = Lo que nosotros digamos que es. PROGRESISMO = Ídem anterior. OPOSICIÓN = Una de nuestras grandes fortalezas.

9) Solo hablarás con los medios que sean confiables; o sea, con los que nosotros te indiquemos.

10) ¡Lucharemos a brazo partido contra el saqueo al país! Porque no queremos competencia.

Nos quisieron vender pescado podrido del que compran el gordo barbudo clarinista y Carrió, pero lo detectamos a tiempo. Eran otros mandamientos, aparentemente truchos, que decían más o menos así:

1) Podés no ser un krichner-Kristinista total y absoluto, pero ya se te va a pasar. Y nosotros nos encargaremos de eso.

2) Y si no se te pasa no tenés nada que hacer acá.

3) Nunca digas “Multimedios”; decí “Corporaciones Mediáticas”. Nunca digas “Blanqueo”; es “Reaparición de capitales”. Ni hablar de “Aprietes”; solo se trata de “Ganar posiciones”. Jamás retrocedemos; tomamos impulso. Un despelote tapa a otro, y la memoria colectiva es frágil. Los derechos no se amplían solos; los ampliamos nosotros o nadie más.

4) El dinero y el poder no pueden comprar las convicciones. Para todo lo demás está el ANSES.

5) No sé lo que irás a decir, pero si querés venderlo como bueno y copado agregarle “Para todos y todas” al final de la frase.

6) Hay vocablos que nunca deberás utilizar. Por ejemplo: “Bóveda”, “Valijear”, “Aparatear”, “Evadir”, “Lanata” (¡Ni nombrarlo!), “Transversalidad” (Ya prescribió), “Demagogia” (Sería demasiado autorreferencial), “Azopardo” (Por la calle donde está la C.G.T de ése...), “Máximo” (Para qué, si nadie se acuerda de el...),” “Gobernadores” (porque están al pedo). “Intendentes” (Otro tanto). Mensualmente te remitiremos un resumen de las nuevas incorporaciones al léxico maldito o casi.

7) Pero hay palabras que mejor no se te caigan de la jeta: “Inclusivo”; “Participativo”, “Abarcativo”, “Pluralista”, “Democrático”, “Latinoamericanista” y cosas así. O las decís u olvidate de tu importancia en la vida.

8) Tenés que hablar mucho de “La Patria Grande” y nombrar a Chávez, a ÉL, a Bolívar, Sucre y todas las estaciones del subte A que recuerdes.

9) No pretendas hablar con ELLA. Vos estás para escucharla, no para hablarle.

10) Nunca menciones la existencia de este decálogo, porque puede ser malo para tu salud. Parecerá un accidente.

Nuestros investigadores discrepan. Algunos dicen que este último decálogo es el auténtico, y otros dicen que es el anterior. De hecho, se han agarrado a piñas entre ellos, pero no le importó a nadie. Además, estaban borrachos.

Como sea, y mientras podamos, seguiremos acercándoles esta clase de primicias de las que no estamos orgullosos, pero igual no nos harán ganar un premio Pulitzer ni nada parecido. Hasta la próxima.

Opiniones (3)
24 de noviembre de 2017 | 23:31
4
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 23:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Brillante y................lamentablemente cierto.
    3
  2. Me mató lo de la línea A!!!!!! Y dentro de las palabras que usamos los kirchneristas te faltó "igualitario". Don Pérez si sigue investigando va a, finalmente ,encontrar la Secreta Secretaía de Eufemismos, que es la encargada de generar esos vocablos!!!!!!
    2
  3. Excelente nota!!En sorna, pero real, lamentablemente...
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia