opinión

Vietti insiste con un protocolo de aborto que desampara a menores de edad

La adhesión al Protocolo de Aborto no punible permitiría que una niña de 14 años, sin el consentimiento de sus padres, se practique un aborto firmando una solicitud en cualquier centro de salud de la provincia.

Vietti insiste con un protocolo de aborto que desampara a menores de edad

El proyecto de ley para que Mendoza adhiera al Protocolo de Aborto no Punible, que ya fue mandado a archivo por la Cámara de Senadores de la Provincia en diciembre del año 2012, fue presentado nuevamente dos meses después sin ninguna modificación, con las firmas de los diputados del Frente para la Victoria Raúl Guerra, Jorge Tanús, María Lorena Saponara y la diputada estudiante de Derecho Marina Femenía.

El proyecto adhiere a la “Guía Técnica para la Atención Integral de Abortos No Punibles” del Ministerio de Salud de la Nación del año 2010, que determina el procedimiento a seguir para que una mujer pueda abortar. La iniciativa se presenta enarbolando falsamente la bandera de los derechos de la mujer, con la supuesta protección –que no es tal- a embarazadas fruto del traumático y repugnante delito de violación.

A pesar de que en sus fundamentos y justificación se mencione que tiene como fin reglamentar el acceso al supuesto “derecho fundamental de aborto no punible” esto en verdad no es así. Tal como se explicará a continuación, de la lectura surge el propósito de fondo: introducir en nuestra legislación provincial el aborto legal y libre.

Específicamente la Guía habilita la práctica del aborto sin tener en cuenta la edad gestacional, por tanto podría practicarse un aborto hasta con 38 semanas, con el enorme riesgo que existe sobre la vida de la madre. Además, otorga pleno consentimiento a una menor de edad para que a partir de sus 14 años lo solicite sin necesidad de dar noticia a sus padres y bajo expresa prohibición de que el centro de salud los informe.

En la Guía es competencia exclusiva de los médicos tratantes decidir si el caso encuadra en las previsiones de no punibilidad contempladas en el Código Penal, lo que desmotiva la denuncia penal con la consecuencia de no perseguir al violador. Con la decisión de un médico, cualquiera sea, o un psicólogo matriculado sería suficiente para realizar la práctica abortiva, quitándole la competencia al juez que es quien debe resolver si existe o no la causal de no punibilidad prevista en la norma penal. Así todo la eximente de responsabilidad no es óbice para la práctica de un aborto, sino que es una causal de no punibilidad posterior a la comisión del delito.-

A su vez establece responsabilidad administrativa, civil y penal a cualquier efector de salud ante la “negativa injustificada” de practicar un aborto. Es decir a pesar de reconocer vagamente el derecho a la objeción de conciencia, obliga en todos los casos al profesional a intervenir en la práctica abortiva en caso de ausencia de profesional no objetor o de urgencia.-

Así mismo no prevé el tratamiento en comités, o equipos interdisciplinarios que sería lo más conveniente para casos de mujeres violadas, sino todo lo contrario propone un mecanismo de celeridad, beneficio de la duda y favorabilidad para que el aborto se realice sin dilación de tiempo.

 Según los especialistas que abordan estos casos tan complejos, en el momento del embarazo post-abuso la mujer no tiene la estabilidad emocional y afectiva necesaria para tomar una decisión de tanta importancia y magnitud y el Estado no estaría presente para protegerla integralmente en ese momento. La guía técnica no propone ningún mecanismo de apoyo psicológico ni de contención posterior al aborto, como tampoco da tratamiento a la violencia ejercida contra la mujer; lo cual, como ya se dijo indica la finalidad última del reglamento en cuestión que  es introducir la práctica del aborto libre y gratuito en cada rincón de nuestro país en los mal llamados casos de abortos no punibles, sin preocuparse verdaderamente por la salud integral de la gestante.

No se queda con eso la guía, sino que también deja la puerta abierta a ampliar los casos de abortos terapéuticos consagrados en el inciso 1º del art. 86 del Código Penal al definir el derecho al acceso a la salud, y por tanto al verse esta comprometida podría recurrirse a la práctica abortiva, en todos los casos en que una mujer no tenga un “completo estado de bienestar físico, psíquico y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o afecciones”. Es decir que cualquier mujer que no encuadre en la definición de “salud” de la guía, podría realizarse un aborto sin más trámite.

Los avances científicos en el mundo –que no existían en 1922, año en el que fue contemplado el aborto no punible en nuestro Código Penal- han demostrado que el aborto es una nueva forma de violencia contra la mujer y un signo de deshumanización de la sociedad. La mayoría de las mujeres aborta por presión social, violencia o maltrato psicológico. Promover el aborto no es ayudar a la mujer sino perpetuar la violencia hacia ella. El proyecto de aborto no punible es una cuestión política que agrava la situación de las víctimas al desmotivar la denuncia y obligarlas a volver sin apoyo estatal al entorno doméstico, donde ocurren el 80% de los abusos - según organizaciones como “A.VI.VI”( Ayuda de Víctimas de Violación).

Opiniones (11)
17 de noviembre de 2017 | 22:17
12
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 22:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "Cualquier mujer que no encuadre en la definición de ?salud? de la guía, podría realizarse un aborto sin más trámite." Esto me pareció lo más grave de la guía, porque abre, no una brecha, sino un portón, para todas aquellas mujeres que quieran realizarse un aborto. Más allá de eso, el aborto en mi opinión no resulta una solución a la mujer embarazada q ha sido violada, sino q le agrega un trauma más. No se necesita un aborto para "devolverle la dignidad" a esa mujer, porq nunca la perdió, ya q fue forzada brutalmente a hacer algo que no quería. Que decida tener a ese niño es lo q la ennoblecerá y la hará feliz, aunq quizá en el momento no pueda entenderlo. En todo caso, me parece más grave que, en el estado débil en que se encuentra la mujer (tanto física como psicológicamente), el Estado insista en q ese embarazo le arruina la vida, incitandola a que se realize un aborto...en vez de brindarle soluciones concretas le facilita el acceso a la peor de las decisiones, la decisión que le va a arruinar la vida, en serio, para siempre.
    11
  2. genial el artículo, creo q más q una simple opinión es un MUY BUEN INFORME JURÍDICO-SOCIAL, a diferencia d otras opiniones , veo q esto suma un montón de claridad al tema, pues otras voces no lo han explicado "analíticamente" como acá. Hasta ahora PROTECCIÓN DEL NIÑO POR NACER + PROTECCIÓN A LA MUJER es la propuesta superadora, y la fórmula q protege más... gracias
    10
  3. Me parece pésima la nota. Sé que es una opinión, pero realmente no suma nada al debate y sólo confunde a las personas.
    9
  4. Al violador: castigo ejemplar; al inocente del niño por nacer: vida; a la mujer víctima de violación: amparo real. A los que piensan que el aborto es la solución mediten: Si lo que el violador produjo con su violación en la mujer es un quiste, se lo sacamos y en paz. Pero si es un ser humano...como afirma la ciencia, no jodamos chicas...seamos serios. Los legisladores esto lo tendrían que tener en cuenta. De la Femenía no me extraña porque le faltan todavía unos libros, pero de Tanus...claro es ingeniero y de hormigón debe saber un montón pero de esto...una lástima.
    8
  5. Derechos humanos para todos/as: para la persona que aún no nació, y para la mujer que no quiere ser madre (sea porque es fruto de violación o porque no quiere serlo) que el estado se haga cargo del niño, de toda la atención médica, psicológica y social de la mujer embarazada. El estado tiene el MISMO deber que un padre. Así se respetan ambos derechos humanos, matando a un ser humano es dificil entender que se driende el derecho del otro ser humano, eso sería ponerle más valor a una persona que a otra.
    7
  6. ¡Cuánta ignorancia! El protocolo no debe confundirse con una ley de aborto. Lo que hace es dar marco a los casos de aborto que hace casi un siglo están amparados por la ley. Y tiene como función proteger a las mujeres que ya han sufrido algún trauma, de personas que, en nombre de ideas fundamentalistas, las someten al ultraje de no poder abortar como quisieran. ¡Quien no quiera abortar que no lo haga! Pero, de una vez y para siempre, ¡¡¡fuera las religiones de los asuntos de estado!!!
    6
  7. ¿Y por qué no si cualquier chico de quince o dieciséis años te puede dejar embarazada , sin control de los padres y sin hacerse cargo de las consecuencias? ¿Por qué la diferencia: la mujer es responsable y el hombre, viva la pepa? La violencia contra la mujer no desaparece porque se la haga aparecer como una forma de humanidad que no es tal,sino machismo puro, donde la mujer debe pagar por serlo. A la iglesia le interesa un rábano el niño por nacer, le interesa si, mantener la situación de la mujer en sumisión y dominación, como lo ha hecho a lo largo de su historia. La diferencia de trato entre el hombre y la mujer es tanta que apabulla.
    5
  8. Excelente nota. Esta señora debería ponerse a pensar en soluciones y no en crear más problemas a las mujeres.
    4
  9. Muy buena nota. La verdad clara y sin tapujos.
    3
  10. El protocolo abortista suma un trauma mayor al tremendo horror que significa una violación. Contención integral a las mujeres violadas, defendamos a nuestras futuras madres y protejamos a las personas más indefensas de nuestra sociedad: el niño por nacer..NO AL ABORTO LIBRE EN MENDOZA
    2
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia