opinión

¡Sí!: una década ganada por goleada

Absolutamente toda la gente que me rodea, está mejor que hace diez años atrás.

Uno de los recuerdos relacionados con la época inmediatamente anterior al kirchnerismo, se remonta –tal vez– al invierno de 2002, quién sabe ya. Yo vivía entonces en una vieja casa alquilada, en la calle Suipacha, Sexta Sección, con mi querido amigo Charly y, día por medio, su hijo Hilario. Recuerdo una tarde ir camino hacia una estación de servicio, con un bidón de cinco litros en la mano, a comprar tres litros de kerosén con los últimos chelines del reino, para no cagarnos tanto de frío y cocinar, de paso, algo en la estufa que teníamos.

Mi viejo y añoradísimo Volkswagen Escarabajo –que fue mío por casi 14 años– yacía desde hacía tres meses en un taller, porque no tenía para pagar el arreglo y Víctor, el mecánico, no tenía para comprar los repuestos. Toda mi familia la galgueaba de lo lindo, pero siempre sobró el amor y esto siempre es lo que cuenta.

Sin embargo, a pesar de la honda crisis, ya  mismo quiero decir que la pasábamos de maravillas en la casona de Suipacha: teníamos con Charly una amistad de fierro (aún la tenemos), cajas y cajas de vhs con copias de cine europeo,  un gato que resultó gata y llamamos Diamante, un limonero en el patio que daba los más fucking ricos limones que haya conocido este planeta y novias a montones que conseguíamos por bailar flamenco (él bailaba mejor, sí, pero caranchábamos señoritas los dos, de lo lindo, viera usted).

En verdad, no teníamos un mango, pero la pasábamos de maravillas por múltiples razones; del mismo modo que ahora también lo hacemos, pero económicamente estamos muchísimo mejor, como todos en general. De hecho, aseguro, con total contundencia, que todas las personas que conozco están económicamente mejor que hace diez años (y créanme que conozco a mucha, mucha gente).

Y el país, estructuralmente, en vastas aristas, está mejor. Sé que hay quienes piensan que no es así y lo gritan a los cuatro vientos (por suerte, vivimos en un ámbito de extraordinaria libertad de expresión), y es maravilloso que así lo hagan si buscan construir desde otro lugar, pero en verdad no he escuchado absolutamente a nadie que me demuestre lo contrario a lo que sostengo: estamos mejor, tras esta década ganada. Podemos echar mano de ejemplos aislados de gente que está peor, pero aquí no estamos analizando casos aislados. Ejerzo el periodismo desde finales de los años ’80 y lo he ejercido en la calle. Y no sería honesto con lo que veo a diario, si dijese que ahora la gente está peor o que estos últimos dos gobiernos han sido dañinos. Unos están mejor porque ahora tienen trabajo; otros porque se compran autos, otros porque crecieron sus negocios o industrias; aquellos porque ahora sus hijos van todos a la escuela y acceden a la salud y todos comen a diario, estos, porque se dan lujitos que no se daban o porque pagan las cuotas de una casa propia o porque –gracias a este gobierno– hacen fortunas con sus empresas y muchos otros están mejor en varios planos a la vez y lo saben, y no se animan a decirlo, simplemente porque del otro lado hay un gobierno peronista y jamás se bancarán que un peronista haga lo que ellos no pudieron o no quisieron o lo que es peor: no se animaron. 

(Nota urgente: para los foristas que elijan atacarme, ese de la foto de la izquierda soy yo. No soy peronista, no soy kirchnerista, no tengo ni tuve militancia política, no conozco a ningún joven de la Cámpora, pero que me parece genial que exista, no sé ni dónde quedan las sedes del PJ o la UCR u otra, no he visto a nadie sacar bolsas de dinero, confío en la Justicia, no soy marxista ni anarquista; voto a cualquiera –en la última, por ejemplo, en Godoy Cruz, voté a Alfredo Cornejo–, como antes lo he hecho con otros semejantes y mañana puedo votar a cualquiera de centro-izquierda que me seduzca; sólo vivo de mis trabajos, escribiendo notas en un diario que me permite decir lo que pienso y firmarlo con mi nombre y apellido y laburando con presos en cárceles; tengo caceroleros activos y admiradores febriles de Cristina en mi propia familia y alrededores y a todos los amo y me siento amado y también confieso que no me banco a los probadamente corruptos o simplemente a los chantas o pajeros, ni a los del Partido Demócrata ni a otros tipos de derecha como Cassia o Petri, pero que los respeto, porque han sido elegidos por el voto popular, y también aseguro que estoy convencido de que hay que fomentar y participar en política, porque es una contundente y verdadera transformadora social. Y también confieso que me considero un tipo con buena leche. Dicho esto, damas y caballeros, péguenme, pero del cinturón para arriba, porque me la banco).

Volvamos a la columna. Eran tiempos durísimos los tiempos “pre-K”. Por mil razones que no viene al caso ahora detallar, en mi familia no teníamos ni un mango partido al medio, pero no éramos los únicos: el 53% de la gente estaba bajo la línea de pobreza (ese fue el momento de salir con una cacerola, símbolo para indicar que queríamos verla llena de comida, que escaseaba). En el laburo, me pagaban con tickets de supermercado, que –como todos– daba a mi familia para que compraran morfi y con unos bonos insólitos que, por suerte, en varios bares, me los canjeaban por tragos.

No obstante, tenía y tengo como bien claro que, entonces, había un puñadito de gente que nunca la pasó ni la pasa mal ahora. Siempre han vivido de maravillas y ahora se quejan, porque –en algunos casos, por lo menos– ven amenazado su mundo, pues se les acercan socialmente los distintos, a los que siempre han visto allá abajo y más lejos de lo que ahora los ven (en algún momento, apuesto a que descubrirán que los monstruos y los fantasmas asustan, mientras uno no los conoce; conocido el monstruo o el fantasma, es amigable y muy, muy parecido a nosotros mismos, tanto que hasta podemos amarlo, sentirnos identificados con él, pues, al fin y al cabo, son iguales que nosotros).

Diez años después, no sólo en Argentina, sino en toda Latinoamérica, se cuentan de a puñados y puñados los millones de personas que ya no son pobres (de hecho, ayer mismo, ¡hasta el gobierno de Estados Unidos lo ha reconocido!, mientras que a muchos locales, les cuesta aceptar la verdad, ese ademán de la realidad).

Podríamos hablar de muchas cosas valiosas que han dejado estos diez años de kirchnerismo en la Argentina y en toda la región. También de muchas cosas que deben mejorar, sobre todo en el plano económico (la inflación, la gente sin trabajo, los que siguen pobres) y también de muchas cosas que se deben investigar, como los casos de probable corrupción (hay políticos corruptos, seguro; y también hay periodistas corruptos y empresarios, sindicalistas, profesionales, comerciantes, jueces y lectores de diarios que lo son). Sin embargo, detenerlos en los temas que ocupan a diario a los diarios, haría que se pierda el sentido de lo cotidiano e íntimo que motivó estas palabras.

Hace diez años, éramos presas del desánimo, la calentura sin norte, el que se vayan todos, los platos vacíos, el fracaso de la política, la desesperanza absoluta y el Volkswagen Escarabajo marchitándose en un taller (por cierto, ahora yo también manejo un auto nuevo y no me siento ni culpable por ello, ni distinto de nadie). Vinieron estos diez años de crecimiento, esta década ganada por goleada y ojalá vengan muchas más, conduzca quien conduzca el país, siempre que lo haga a través del voto (si no, se las verá con nosotros, en las calles). 

No obstante, el elegido democráticamente que venga ya no podrá recular respecto de la notable acumulación de derechos que supimos conseguir. Lo que ganamos, lo ganamos  para siempre.

Si hubiera que sintetizar, diría, siencillamente, que hace diez años, éramos pobres y ahora somos de clase media.

Tal vez, el mayor logro de esta hermosa década de nuestra historia: sea que, ahora, cada uno desde su lugar, se siente protagonista. Somos más felices que hace diez años, no me cabe ninguna duda al respecto, por más que a varios les duela que el pueblo sonría y saque pecho, orgulloso de reconocerse a sí mismo. Al fin y al cabo, “la cultura es la sonrisa”. ¿No?



Ulises Naranjo.

Opiniones (38)
18 de noviembre de 2017 | 02:27
39
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 02:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena, Ulises. Y somos varios los q pensamos asi, la mayoria no lo expresa publicamente, pero si en las urnas. Y eso es lo que cuenta, al fin y al cabo.
    38
  2. Paola, estoy de acuerdo contigo! Me alegra encontrar a alguien que piensa distinto y con quien, sin embargo, podemos coincidir en muchas cosas. Yo si apoyo este modelo, pero creo que falta mucho por hacer, como lo de la educación que mencionas. Me dedico a eso, así que veo todas las falencias que decis, por dentro. Y creo que tenes razón. Con la inversión no alcanza. Pero es algo. En fin, estando en pensamientos políticos opuestos, nos acercamos en ciertas cosas, seguramente ninguno de los dos tiene toda la razón ni se equivoca totalmente, solo son visiones. Pero coincidimos en lo mas importantes, nos ilusionamos con lo mejor para todos (y todas) Saludos
    37
  3. juansabas, gracias ! y no pienso que vos me digas gorila oligarca!, lo dije en general que es por ahi el discurso que se escucha en uno de los polos de los extremos! creo que todo lo que mencionas las medidas tomadas a favor de algunos grupos minoritarios como matrimonio igualitario, podría considerar como medida que empoderar , de todas maneras pienso que solo se hizo para coaptar votos! , lamentablemente no creo en lo que plantean desde la dirigencia como "ideológico de este gobierno" ojala sea yo quien este equivocada! yo creo que en cuanto a otros posibles presidenciables van a surgir , tengo la esperanza de que vamos a poder encontrar alguien con quien podamos ver un rumbo....ojala no sea un frente de todos contra alguien porque eso también ya lo vivimos con la alianza y no sirve! tiene que surgir algo distinto , sino significa que no hemos crecido y yo creo que como sociedad hemos crecido y mucho! ....como todo, y en muchos aspectos , el sistema esta en crisis y el sistema político a eso no le escapa, también lo está tiene que surgir una nueva forma de hacer política! y esto va pasar porque esta sucediendo en todos los aspectos, creo que es la humanidad entera esta en un momento de cambio, de construcción de un nuevo paradigma y eso trasciende la visión k o anti k , dcha o izquierda, etc......por su puesto que habrán cosas que se hacen hoy y deberán seguirse haciendo porque son positivas, no pienso porque no estoy de acuerdo con este gobierno para nada, si lo sucede otro hay que destruir todo y volver a empezar, no!! por ejemplo la ampliación en la inversión en educación es innegable que es una buena medida y hay que mantener, solo que para mi hay que llenarla de contenido, a mi no me sirve que haya mas plata para educación si no hay mayor calidad educativa (ej redefinición de los objetivos y la función de la escuela en la sociedad, mayor desarrollo pedagógico, fortalecimiento de la formación del docente, etc) lamentablemente no porque haya mas dinero en el Ministerio de Eduacion Nacional o DGE en mza significa que se invierta en una educación de mayor calidad, no solo tenemos que quedarnos con los indices sino también aprender a leer la ejecución de los presupuestos....pero bueno en fin...vuelvo a desear ser yo quien este equivocada! seguramente sería mejor para todos! (y todas jaaja)
    36
  4. Excelente nota Ulises!
    35
  5. Paola: excelentes tus comentarios, aunque no coincido del todo. Yo tampoco quisiera entrar en debate, y deseo aclarar que nunca te tildé de gorila y oligarca. De hecho, creo que tus palabras demuestran que se puede hacer una crítica pensante y medida de las políticas de gobierno. Sin embargo, creo que hablas como si la asignación universal o la ampliación del sistema jubilatorio fueran la unica medida del gobierno y la verdad es que no es así. Me encantó lo de empoderamiento social, que reclamás, y si bien coincido con vos en que falta mucho para que eso realmente ocurra (quizá solo pueda darse semejante logro fuera del capitalismo) muchas cosas se han hecho en ese sentido. La ampliación de la inversión en educación que, en el largo plazo, estoy seguro dará sus frutos. La igualación de derechos de las minorías, lo mismo. La promoción de la pequeña y mediana industria, la reducción de la deuda externa, el sostenimiento del empleo, la recuperación de YPF, tambien van en ese sentido. El apoyo a la militancia juvenil, también. Creo que algunas cosas hay. Faltar, falta mucho, pero no imagino en la oposición otro tipo que pueda hacerlo mejor y, como decis vos, lograr un verdadero empoderamiento de la sociedad.
    34
  6. Aunque algunos les cueste verlo, la decada la ganamos todos. Los que salen a quejarse por boludeces y los que le hacemos el aguante a estas ideas. Ulises, como siempre, simple, directo y sincero. Cualidades difícil de encontrar en la gente que bardea este modelo.
    33
  7. juansabas toda mi opinión respecto a este tema esta en uno de los primeros comentarios, y si seguro que el plan reactiva el consumo, pero yo no creo que eso solo sirva como proyecto económico de un país serio, y mucho menos si como dice la Presidente se trata de un modelo político y social, y mas que nada, no quiero entrar en ese debate, mi comentario fue por otro que hicieron , en que tratan de descalificar un comentario de otra persona porque uso la palabra gasto.... sabes? me tiene bastante desilusionada como argentina este discurso de que quien disiente de las políticas clientelares de planes es una insensible de la pobreza, esto de aaa considera que el pobre es un gasto que gorila!!! .... eso de gorila , oligarca no es de esta época!! chicos!! no es nuestra realidad, a mi si me preocupa que haya pobreza en mi país, y mucho mas me preocupa que los políticos inventen políticas para dar a quienes necesitan desde políticas que indirectamente los confirman en un lugar de pobres de oportunidades y capacidades, los destituyen de su lugar de sujetos (como vos no podes yo te doy.... ese es el metamensaje, entonces lo confirma en la incapacidad) yo se que la gente que apoya estos planes es porque realmente cree que ayudan a quienes menos tienen, PERO NO ES ASI!!! eso solo sirve como política a corto plazo (y en el mejor de los casos pensando que lo hacen realmente para palear el sintoma, aunque yo creo que es un sistema perverso que los mantiene pobres para que dependan de lo que dan y asi los manejan.... y todos sabemos eso!!!! por favor!!!!!), porque mas vale que le hijo de una persona que ya se mantuvo de planes no va a tener una percepción del laburo y de su propia capacidad para generar lo que quiere en este mundo , hay que trabajar mucho socialmente para lograr el empoderamiento de la sociedad (y también por supuesto en las condiciones sociales y económicas que le brinde la posibilidad de progresar) , entonces mientras tanto esta bien el plan si va de la mano con políticas de empoderamiento y desarrollo comunitario.... esto no es ninguna novedad!!! hasta Patricia Sosa lo dijo en un programa! ... ella trabaja con los qom y dice que se dio cuenta que llevando cosas y dándoselas no ayudaba!!!!!!!!!!!! todos lo sabemos eso por favor!!! entonces no sigamos gastando saliva ni energía en diálogos sobre supuestas diferencias donde no las hay!!!!.............en síntesis el consumo y la inyección de dinero en el bolsillo de la gente no es ni un modelo económico ni mucho menos un modelo de pais , de sociedad e ideológico que yo quiero para mi país!!! hay que trabajar en la visión positiva de las personas, en su autodeterminación , empoderamiento y en la creación de oportunidades serias de progreso social y económico.... a y otro detalle son DIEZ AÑOS!!!! no estamos haciendo el balance de un año de gestion!!! es mucho tiempo como para evaluar la real tendencia de un proyecto político, social y económico.... y este para mi da muestras de ser: corrupto, clientelar y por lo tanto empobrecedor aunque embobe con el consumo (que ya pronto se acaba por la mega inflación que hay), autoritario, esta minando las instituciones, no forma cuadros políticos serios, ni siquiera tienen sucesor.....otra cosa mas también!! no nivelemos para abajo!!! eso no nos hace bien, no comparemos con años peores o países peores, no seamos mediocres!!! miremos para arriba, pensemos en grande!!!!!! cuando uno quiere hacer las cosas bien las hace y todas juntas,,,, o sea podes combatir el narcotráfico y dar AUH a la vez!!!!! es nuestra responsabilidad exigir dirigencia política de calidad... YO QUIERO UN PAIS DONDE TODO FUNCIONE BIEN!
    32
  8. Muy buena
    31
  9. Para castigador: no se trata de economía, se trata de consecución de derechos, en la era Menemista unos pocos crecieron económicamente y los demás PERDIMOS derechos. En esta década nadie puede negar que los derechos ciudadanos se expandieron como casi nunca en nuestra historia. Para Paola: los subsidios que reactivan el mercado interno y promueven el consumo que genera trabajo en la mediana y pequeña empresa, son INVERSION. Excelente nota Ulises, te banco.
    30
  10. Tal cual Ulises, no le agregaría ni sacaría una coma. Para resumir en datos concretos porque se puede considerar rotundamente que se ganó una decada, aunque tengamos algunos goles en contra, que es justo también contarlos: A favor: AUH, niños cuyos padres, trabajadores informales como albañiles o domésticas, comenzaron a percibir una asignación, con la obligación que se los cure y eduque. Plan conectar-igualdad, para acortar brechas. Viejos y viejas que trabajaron toda su vida y no alcanzaron a cumplir sus aportes o se los birlaron o lo hicieron en sus casas, como las amas de casa, accedieron a una jubilación. Crecimiento sistemático del PBI a tasas nunca vistas (6%-8%) en este país, si crece la economía hay más inversión, empleo y por ende mejora la calidad de vida. Políticas de integración con pueblos hermanos y firmeza para discutir con los poderosos. Libertad absoluta para publicar y decir todo, la verdad y lo que supuestamente es verdad. Acceso a bienes y servicios como nunca antes, autos, casas, electrónica, telefonía móvil, tv satelital, etc,. Acceso al crédito para todos. Posibilidad de viajar a lugares que veíamos solo en fotos. En contra: Falta de transaparencia en algunos actos del gobierno. Extensión excesiva de los planos sociales, que deriva en clientelismo, si mejora el empleo no continua el plan. Serios problemas para atacar las principales causas de la inseguridad, narcos, sistema disuasor y represor corrupto, organizaciones protegidas, etc. Funcionarios corruptos o sospechados. Dificultad para sostener la política monetaria que deriva en medidas represivas. Como conclusión, se necesitan medidas urgentes que las tendrá que llevar adelante este gobierno o el que continue, pero a partir de una base de logros que en los 30 años anteriores no se habían alcanzado, ya sea por obedecer a intereses o mandamientos corporativos o extranjeros, por corrupción, ineptitud o una combinación de todas estas causas. No se quien o que partido deberá seguir a partir del 2015, si se lo que vivimos hasta el 2003 y lo que vino después y me quedo largamente con esto último.
    29
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia