opinión

Desahuciados

Que el amparo sea el desamparo de los derrotados por la indiferencia, la melancolía, el desamor y la burla.

Desahuciados

Y un día vino una niña caminando despacio por la vereda sombría y fría y tocó mi puerta para pedir plata para la leche y el pan. Mi respuesta fue la de siempre, portero de por medio, “no mi amor, no tengo”; y así. Entonces pensé en el abandono que le propiné a esa niña y me tendí sobre la cama, abrazando la almohada.

Tenía su cara grabada. A la media hora salí corriendo a buscarla por el barrio, golpeando cada puerta, preguntando si no la habían visto, si no sabían para adónde podría haber agarrado -si para la derecha o para la izquierda, si se había hundido en la tierra o había salido disparada como una bengala hacia el cielo.

Nadie sabía y mucho menos quería atender mi preocupación a eso de las siete de la tarde, cuando la noche se apresura y el frío cachetea. A esa niña la hemos abandonado para siempre, pero de la peor forma, de la más cruel, puerta por puerta, minuto a minuto. Y yo fui parte de esta sociedad maldita.

Deberíamos, pensé, tener un arma cada uno para armar un ejército de andrajosos y proyectar el gran golpe de una buena vez. Deberíamos pedir armas por las casas. Plan canje. Internarnos en el piedemonte y fundar un pueblo nuevo. Una tribu de depresivos, cojos, paralíticos, ancianos, niños abandonados, hambrientos, esquizos, perros mutilados y a la deriva. Una especie de “operación mutante”, a lo Alex de la Iglesia.

Ejercer el total aislamiento social para morirnos todos juntos de a poco, de sed y de hambre, de dolor y de angustia. Abandonarnos hacia la nada. Romper la conexión, cortar los cables, desenchufar todo lo que teníamos. Realizar una experiencia de muerte asistida por abandono.

Cada desahuciado tendría una causa por la cual morir. Fundar un lugar de iguales y de pares, una mísera y efímera identidad donde sumergirse al menos por unos meses hasta escupir la última saliva del desencanto. Hacer una gran convocatoria a los que perdieron el sentido de todo, de cada paso que dan; y ya.

Que el amparo sea el desamparo de los derrotados por la indiferencia, la melancolía, el desamor y la burla. Una pequeña sociedad de locos del dolor. De paso, le hacemos el trabajo a los demás, a los que quieren eliminarnos, a los que nos persiguen y a los que nos quieren incluir desde asociaciones de caridad. Una gran aldea que nos cobije por unas horas o unos días, como tienda de campaña en una guerra, sin médicos.

Opiniones (6)
19 de noviembre de 2017 | 12:12
7
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 12:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Che, Padilla, cómo te ves votando a Boudou? Sería lindo que la fórmula fuera Boudou-Echegaray: el de la UPAU y el cadete de Marina admirador de Massera, una fórmula bien K!!
    6
  2. Margotito... un duende que todo lo sabe.
    5
  3. Hernancito, NO SEAS VINAGRE. ¿vos queres que use la cabeza? Bueno de donde sacaste a los onanistas y a los homo o lo de faloperos.- Tenes mucha imaginación viejo no uses tanto la tuya, te aclaro que no estoy para discutir ideas, solo las leo y me pueden gustar o no, pero no juzgo y si lo leo al Marce es por que algunas notas son excepcionales y otras una KK y no tengo por que obligadamente quedarme callado; y vos no tenes por que defenderlo,o nunca leiste algo discriminativo en los articulos del Marce (Tá bien solo discrimina la minoria BURGUESA) A pesar de que el pertenece a la misma minoría quiera o no
    4
  4. de nuevo te la vendieron cortada Padilla?
    3
  5. Algunos siempre con lo mismo, el dealer, la falopa, etc. Cansan viejo, zupay usa un poquito la cabeza querido!!! Discutí ideas o conceptos, no si la gente es falopera, homosexual u onanista.
    2
  6. Marce, te falló el dealer el finde, ¿Por que tanta culpa? ¿Tenes portero visor para verle la cara?
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia