opinión

Nolo Tejón en los remolinos del tiempo

Esta es la primera parte de una excelente entrevista que el periodista y poeta Goyo Torcetta le hizo al cantor de Las Heras. A disfrutarla.

Nolo Tejón en los remolinos del tiempo

Nolo Tejón es uno de los principales referentes de nuestra música regional. Sus composiciones han contribuido a la traza artística de nuestra región con temas que quedarán en el patrimonio de la cultura cuyana.

“Bueno… un día, cuando ya tenía más de veinte años, un hermano mío, Santiago Tejón, me dice: ‘Vení que te voy a hacer escuchar una cosa’. Y entonces me puso La Pobrecita, de Atahualpa Yupanqui. Eso me produjo una conmoción tan descomunal que lo primero que hice fue agarrar una guitarra. Yo ejecutaba la armónica en aquella época, tocaba temas internacionales diversos”.

“Al tiempo –siguió comentando- vino Atahualpa Yupanqui y lo vi en un recital. Fue muy impresionante, muy muy impresionante. Fue una conmoción, como un llamado de lo que era mi tierra. Poco tiempo después llegó la ola del folclore norteño con su enorme riqueza poética y musical, que me dio una cantidad de cosas y fui arrastrado por ellas. Pero yo tenía vivencias muy profundas en mi tierra, y ni siquiera sabía que las tenía…”.

Nació en Guaymallén pero creció en la Capital. "Yo nací en Guaymallén, cerca del zanjón. Mi familia tenía un espíritu muy especial. Mi padre, que era de Fuengirola, estaba más o menos bien económicamente. No teníamos casa propia, alquilábamos. Llegaba un día mi padre y decía: ‘He visto una casa formidable…’ y allá iba toda la familia a ver la casa".

"Entonces nos fuimos a vivir a una casa que tenía algo hermoso… El fondo con parral, chacra y gallinas... Y eso me marcó mucho cuando chico, gracias a mi madre, española, de origen campesino. Ella era de Marbella, ahí su padre tenía una finquita. Así, hasta que mi padre compró una casa muy céntrica y ahí pasé la mayor parte de mi vida".

"Desgraciadamente esta última casa me hacía añorar mucho el verde, porque siempre habíamos vivido en casas donde había árboles, un parral, donde habían gallinas, todas esas cosas. Y cuando nos vinimos al centro, donde todo era baldosas y en la calle había adoquines, para mí era una terrible ansiedad porque no tenía contacto con la tierra".

El amor a la tierra

“Yo recibí todo esto del amor a la tierra de parte de mi madre. Cuando chico me llevaba al campo y me hacía conocer muchas cosas. Con gran facilidad se conectaba con la gente del campo, los que trabajaban la tierra. Todas estas enseñanzas me fueron nutriendo sin que yo lo me diera cuenta. Y no sabía que adentro mío había un enorme caudal de conocimientos de nuestra tierra".

"Un día dije: ‘Yo tengo un lugar, yo pertenezco a este lugar. Lo del norte lo estoy haciendo por imitación, porque realmente es algo cautivante, pero mis vivencias están en este lugar’. Y entonces inicié el camino de buscar una forma de expresión que tuviera que ver con mi lugar, o sea, que expresara mi tierra".

"En cierta forma, siempre tuve una tendencia a investigar, a descubrir cosas nuevas, y pensé que lo que quería era hacer un aporte. Me lo planteé así desde un principio, quise expresar lo nuestro, a partir de lo esencial y auténtico y sin modificar esa esencia. Así, buscando y buscando, naturalmente, porque eso no se busca, un poco existe o no existe, de acuerdo como uno ha vivido la cosa".

Quiénes influenciaron musical y poéticamente en Nolo Tejón

“Posiblemente, lo más antiguo en mí sea el contacto con la música andaluza. Con la copla andaluza, que es una nutriente poética de extraordinaria importancia. En mi casa se decían coplas permanentemente. Ahí se hablaba con coplas. Todos eran andaluces. Yo soy el único argentino".

"Siempre había un dicho, una copla, para calificar algo, para decir algo, para expresarse. Alguien contestaba ‘Porque tal cosa…’ y otro le respondía, y para fundamentar su posición le decía ‘Mira que más vale tal cosa… que esto y lo otro".

La copla andaluza

“He mamado la copla, ¿no? En casa se leían, naturalmente, los poetas andaluces. García Lorca, Antonio Machado. Yo me he criado con ellos, formaban parte de la familia. Eso me ha dado una escuela, un contacto muy natural con la poesía. Influyó mi familia, no podría probar esto, pero yo diría que mi madre y mi abuelo materno son los que más han influido en un primer momento. Mi abuelo y mi madre eran un poco como unos duendes, con la cabeza siempre en ebullición, mirando e interesándose por cosas, mirando las estrellas, hablando siempre de las estrellas, el universo. Mi padre también, pero de otra manera, una manera distinta, mi padre era más erudito, lo recuerdo paseando por el patio siempre leyendo un libro. Le interesaban los problemas cósmicos, filosóficos".

No integró el movimiento del Nuevo Cancionero

“Te voy a decir una cosa, Torcetta. Yo no pertenecí a ese movimiento que fue el Nuevo Cancionero. Naturalmente, entré en un nuevo cancionero con temas como 'Río que va lejos', 'Jugueteando', 'Remolinos', etc., además era mi planteo buscar. Pero un nuevo cancionero no se busca, sucede naturalmente".

"La música nace por las vivencias de ese momento, el ambiente, las palabras, las formas de vida. Yo viví en la época del automóvil, de la radio, después vino la televisión... y todo lo demás".

"Pero hablemos de mi época de joven. No podía tener las mismas vivencias de mis padres, mis abuelos, etc".

"Creo que yo nunca participé en un tipo de movimiento organizado. Ellos se plantearon una cosa, en fin, muy frecuente en el arte, que es venir con un mensaje nuevo. Pero, no sé, no me identifiqué del todo con eso. Pero me pareció un buen propósito. Simplemente seguí con mi corriente, pero siempre en contacto, por supuesto, porque hemos estado en la misma cosa. Yo tengo canciones con Tejada Gómez, tengo dos o tres".

Los jóvenes del 50

Torcetta: Por mi parte, Nolo, creo que la juventud de los años cincuenta en Mendoza logró un cambio muy grande. Entiendo que fue una década que conmovió los cimientos culturales de los mendocinos. Se dieron grandes personajes en el arte local. Entre ellos, por ejemplo, surgieron nombres como Sobisch, Alonso, Politti, Tejada Gómez, más allá estaba Draghi Lucero, cuando Tudela y Calí se peleaban por no se qué diferencia en la SADE. Esa fue una época muy rica culturalmente hablando. Yo no la viví. Era un niño. Había nacido en el cuarenta y siete y en la década del cincuenta estaba en la primaria. Pero después de los relatos que he escuchado, de algunas cosas que he leído, creo que la época que vos viviste en tu juventud fue muy importante en la gesta cultural de los mendocinos. Tal vez haya sido la época, no sé si antes, pero me da la impresión de que ha sido la época más brillante que hubo acá en Mendoza, en cuanto al movimiento cultural.

Tejón: Lo que pasa Torcetta, es que toda esa época está caracterizada, me parece que este es el trasfondo, por un deseo de querer descubrir… y supongo que esto se da (se dio, en muchos países a la vez), como el descubrimiento, la identificación con el propio país. Hay que pensar que en Argentina se venía de una época donde era obligación, en los programas de radio, difundir el cincuenta por ciento de música nacional y después lo demás extranjero. Pero de todas maneras, ese cincuenta por ciento que obligaba a difundir música nacional permitió un desarrollo muy grande. Todo eso, además de otros factores sociales, generaron un amor muy grande hacia nuestro país, llevó a desarrollar nuestras posibilidades, nuestra idiosincrasia, nuestra cultura. Ahora vivimos una etapa en que no hay nada que proteja nuestra música. Si hubiera, por lo menos, igualdad de posibilidades no sería tan trabajoso, no hay posibilidades de desarrollo y, además, el gusto de la gente está formado con lo que más se trasmite. Desgraciadamente, los jóvenes no tienen referencia de nuestra música folclórica.

Continuará.

Opiniones (1)
17 de noviembre de 2017 | 15:38
2
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 15:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. un grande este hombre !!! sencillamente... pocos quedan con esa humildad que lo hace mejor aún.
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia