opinión

El miedo a las internas

Las internas distan de ser un ejemplo de “pureza institucional”, preferiría que hubiera PASO.

El miedo a las internas

Es un lugar común considerar que las internas partidarias son perversidades casi comparables al incesto o la pedofilia.

Del mismo modo que al relatar un incesto se baja la voz y se mira temerosamente alrededor para asegurarse de que la conversación no sea escuchada por oídos extraños, la mención de internas genera en el común de la gente (sobre todo de clase media) automáticos arrugues de nariz como si se acabara de destapar la cloaca o algo aún peor…

Las internas distan de ser un ejemplo de “pureza institucional”, reconozcámoslo de una vez.

Si preguntan por mi opinión, les diría que preferiría cien veces que hubiera PASO para todos los cargos electivos, pero NO HAY PASO; la discusión provincial se truncó el año pasado, nos fue arrebatada no sin cierta dosis de gataflorismo, ¿recuerdan? Para el que no recuerde, lo retomamos unas líneas más abajo, por ahora basta decir que NO HAY PASO y que entonces las internas partidarias son la única forma legal que existe para dirimir cargos partidarios en forma democrática.

En numerosas ocasiones, al hablar de este tema, noto que pareciera existir una fuerte tensión entre los conceptos de “democracia” y de “política”, como si “democracia” fuera sinónimo de pureza y transparencia y “política” lo fuera de turbidez y perversidad.

A mi juicio, esa contraposición es lógicamente falsa, ya que, en primer lugar, no puede haber democracia sin política (puede haber política sin democracia, pero eso es otra discusión); en segundo lugar, la democracia no es más que un modo de ordenamiento político (una creación de la política), y por último, creo que vale la pena recordar que la democracia representativa dista mucho de ser perfecta; sólo es una de las mejores formas de organización política que hemos logrado concebir en occidente, pero eso no la hace ni perfecta ni transparente ni mucho menos pura y casta. Es perfectible; esa es la buena noticia, porque eso nos permite tratar de encontrar un modelo mejor que el actual, la mala noticia es que cualquier cambio o mejora que se pretenda es un cambio político, sólo posible a través de la política.

Hasta aquí creo que queda clara mi posición respecto de que cualquier cambio en la organización social que pretendamos es político y necesita de la política; si el lector no comparte esto, tampoco compartirá, necesariamente, el resto del análisis. De todos modos, no me cierro: si alguien puede explicarme cómo llevar adelante un cambio en nuestra forma de organización política sin que intervenga la política, estoy dispuesto a escuchar ofertas.

Pero volvamos a las internas. Actualmente hay dos formas de “cerrar listas” (designar candidatos), que son la mesa chica y las internas. La primera se basa en que un grupo reducido de dirigentes con conocimiento de la situación sabrá encontrar la combinación que mejor represente el conjunto de los intereses en disputa, mientras que la segunda se basa en que la voluntad popular dirima esas disputas. De modo que las listas se conforman de una u otra forma o por un mix entre ambas.

NINGUNA de las dos formas garantiza que se encontrará el mejor equilibrio de intereses, pero las internas son democráticas y la mesa chica no. Si el lector considera que la voluntad popular es un bien en sí mismo, entonces deberá privilegiar el sistema de internas (mientras no haya otro mejor). Si en cambio cree que un grupo de dirigentes puede resolver más adecuadamente el conflicto de intereses en pugna, no se sienta mal, porque la Constitución garantiza una forma de gobierno representativa, republicana y federal; no dice nada de “democracia”, y una república aristocrática es lógicamente concebible.

De hecho, es bueno recordar que Argentina ha tenido una democracia restringida (ciudadanos de primera y de segunda clase) hasta hace apenas 60 años; durante los 100 años anteriores, la República funcionaba sin voto femenino, con voto censitario (de acuerdo al nivel de ingreso), etc.

Todo este rodeo es para recomendar al lector que no se asuste ni se horrorice con las internas partidarias; siempre hay intereses encontrados que deben ser resueltos, las internas son una forma no violenta y con reglas establecidas de resolverlos, nada más y nada menos.

En las internas toman peso las estructuras, se establecen prebendas, se ejercen presiones, etc. Nada que ningún lector no pueda ver crudamente retratado en la excelente y más reciente película de Spielberg: Lincoln. En el film puede verse cómo se compran voluntades, se presiona desaprensivamente, se hacen trampas, etc.

Así es la democracia: dista de ser la forma de gobierno ideal; sólo es lo mejorcito que hemos podido hacer hasta ahora y sería espectacular si lo pudiéramos mejorar. Pero no se olviden de que esa es, necesariamente, una reforma política.

Nota para los que se olvidaron de cómo nos fue arrebatada la reforma política el año pasado

Los memoriosos recordarán que el oficialismo provincial (PJ y aliados) planteó la necesidad de una reforma constitucional desde los primeros dichos del actual gobernador.

A eso la oposición (UCR no reformista y PD) le opuso la necesidad de una reforma política.

El oficialismo planteó, entonces, un intercambio: que se trataran ambas reformas. La oposición se opuso (parece una redundancia) y planteó que sólo aceptaba discutir la reforma política, sin condiciones.

El oficialismo subió la apuesta y dijo que bueno, que se discutiera la reforma política por separado de la constitucional. La oposición volvió a oponerse y pidió que la reforma política se pasara a discusión para este año o, en otras palabras, que no fuera aplicable a ESTAS elecciones.

Esto pone de manifiesto que la oposición no parece haber considerado tan urgente a la reforma política como la considerábamos algunos ciudadanos.

Según algunos amigos, parece claro que el oficialismo jugó a que si subían la apuesta, la oposición iba a “arrugar”. Eso ya entra en el terreno de las especulaciones, mientras que lo que planteamos en los párrafos anteriores de este apartado son hechos, no opiniones ni especulaciones.

Sin embargo, hay que reconocer que de ser cierta esta hipótesis, tendríamos que concluir que el oficialismo habría juzgado correctamente que “la oposición” no estaba tan comprometida con la reforma política como lo declamaba, algo que me deja bastante intranquilo, no sé a ustedes.

Nota al “sobre todo de clase media” del segundo párrafo

Objetivamente, yo formo parte de la clase media, de modo que sería absurdo presuponer que estoy atacando a la clase media, sería como escupir para arriba y sin viento…

Lo que sucede, y esto quizás merezca otro análisis, es que muchos integrantes de los llamados “sectores medios” han llegado a la conclusión de que no necesitan de la política, que ellos pueden bastarse por sí solos. Por su parte, la gran mayoría de los “sectores populares” (los que son más pobres que los medios, en buen castizo) SABEN que necesitan de la política, lo perciben más claramente, por más que no les guste, de modo que tienden a encontrar en las distintas instancias políticas (internas incluidas) una vía de participación e injerencia en esa esquiva “cosa pública”. Es para otro análisis, se los prometo.

Opiniones (2)
24 de noviembre de 2017 | 23:38
3
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 23:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Las PASO servirían si votaramos y el que gana va de candidato y el resto apoya, pero acá son un papelón, la elección pasada la primera en ignorarlas fue la propia presidente, que armó a dedo su lista y luego por el peronismo va CUATRO, CINCO O SEIS LISTAS. Es un gasto inutil y sólo sirven para la especulación de los que pueden ganar. En Mendoza NO debe haber modificación alguna hasta que no la hagan constitucionalistas no políticos, sino la hacen a su MEDIDA. Es vergonzoso. El pueblo dijo DOS VECES QUE NO. ¿No es ignorar la volutand popular volver a intentarlo?
    2
  2. Si, Bollati, es todo culpa de la oposición. Dale, seguí haciéndole encuestas truchas a Perez.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia