opinión

Cuando el cover adquiere vida propia

Leandro Mattanó es nuestro historiador del rock y esta vez trae un tema para debatir.

Cuando el cover adquiere vida propia
 

El asunto de hacer un “cover” dentro del mundo del rock ha tenido diversos matices. No nos referiremos al típico cover que hace una banda en sus comienzos cuando todavía no tiene temas propios, ni a lo que está de moda ahora, la banda homenaje o tributo.

Nos referiremos a otros “covers”, que han hecho historia y que poseen un significado diferente. Se trata de canciones que, hechas por otro músico o grupo consagrado, trascienden tanto a la canción original como al artista que las creó, adquiriendo de alguna manera vida propia en su versión nueva. No son ejecutados por principiantes, ni bandas tributo. Son hechos por artistas consagrados, que no necesitan hacerlo para figurar, y que no los mueve otro motivo que no sea la admiración que tienen hacia un artista y su obra, pero para interpretarla con sus propios sentimientos y matices, generando texturas y sensaciones musicales nuevas.

Para empezar, siendo un gran ejemplo de lo que estamos tratando, nos referiremos a un cover de un tema de The Beatles. En el disco Sargent Peppers, la dupla Lennon McCartney hizo una canción para que la cantara Ringo. Se llamaba “With a Little help from my Friends”. Era un tema hasta divertido, con un ritmo alegre y constante. Todos lo conocemos. Pero hubo alguien que de este tema hizo algo más. Le cambió los ritmos, los compases, le puso mucha pasión al cantarlo, con voces desgarradas, le agregó coros vocales, y guitarras punzantes y lo convirtió en un temazo por derecho propio: estamos hablando de  Joe Cocker, que incluyo la versión en su primer disco solista, y que recibió ayudita de unos amigos: Jimy Page y  Steve Winwood que  tocaron en el tema.  Y la versión fue una de las estrellas del Festival de Woodstock, en 1969, donde la performance de Cocker cantando ese tema fue legendaria. De aquí en más, la canción tomó vida propia, en cabeza de Joe Cocker, desvinculándose totalmente de la versión de los Beatles.

Cuando algún artista reconocido hace un cover, seguro que la canción original perteneció a un grande. Y hay un gran artista que pareciera destinar siempre parte de su obra a otros, para que la completen.  Ese es Bob Dylan y debe ser uno de los autores que mas “covers” de famosos ha recibido.  

En su disco “Bringing It All Back Home”, Dylan había hecho un tema, “Mr. Tambourine Man”, que tomó vida propia en manos de los reyes de la psicodelia, un grupo americano, “The Byrds”. Ellos hicieron famosa a la canción a punto tal que al propio Dylan le pareció mucho mejor que la suya. Los acordes con la Rickenbacker de 12 cuerdas de Roger McGuinn, hicieron que la canción se independizara de su autor, siendo hasta hoy en día el mayor éxito de los Byrds.

Y para seguir con Dylan,  en su disco “John Wesley Harding” de 1967,  hizo un tema muy folk,  como era la música de sus comienzos, llamado “All Allong the Wachtower”. En el disco de Dylan, la canción comienza con acústica y armónica, y desarrolla un ritmo monótono y uniforme. En 1967 un americano estaba descollando en Londres, y su ídolo era Dylan. Escucho esta canción y la hizo propia. Sintió hasta que estaba hecha por él, pero que por alguna razón no la había desarrollado. Le dio forma, le puso sus punteos de guitarra magistrales, riffs únicos, transformándose en el cover por antonomasia de la historia del rock, y en uno de los mejores temas de “The Jimi Hendrix Experience”, ya que formó parte del tercer álbum de estudio de la banda, “Electric Ladyland”, de 1968. Conocida era la afición de Jimi Hendrix para tocar temas de otras bandas, pero de ahí a incluír en un disco de estudio un cover,  había un largo trecho. Lo hizo, fue genial y es el cover por excelencia de la historia del rock, “All along the Wachtower”, por Jimi Hendrix.

En los comienzos de los 70, el reggae estaba invadiendo a los sonidos del rock y sus primeras manifestaciones fueron a través de covers. Eric Clapton, en uno de sus mejores discos, “461 Ocean Boulevard” (llamado así porque mientras lo hizo había alquilado una casa, cuya foto es la tapa del disco, en esa dirección de Miami),  obtuvo su primer Nro. 1 en las listas de charts, con un tema que era un cover. El tema era de  Bob Marley, se llamaba “I shot the Sheriff”, y estaba incluido en su primer álbum con los Wailers de  1973. Y Clapton tomó nota de la canción, la modificó, le puso su impronta, y la canción, otra vez, en manos de otro, tomó nuevos rumbos, a punto tal que llevó a Clapton como solista a la cima de los charts por primera vez.

Y para seguir con Clapton, seguramente por cuestiones personales, en 1977, en su disco “Slowhand” (“Mano lenta”, apodo que le habían puesto en la época de los Yarbirds por lo mucho que tardaba en cambiar las cuerdas cuando se le rompían) incluyó otro cover  en el disco. La canción se identifica tanto con Eric Clapton que al salir el disco pocos sabían que no era  de su autoría.  Un gran músico y trovador, J.J Cale, la  había hecho un año antes para su disco “Troubador”, con un ritmo más “shuflle”, y más relajado. El tema se llama “Cocaine”, y Clapton le puso su inolvidable riff, sus cortes magistrales, su voz como a pocos temas, le quitó el ritmo que tenía la original, le puso “rock”,  y la canción tomó un aura que en su versión original no tenía. De hecho, poco se ha escuchado la versión de J.J. Cale. No hubo nadie a fines de los 70 que no conociera el tema, relacionado directamente con el autor del cover, Eric Clapton.

A veces, el cover no tiene agasajado. Es el caso de una gran canción popular irlandesa “Whiskey in the jar” que no se sabe quien la hizo, que ha sido interpretada por varias bandas, la primera de ellas fue Thin Lizzy, que la hizo famosa, pero cuando la agarró Metallica e hizo su tremenda versión en el disco Garage Inc, por primera vez Metallica ganó un Grammy. Si, con un cover!  Y hablando de Metallica, no se puede dejar de mencionar un excelente cover que hizo el grupo de “Stone Cold Crazy”, aplicándole ritmos demoledores, y emociones al gran clásico de Queen.

Y otras veces, el cover tiene tantas vueltas que es incomprensible. Tal es el caso de una canción compuesta por Neil Diamond en 1968 que formó parte de su disco “Just for You” y que un grupo desconocido llamado “Tony Tribe, Jimmy James and the Vagabonds” hizo un cover de la misma poniéndole ritmos reggae. Hasta acá todo bien, muy pocos conocieron el tema y no se escuchó nada. Pero en 1983 al tema, sobre el cover hecho reggae, lo versionó “UB40”, es decir, hizo un cover basado en un cover anterior, y rompió todas las listas y charts. Se llamaba “Red Red Wine”, y la versión de UB40 es la que trascendió y se escuchó en el mundo entero.

Hubo una banda que hizo dos covers inolvidables de dos temas destinados a bandas sonoras de películas de cine. Los temas eran, otra vez, uno de Bob Dylan, y otro de Wings, el grupo de Paul y Linda McCartney. El primero, “Knocking on Heavens Doors”, un tema ubicado remotamente en un disco de Dylan, “Pat Garret and The Billy The Kid”, que era un disco de música para la película homónima, en  la cual Dylan actuaba. Y el otro, un tema de Wings hecho para una película de James Bond, el agente 007, llamado “Live and let die”. Por supuesto que eran los Gun’s and Roses, y lo que hicieron con esos dos temas fue conmovedor. Las dos canciones tomaron matices nuevos, ritmos diferentes, y expresiones musicales que no estaban en las versiones originales. Con estos dos covers, los Gun’s hicieron historia y sus versiones traspasaron a las clásicas.

Otro cover histórico, por la trascendencia que tuvo luego de  su facción, provocando que la canción cruce fronteras impensadas,  con matices desgarradores,  fue el que hizo Nirvana meses antes del suicidio de Kurt Cobain, en el Unplugged de MTV, del tema “The Man Who Sold de World”, año 1972 de David Bowie.

Y habiendo mencionado a  Bowie, un artista primero en todo, fue él quien inauguró una nueva forma de hacer covers. En 1973 hizo un disco llamado “Pin Ups”, que contenía todos covers de la música que a Bowie lo había conmovido de chico. Hay versiones de “See Emily Play”, el primer single de Pink Floyd, y esta también “I can´t Explain” de los Who. Si bien ninguna de las versiones de este tema supero a la original, fue el puntapié para algo que siguieron muchos músicos: el disco completo de covers hecho por un artista consagrado.

Siguieron su camino John Lennon con su disco de 1975 “Rock,n Roll”, en el cual homenajeó a el rock and roll primitivo que era su música de adolescente. Otro disco completo de covers, lo hicieron los Ramones. Se llamó “Acid Eaters”, salió en 1993 y tiene covers de The Who, de los Stones, de los Animals, de Creedence, y otros más.  Otros disco famosos de covers los hicieron Metallica con el mencionado “Garage Inc” de 1998, los Gun´s And Roses con “Spaguetti Incident”, de 1993,  Patti Smith en 2007 hizo “Twelve”, con todos covers,  que tiene una versión demoledora de “Gimme Shelter” de los Stones;  Eric Clapton en 2010 hizo un álbum llamado “Clapton” con todos covers, y tiempo atrás había hecho otro con todos los temas existentes de Robert Johnson, llamado “Me and Mr. Johnson”, y seguramente se me escapa alguno otro más.

Nada mas queríamos resaltar esta particularidad que se da entre músicos de rock, que incluso tiene matices económicos, ya que al incluir una versión en un disco de otro, genera ingresos por derechos al artista versionado, que en algunas ocasiones no es poco. Sabido es que David Bowie incluyó “China Girl”, en su disco “Let´s Dance” de 1983, para darle una mano económica a su amigo Iggy Pop, coautor del tema con él, para que genere ingresos y poder salir de una casi bancarrota que lo acechaba.

Por admiración, o por necesidad cultural de un artista, los “covers” existen, y algunos de ellos trascendieron incluso hasta la propia versión original.

Opiniones (1)
12 de diciembre de 2017 | 13:58
2
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 13:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena nota. Excelente material.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California