opinión

El kirchnerismo no tiene oposición

Las posibilidades de alianzas surgidas en los últimos días hablan a las claras de lo perdido que están los otros partidos.

Mientras se sucedía la marcha del 18A, ya algunos políticos comenzaron a decir que la gente se los reclamaba, y en cuanto terminó el asunto se convirtió en una especie de eco de varios decibeles. Según contaban, mientras caminaban por las calles reclamando al oficialismo varias cosas, la gente les decía que se unieran. Varios relataron que algunas personas dejaban de cacerolear y de cantar para acercarse y pedírselos. “Únanse”, era el reclamo de quienes caminaban codo a codo esa noche.

Al parecer, los integrantes del arco opositor oyeron bastante claras esas voces que les pedían unión para terminar con el kirchnerismo, ahora, de ahí a entender qué es lo que necesitan para derrotar al oficialismo, dista bastante.

Lo que surgió de esa noche y, en todo caso, de ese pedido puede leerse en dos sentidos. El primero, en un acto demagógico más de nuestros políticos, ya que varios han salido a cumplir al pie de la letra el pedido, lo que, claro, ha generado conflictos hacia el interior de los partidos. El segundo, en el de que nadie de la oposición tiene en claro cómo acabar con el kirchnerismo y mucho menos una propuesta alternativa.

Ahí lo tenemos a Claudio Losano apartándose de Proyecto Sur luego del acercamiento entre Pino Solanas y Lilita Carrió. Y al Pro dividiéndose porque dentro de su estructura hay quienes critican a Macri por recurrir a prácticas de la vieja política, cosa que a Macri no parece preocuparle mucho, pues en los últimos días ha intentado tender puentes con los justicialistas no K, al punto de que llegó a la provincia de De la Sota tratando de al menos aliarse a los peronistas díscolos. Y ni hablar de Hugo Moyano, que ya lanzó su partido con la presencia de nada menos que el impresentable Aldo Rico los invitados. Y vaya a saber en qué andará Alfonsín, aunque sí podemos saber algo de los pasos de Binner, que en la Feria del Libro de Buenos Aires no descartó acuerdos con Macri, aunque hoy ya lo está desmintiendo en las páginas de Clarín, pero, como dice el dicho, no aclare que oscurece.

Es decir, la oposición entendió eso de “únanse” como un simple “amúchense”, y ya vivimos en el país una experiencia de amuchados que terminó con un helicóptero partiendo desde la azotea de la Casa Rosada.

Estas idas y venidas hablan a las claras, por un lado, de la demagogia inscripta en el ADN de nuestros partidos, porque salen a hacerle caso a la gente antes que pensar si es viable lo que la gente les pide, además de que exponen la falta de un programa, de una propuesta alternativa seria al kirchnerismo.

Todos hablan del caos en que el oficialismo está sumergiendo al país, pero no se ha podido escuchar hasta el momento un plan serio de gobierno (que aunque falten dos años aún para las elecciones presidenciales, ya alguna perspectiva deberían tener), y lo único que nos muestran es una mera expresión de deseo.

El caso es que, sin dudas, estamos ante un fin de ciclo, estamos en la recta final de un gobierno que no tiene tampoco definido a quién encaramará para intentar suceder a la presidenta pero que sabe que se agota, y parece más que probable que el kirchnerismo llegue al 2015 aún más debilitado, pero no asoma en el horizonte una agrupación política que pueda hacerle sombra.

Las elecciones legislativas de este año seguramente serán un termómetro y un testeo que le servirán al oficialismo para empezar a calcular sus fuerzas para dentro de dos años, pero nada de lo que la oposición hace indica que pueda llegar a presentarse alguien que realmente le dispute la punta.

El kirchnerismo no tiene oposición, no al menos por el momento, y tampoco la tendrá si los demás partidos no generan un programa alternativo, cada uno desde sus espacios y principios, y, en todo caso, con alianzas razonables y razonadas, no con esos gólems quebradizos que a la primera de cambio pueden destruirse.

Opiniones (6)
18 de noviembre de 2017 | 23:09
7
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 23:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SÌ HAY OPOSICIÒN... es menos evidente porque no traslada gente en colectivos... no cuenta con aplaudidores pagos... no tiene funcionarios energùmenos como Guillermo Moreno... Yo opto por un cambio... SE NECESITA GENTE HONESTA.. para revertir el daño que han hecho estos gobernantes de manos sucias y uñas largas... rtaskkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk
    6
  2. yo voy a votar a macri porque es lo mejor para el pais.
    5
  3. Hay una propuesta insuperable para el Kirchnerismo:" Vamos a ser decentes y vamos a cumplir" . con esto basta para empezar , porque la gente tiene el estómago revuelto de tanto podredumbre. Por ahora, solamente honestidad. Y van a perder, hijos de p........
    4
  4. El kirchnerismo no tiene oficialistas que lo representen dignamente. Todos son corruptos y delincuentes. La oposición quien sea ganara a mano alzada
    3
  5. EL KIRCHNERISMO TIENE OPOSICION Y MUCHA! MAS DEL 60% DEL PAIS! BASTA DE HACERLE ESTE JUEGUITO AL OFICIALISMO! CON ESE CUENTO VIEJO CHAMULLARON EN EL 2011, DOS MESES DESPUES DE LA ELECCION YA HABIA MILLONES QUE OBVIAMENTE SE ESTABAN ARREPINTIENDO! QUIEREN VOLVER A PASAR POR LO MISMO?
    2
  6. totalmente de acuerdo. Las "bolsas de gatos", cuya experiencia más reciente fué la "Alianza"( que nos terminó de llevar al desastre) no sirven. Son meramente eleccionarios, acomodaticias y atornillantes. "Cambiar para que nada cambie". Las mismas personas - que ya han demostrado ampliamiente su ineptitud - no van a hacer nada distinto a lo anterior. ¡ Basta ya de esta gente!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia