opinión

El que puso dólares, recibirá...

Para los amargos que dicen que no somos competitivos ante el mundo, el Gobierno decide que compitamos con los más prestigiosos paraísos fiscales del planeta.

El que puso dólares, recibirá...

Así es, queridos lectores y lectoras: son demasiados los contreras recalcitrantes cuan antipatrios que fatigan el aire argento boqueando que somos poco “competitivos” internacionalmente, entre otros infundios. Obtusos y/o malintencionados como ellos solos, en general omiten decir en qué sí somos competitivos, porque son muchos los aspectos de la puja entre naciones que pueden mencionarse. Para ellos, la competitividad es una e  indivisible, y no suelen desmenuzarla analíticamente; entonces, quedamos como unos nabos en todo y para todo. Cualquier argentino bien nacido sabe que no es así. Hay harta competitividad corriendo cual sangre vivificante por nuestras venas sociales, y poseemos capacidades extraordinarias para la contienda en lo que sea. De lo contrario, no hubiéramos sobrevivido a los gobiernos que tuvimos, muchos de ellos integrados primero y desintegrados luego por varios de esos mismos que alegan “poca competitividad”. La tenemos en ingentes cantidades y en el sentido más “darwiniano” imaginable.

Pero no nos vayamos por las ramas de la teoría de la evolución, en la cual la noción de competencia es completamente central. Vamos a concentrarnos en lo nuestro, que la vida es corta. La pasada semana, en medio del atroz ruido político y mediático que generaba la reforma judicial, el Gobierno pareció querer redoblar su propia apuesta y nos abrió una puerta dorada a los escenarios internacionales: ¡Le vamos a perdonar la vida y respetar el bolsillo a cuanto trucho ande afanando, evadiendo y traficando por ahí, siempre y cuando traiga los morlacos del otario que se llevó y los cambie por un cacho de cartulina verde que le vamos a dar! ¡Genial! Una obra maestra de la creatividad aplicada al arte de gobernar, de dudoso resultado, es cierto, pero habrá que verla funcionar; no nos apresuremos.

La cuestión es que nos enfrentaremos a cara de perro con lugares de aquilatada trayectoria en el arte de darle blancura a lo que es más oscuro de lo que la moral y las buenas costumbres suelen recomendar. Pero, tratándose de Argentina, podemos confiar plenamente en nuestras capacidades para las truchandangas, reconocidas en todo el orbe como unas de las mayores posibles. Como sea, la tarea no será sencilla. En primer lugar, por lo que acabamos de mencionar: la feroz competencia (¡esa palabreja!) que enfrentaremos con los que ya estaban en el negocio. Y, además, habrá que convencer a los de adentro, a los ariscos y desconfiados argentinos tenedores de verdes, desde el gran empresario que los saca en contenedores hasta la triste doña de barrio que hace un canutito y lo mete en el forro del colchón. Pero tranquilos, que para esto último el preclaro Gobierno nacional tiene pensada una campaña de difusión y persuasión que no puede fallar, notable por donde se la mire. En rabiosa exclusiva para la columna “Cosa Seria-MDZ online”, vamos a compartir con nuestros innumerables lectores la charla que tuvimos con el genial publicista que tendrá a su cargo tamaña tarea. Se trata de Maximiliano Tegarconi, recordado por famosas campañas que no podemos mencionar aquí por ser muchas y porque todavía no prescribieron algunas causas que le acarrearon.

NOSOTROS: Señor Tegarconi... ¿Cómo piensa encarar la difusión de estas nuevas medidas gubernamentales para que ingresen al mercado legal esos dolarcitos caprichosos que andan dando vueltas por ahí?

MAXIMILIANO TEGARCONI: Bueno, vamos a encarar una agresiva campaña de concientización al respecto, no exenta de humor y un touch de glamour, que siempre sienta bien por lo tilingo que somos. Hay varias acciones en vista, por ejemplo, una serie de spots con Fabián Gianola reciclando aquello tan recordado de “El desafió de la blancura”, que hizo para un jabón en polvo. Irá por los barrios de clase media y media alta, donde haya casas de más de 500.000 pesos, porque la AFIP “presume” que en esos inmuebles se esconden dólares en algún cajón discreto. Fabián les lanzará el desafío, y quedarán así debidamente notificados de lo que deben hacer, so pena de ser considerados unos enemigos de la patria. 

NOSOTROS: Más ridículo que los Wachiturros haciendo covers de King Crimson. ¿Qué más han pensado, si es que se le puede llamar “pensar” a eso?

M.T.: ¡No le permito! ¡Mi trayectoria publicitaria ha sido reconocida internacionalmente en los prestigiosos festivales de Cucamonga Oeste, Boludistán del Norte y de la República de Trulalá, para que sepa! Pero, bueno, por ahora le perdono su miserable ignorancia. Otra de las acciones previstas es formar una “Task Force” de contralor y persuasión, que recorrerá las calles de la City para convencer, con exquisitos modales y finos argumentos,  a quienes pretenden comprar ese tristemente célebre dólar blue de que no lo hagan o al menos inmediatamente los transformen en Cedin, el nuevo vellocino de oro argentino (o eso queremos que sea). Serán todos amigos de Guillermo Moreno y Milagros Salas, voluntarios de La Cámpora e integrantes de la barra brava de Quilmes, que enviará Aníbal Fernández. En base a refinamiento y palabras dulces, harán su tarea, y al que no le guste, ojalá que los dólares le sirvan para comprarse un esqueleto nuevo.

NOSOTROS: ¡Notable imaginación la suya, oh, señor Tegarconi!

M.T.: No se me ponga solemne, amigo... Puede llamarme simplemente “Su Majestad”. La otra es premiar a quienes compren los nuevos bonos con una medalla conmemorativa de La Década Ganada, que se festeja precisamente este mes, y está confeccionada íntegramente en oro puro extraído por la Barrick Gold de sus minas de San Juan, y contiene una imagen de ELLA vestida como la República y blandiendo la balanza de la justicia, mientras que con su pie derecho aplasta la cabeza de un feroz Magnetto que echa fuego por las orejas. Una verdadera obra de arte que acompañará al certificado que se adquiera. Como bonus, participarán en el sorteo de un viaje a Panamá con todo incluido, en compañía de Karina Jelinek, que como ahora anda soltera pudimos convencerla para que participe. Hay más, pero un juez adicto de la “corpo” dio curso a una cautelar de aquellas y nos jodió media campaña. Igual, vamos a empezar por esto, que ya es bastante.

NOSOTROS: Ok, quedamos así. Disculpe, pero tenemos que ir a cubrir una noticia importante. No sé cuál es, pero cualquier cosa será más importante que esto. Quede  usted con Dios.

Y nos tomamos el palo, pensando en que es cierto que este país da para todo, por ejemplo, para hacerle pata ancha a cualquier lavadero de guita por grosso que sea. Pero en lo que fuimos, somos y seremos imbatibles es en agotar capacidades de asombro, sea la de quien sea. Ahí sí que no nos pisa el poncho nadie.

Bueno, será hasta la semana que viene, cuando volveremos a analizar el bardo que en ese momento tape al que esté en el candelero. ¿Cuál? Hagan sus apuestas...

Opiniones (2)
18 de noviembre de 2017 | 12:54
3
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 12:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SI, SI, SI.... GENIAL NOTA.... OTRA VEZ NOS QUIEREN DAR "PAPELITOS" DE COLORES PARA QUEDARSE CON NUESTROS MAGROS Y SACRIFICADOS AHORRITOS. MANGA DE CHORROS Y DELINCUENTES DE GUANTES BLANCOS, SIEMPRE BENEFICIANDOSE ENTRE ELLOS MIENTRAS LOS QUE LABURAMOS SEGUIMOS PONIENDO EL LOMO..... QUE KK ES TODOOOOOOOO!!!
    2
  2. Perez, rogá que sigan existiendo este tipo de medios chupamedias de Magneto, porque no se te cae una idea, pero mientras le pegues al gobierno te van a seguir tirando un hueso para que comas...........
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia