opinión

Canción de amor a los distintos de mí

“La sociedad está dividida”, dicen. Pero pensar diferente no divide. Acumular y acumular, sí.

Confieso que me encanta que tipos que admiro piensen bastante parecido a mí. Ha de ser que tal suceso me marca un modo de funcionamiento y una forma de pertenencia que delatan una forma de cultura, una actitud ante la vida.

Si alguien a quien admirás, elige igual que vos, bueno, eso te indica que hallaste un compañero de ruta para compartir el agua de la vida en los descansos. Ni hablar si, además, lo hace alguien a quien amás.

Como muchos, intento –a largo del tiempo– encontrar coherencia en mis convicciones, un hilo conductor para moverme en el laberinto. Y, cuando uno se encuentra en la mirada y las reflexiones del otro, surge entonces la compañía, esa forma de presencia en la inmensa ausencia. El desafío, ya lo veremos un poco más adelante, si avanzamos en la lectura, está en encontrarse también en la mirada de los que piensan distinto.

Con unos, con los iguales, se construye. Con los otros, con los distintos, se crece.

Y no hay una sociedad en ruta saludable, sin intentos de armonizar las contradicciones (intentos, escribo, intentos, no resolución de ellas; las contradicciones nos constituyen a todos, como la madera al palito, al decir de Juan Gelman).

Empecemos, entonces, por los que piensan semejanzas a las mías. Que gente que uno, por distintas razones, admira, como el citado Gelman, el Indio Solari, Gladys Ravalle, Alejandro Dolina, Estela de Carlotto, Manu Ginóbili, Diego Peretti, León Gieco, Jorge Marziali, Joaquín Sabina, Mariú Carrera o Ricardo Mollo (por sólo nombrar una docena) vean con buenos ojos –y también con saludable crítica en los puntos que lo merecen– la gestión nacional de gobierno, me provoca –a qué negarlo– un encuentro de íntima alegría y convencimiento con aquello que, vía experiencia social y cotejo con los argumentos de los que se oponen, se me termina consolidando como pensamiento.

El silencio posterior, el respeto hacia la conclusión, bien puede llamarse honestidad. Y la honestidad no tiene bandera. Lo fabuloso de la diversidad es que todos podemos sentirnos honestos, más allá de nuestras conclusiones, después de ponernos en el lugar del otro y contenerlo en lo que pensamos.

No obstante, no es en esa lista de nombres donde busco poner el acento, pues los que piensan diferente de mí, han de tener su propia lista (con sus propios admirados: tal vez estén ahí Campanella, Darín y su hermana, Suar, Susana Giménez, Sarlo, Del Sel y otros ejemplos de celebridades críticas de la gestión nacional).

Además, soy consciente de que tirar nombres a algunos sólo les sirve para defenestrar a los que ejercen la valentía social de poner la cara, tengan la cara que tengan y la pongan donde la pongan. Decir lo que uno piensa –en esta tremenda hipocresía social que atravesamos– termina siendo siempre un buen ejemplo de civilidad.

Aquí, el problema de siempre corre por cuenta de los tibios de siempre, los que ejercen la queja como mantra de sus miserias espirituales y la tiniebla como prueba de su falta de cojones para el compromiso. Esos son los que, sueltos de cuerpo, pero con el valor de lo irrevocable, dicen, que “la sociedad está dividida”, “hay un enorme clima de crispación”, "en Barrio Norte también tenemos hambre" y huevadas por el estilo.

Digo yo que las sociedades se dividen, sí, pero no pensar distinto. Las sociedades siempre están divididas en sus opiniones, hasta incluso es nutritivo que lo estén, porque así no reina un pensamiento único. Por eso, está bueno que estemos divididos a partir de lo que pensamos. Nada peor que la ignominia de la dictadura o que la anestesia de los años cínicos del menemismo.

Y si mañana, vía voto, siempre vía voto, los que piensan distinto son gobierno, bueno, ojalá sostengan la enorme libertad de expresión que tenemos ahora, que llega a que se monten shows bochornosos como los de Lanata, groseras operaciones de prensa de todo pelaje, análisis políticos de tres centímetros de profundidad y definiciones políticas que pesan lo que un suspiro y repitencias de contenidos de un medio a otro, sin el menor chequeo y cacareos sin límites y mentiras a boca llena, subestimando a las audiencias y audiencias dejándose subestimar. Y más: se llega, incluso, a que todas estas prácticas sean consideradas periodismo. Hay tanta libertad que, de hecho, algunos no saben cómo usarla y otros tiene doctorados en lastimarla.

Para compensar la balanza de estos dichos digamos que, si los que piensan distinto ganan y se convierten en gobierno, no dejarán de echar mano de sus propias versiones de “6,7,8”, como antes se las tuvo con los José de Zer, los Neustadt y los Grondona. Nadie que tenga poder, renuncia a tener su propia campana, a dar su propia versión de los hechos. Y menos cuando la mayoría de las campanas del jardín son tañidas por una sola mano, por todos obedecida (por eso, también, dejemos de una vez de pensar que el poder es solo el poder político).

En fin, estábamos hablando de la sociedad dividida.

La sociedad está especialmente dividida, sí, pero entre los que ganan muchísimo y los que no ganan casi nada.

Entre los que acumulan, hay vivarachos de los dos lados de la vereda y desdichados de ambos lados, también. Unos y otros dirán lo que tienen al respecto y nosotros deberemos escucharlos a los dos, antes de sacar conclusiones y seguir yugando para sobrevivir y participar socialmente para resultar ser mejor representados. Atorrantes, hay en las dos márgenes del río, eso bien lo sabemos.

Por eso, pensemos distinto; pensemos muy distinto, si es necesario, pero con buena leche, porque así, naturalmente, casi por decantación, surgirán los intereses que van más allá de lo necesario para uno mismo.

Cuando a uno piensa por sí mismo, pero poniéndose en el lugar del otro, encuentra respuestas comunitarias, en lugar de recetas para salvarse solo. Mientras más sean los que se salven, mejor la van a pasar tus hijos y tus nietos y los que vengan de sus semillas.

Sería así: vestite con el pensamiento que quieras, pero levantá muros para una casa pensando en la posibilidad de que vivamos todos.



Ulises Naranjo.

Opiniones (25)
15 de diciembre de 2017 | 22:57
26
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 22:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A mi lista, agregale a Juan Pablo Varsky. Ahhh y por supuesto a Ulises Naranjo.
    25
  2. Ulises, una preguntita: Cuando decís "acumular, acumular" a quiénes te referís... ¿Podrías ser un poco más directo? Es que tengo una duda por aquello de la niebla gris que a menudo no nos deja ver al otro.
    24
  3. La nota de Ulises es muy gráfica y me tomo el atrevimiento de contar algo personal que ocurrió dos meses antes de las elecciones del 2011. Me invitan a comer un asado en la casa de un compañero de la secundaria y me junto con tipos que no veía en meses, otros en años y otros desde que deje la secundaria. Tome la temperatura a los comensales y habían desde a-políticos, reaccionarios y algunos progres radicales, pero el grueso eran apolíticos. Militantes de este modelo éramos solo dos y otros que a lo mejor simpatizaban con nosotros, pero no abrieron la boca. Empezamos hablando de todo un poco, de fútbol, de trabajo, y de golpe alguien dice muy suelto de cuerpo: Este país, así, no da para más, después de las elecciones se va todo a la mierda. No dije nada, la deje pasar, porque no quería discutir, no daba para una discusión que exaltara las miserias. Al rato escucho a uno decir: Éstos van por todo y no van a parar hasta llevarse puesto al congreso y a la Justicia. A esa altura, me empecé a sentir incómodo. De la otra punta de la mesa otro dice: ¿Éste es el menú de Moreno del Indec?. Y otro le contesta: No esta es la Carne para todos, a 60 mangos la tira de asado. Y se ríen! Pense que todos me provocaban para que dijera algo, que saliera en defensa del proyecto político que apoyo o tal vez no esperaban que contestara y solo era una catarsis colectiva entre a-políticos, reaccionarios y radicales. Mientras veía su alegría ante tantos comentarios anti-K me preguntaba. ¿Creerán que cuando no gobierne más el Kirchnerismo el país dejara de estar dividido? ¿Creerán que los que pensamos como pensamos, dejaremos nuestras convicciones y nos sumaremos a ellos? ¿Sabrán lo que es tener convicciones? ¿Sabrán que es ser un fanático? Tome aire y decidí poner el pecho y afrontar la situación, no daba más, me sentía insultado y menospreciado, entonces pregunte: ¿Que se puede hacer, que harían ustedes? No tuve respuestas políticas solo dijeron: ¡Hay que matarlos! No quise preguntar más, porque la frase fue contundente, aclaraba lo que es un fanatico y porque, en ese marco, daba una solución al país dividido. Con la desaparición del enemigo el país volverá a ser uno solo.
    23
  4. Muchos hablan del "modelo" como si este estuviera basado en la redistribución de la riqueza o la mejora de la educación con netbooks. Está claro y nadie duda que una asignación es buena siempre y cuando vaya de la mano de otros planes que generen soluciones a largo plazo, como el trabajo. Algunos dicen que también hay que tener en cuenta que gracias a la asignación universal los chicos van a la escuela y tienen sus vacunas al día. Ahora, van a escuelas hacinadas con profesores mal pagos y que no están preparados para controlar a 35 chicos. Y habría que ver y discutir qué tan saludable son las vacunas, sobre todo teniendo en cuenta quiénes las desarrollan. (Recomiendo ver la peli Contagio). Pero vuelvo al tema del famoso "modelo". No, amigo, el modelo no es eso que enumeré, el modelo es el modelo extractivista, la explotación capitalista de los bienes comunes entendidos como recursos. En eso sí hay un plan sistemático y de larga data, que tiene sus patas en la industria de la biotecnología (Monsanto), la minería (Barrick y muchas más), y los monocultivos. Todas estas prácticas tienen como consecuencia el desalojo de comunidades, la criminalización de la protesta (de la mano de 5 reformas a la ley antiterrorista en menos de una década). Esas corporaciones para las que el gobierno trabaja son tan despiadadas como Clarín, a pesar de que solo recae el peso discursivo sobre ellos. Y les paso un dato: en la página de Anses pueden ver que el Gobierno es accionista de Clarín, Quickfood y Ledesma entre otras... En esas empresas invierte los fondos de seguridad para las jubilaciones. Pero bueno, no importa porque igual podemos consumir como dice Cristina, para reactivar la economía, no? Fijate el consejo: consumí, no luchés. Ese es el modelo.
    22
  5. Naranjo, admirar a los que piensan como vos es absoluto narcisismo y soberbia. No sos creíble. Sos tremendamente imparcial. No querer ver los innumerables y evidentes errores de este gobierno te convierte en un miope. Estás ciego o te hacés el tonto mirando para otro lado? Ese es el límite que define tu moral. Cómo rotularías a alguien que está del lado que gana poco dinero, pero no está de acuerdo con el modelo de este gobierno??? Cómo definirías a un socialista que no está de acuerdo con este gobierno? Hay muchos. Se te escapa la tortuga. En el fondo no creés que sea bueno que todos pensemos diferente, como la mayoría de los kirchneristas, odiás, se nota, a quienes se oponen al "modelo" corrupto del actual gobierno.
    21
  6. La división de la sociedad siempre ha sido de clases. Lo que sorprende es que los defensores a ciegas de este "modelo" hacen silencio sobre los "acumuladores" de su propio lado. Se niegan a ver el enriquecimiento obsceno de los amigos del poder, creen fehacientemente que Puerto Madero es Sierra Maestra, que una casta de burócratas enriquecidos milagrosamente les van a hacer la revolución. Olvidan que esta misma gente fue la protagonista de la entrega y el remate de la década del 90, una perdida y otra ganada, debemos estar empatados. Ellos han ganado sin duda alguna. Hablan de modelo nacional y obvian los desesperados intentos oficiales, cumplidos en provincias como San Juan, La Rioja y Catamarca, de imponer a la Barrick Gold y su megaminería contaminante como gran solución económica: es la política del paisaje arrasado y se llevan toda las ganancias. Ignoran el avance de Chevron en la explotación del petróleo no convencional que es más contaminante que la minería a cielo abierto. Resaltan la represión de Macri e ignoran el lento genocidio de los qom, de los wichis, y los no tan lentos asesinatos de los mismo para arrebatarles las tierras, en las provincias más K: Misiones, Formosa, Chaco, Salta. Ihnoran la represión de Tinogasta y Famatina, ignoran la represión a los maestros en el Chaco. Son como los muertos de "Sexto Sentido" : sólo ven lo que quieren ver. Con gente que no tiene capacidad crítica no se puede discutir.
    20
  7. Ulises agradezco tu respuesta puntual pero busco gestos de acercamiento, no condescendencia. No has podido siquiera admitir ( mucho menos enumerar como hiciste con las ventajas ) los problemas de este modelo. Para el resto de las respuestas tipo Klavier, tienes razón, no hemos tenido ningún gobierno como este, no hay oposición que de balance, pero ello no quita que existe muchísimas para mejorar y el fanático no las ve, mucho menos las admite. En ningún momento digo que tal o cual sea mejor, digo, lo mas claro que puedo, que este modelo no funciona como nos dicen, y al no admitirlo no vamos por buen camino.
    19
  8. Ulises: Para mí, y sólo para mí, este no es el Ulises que me conmueve muchas veces con su pluma... Y no tiene nada que ver con tu posición política; es que el tema casi es pequeño para vos más allá incluso de la presumible utopía... Me parece (insisto: solo a mí, por supuesto y humildemente) que te tomaste unas breves vacaciones. Y puede ser bastante peligroso cerrar los ojos en pos de una intención hasta sanamente principista, más allá de que en la vida nada es absolutamente negro y nada es absolutamente blanco y los grises nos rodean hasta nublarnos la mirada e impedirnos mirar al otro piense igual a mí o no, porque el otro, como yo, también está rodeado de sus grises.
    18
  9. Naranjo, pretendiendo desde la falsa premisa de la alegría que le da la gente que admira y está con el gobierno como Ud., que los demás compartan es tan ilusorio como considerar que su nota es imparcial. Ud. ¿admira a Florencia Peña y Federico Luppi? Me imagino que no, pero también han hecho gala de su chupamedismo y no los nombra. Defenestra a Lanata, y no lo escucho hablar de Barone, Morales, Bajada de línea, duro de domar, futbol para todos y sus goebbelianos mensajes. Lo que pasa es a algunos que no nos llenamos de guita, laburamos 45 años para una jubilación de 2.000 pesos a la que ahora no se va a poder apelar, y vemos los ladrones que ud. defiende entre los cuales hay asesinos que forman o formaron parte del gobierno como Schoklender, o Vaca Narvaja, o Verbitsky, o Kunkel, a esos que el gobierno "ni nacional y popular" pretende arriar con versos como el suyo, pero que conservamos la dignidad es dificil que nos compren con un plan, una netbook, y después nos quieran convencer que los 51 muertos de Once y los ahora 67 de la Plata son un daño colateral, no los hace dignos de la cárcel, esas que ud. denuesta a diario pero le satisface que los milicos hayan ido a parar a las mismas. Dígales a sus ídolos que empiecen por los "amigos", aunque dejen salir a todos los demás, que lo mismo van a estar llenas. Saludos.
    17
  10. SABES HASTA DONDE LLEGUE, EN LA LECTURA DEL ARTICULO, HASTA DONDE DECIS; "SOSTENEMOS UNA GRAN LIBERTAD DE EXPRESION". SOS UN HIPOCRITA, DESDE EL 83 EN ADELANTE HEMOS TENIDO GOBIERNOS MALOS PERO NUNCA UNO CON MAS SED DE VENGANZA, ODIO Y PERSECUCION IDEOLOGICA, COMO ESTE QUE DEFENDES. LA VERDAD, NO MERESES SER LLAMADO PERIODISTA, SOS UN SIMPLE AGENTE DE PROPAGANDA PARTIDARIA, INCAPAZ DE COLOCARTE EN EL CENTRO PARA PODER MIRAR LAS DOS PUNTAS, COMO TODO BUEN PERIODISTA.-
    16
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho