opinión

Marcelo Padilla y la defensa del kirchnerismo por otros medios

Luego de la columna en la que Padilla pedía la proscripción del peronismo, llega la respuesta.

Marcelo Padilla y la defensa del kirchnerismo por otros medios

Mi colega Padilla, con sus 45 años a cuestas y con insomnio por causas desconocidas, (aunque su confesión acerca de que la cabeza le da “muchísimas vueltas” nos da una pista), reflexiona sobre el peronismo.

Dice que entre sus condicionamientos le juega en contra no decir lo que piensa. Y amigos, familias, relaciones, parentescos y sus autocensuras emotivas relacionadas con lo que queda bien decir.

Finalmente, propone a tono con el “cinismo” de sus maestros nacionales y populares “olvidados”, Mario Franco entre otros, proscribir definitivamente al peronismo.

Ha reemplazado así su intención de mandar a los que no piensan como él “a la puta madre que los pario”.

Convengamos en que su propuesta, devenida de un particular estado de conciencia, es un delirio. Por lo que no tiene mucho sentido analizarla.

Sí me referiré a alguno de sus comentarios. La corriente historiográfica a la que adhiere y su premisa “nacionalizar la izquierda e izquierdizar lo nacional” hace años que son profusamente difundidas. Aunque, por lo que se ve, sin éxito práctico. De modo que reprocharle a la superestructura (que reduce a lo cultural) haber olvidado a sus mentores es al menos un equívoco.

Consecuentemente, una de sus referencias políticas, Abelardo Ramos, terminó recalando en el menemismo como embajador en México (1989-1992). Y Ernesto Laclau, que dirigió las revistas Izquierda Nacional y Lucha Obrera, ligadas al Partido Socialista de Izquierda Nacional (PSIN), es hoy probablemente el intelectual más influyente en el oficialismo. De modo que muy ninguneados no han sido. Incluida la inserción de Padilla: docente en la universidad y columnista de un diario digital.

En lo que hace a lo local, conmilitones autóctonos se mimetizaron en el PJ bajo la batuta del otrora “equipo de los mendocinos”. Luego de la de Jaque y hoy de la de ex ministros de aquel. Aunque no se notó el matiz nacional. Menos el de izquierda.

En cuanto a Franco, sabido es que no debe polemizarse con ausentes. Sin embargo, frente a exaltaciones injustificadas, el silencio no es buen consejero. Que sólo pueden comprenderse en el contexto de un amigo de “asado y discusiones”.

Para alejarme del mal gusto, opinaré desde un artículo mío en la revista Claves (22/2/74). Allí afirmo que los enfoques de Mario Franco coincidían con los de la misión Ivanisevich. Como coincidieron las prácticas de la AUN-FIP (Agrupación Universitaria Nacional-Frente de Izquierda Popular) con la derecha estudiantil. En la vereda de enfrente, nosotros, la “izquierda cipaya” (según los susodichos), confluíamos con la Juventud Universitaria Peronista (JUP) en la lucha contra Ivanisevich-Otto Burgos y la CNU. Y en el Consejo de Centros y Minoría. Daniel Olivencia, su presidente (JUP), sería expulsado de la UNCuyo por los aeronáuticos durante la gestión universitaria del vicecomodoro Ruiz. Luego fue asesinado por la dictadura.

Y si del presente se trata (y desde mi adhesión al marxismo), sostengo que el llamado modelo K concentra y extranjeriza. Que el federalismo es un cuento. Que la inseguridad pública golpea duramente a la sociedad. Que la corrupción “hace su agosto”. Y que la democratización de los medios y la Justicia es “un engaña pichanga”. Amén de algunas cuestiones valorables que, como la de derechos humanos, reivindico desde hace años. Más o menos desde cuando comí un asado con Néstor K.

Si la irónica propuesta de Marcelo Padilla se hiciera realidad y se proscribiera al peronismo desde una “oposición de mierda” (otra formulación de la izquierda nacional y popular de sus noches de desvarío), muchas expectativas no podríamos tener en el futuro próximo.

Afortunadamente, las especulaciones que nos ocupan devienen de alteraciones en las que el desorden de las ideas y las alucinaciones prevalecen.

La realidad, que es la única verdad, nos depara un futuro promisorio.

Aunque sólo fuera para evitar la insania que deviene de lógicas algo intrincadas, debiéramos procurar confluencias que posibilitaran hacer realidad aquello de justicia social, soberanía política e independencia económica.

Y aunque nunca nos creímos el cuento del “combatiendo el capital” de la marchita, insistiremos en señalar el camino de la unidad popular para alcanzar banderas que siguen siendo de todos.

Y que, más tarde que nunca, serán realidad.

Opiniones (11)
18 de diciembre de 2017 | 02:28
12
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 02:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. muy buena la nota y el análisis nandote: q obseeee... seguis viviendo en la casa de papa? je!
    11
  2. Mlp..jijiji muy buena. A mi personalmente no me llaman la atencion los extrañisimos "estados de animo" de padilla. Sin embargo, poderosamente me llama la atencion cmo este basicamente desquisiado puede escribir en un diario. Hasta yo con mis errores ortograficos me postulo... Jjjj ;)
    10
  3. Roberto: Conocí a tu viejo y admiré su lucha, como siempre tuve una gran admiración por tu coherencia. También te vi casi llorar cuando se murió tu perrita, "Laika" ¿verdad? Fueron años bravos... Casi te perdimos después. Estoy seguro de que tenés las manos limpias; no te gastés en explicar lo que has hecho para quienes, vaya a saber por qué destilan hiel. Jugamos juntos al fútbol en el glorioso equipo de Ciencias Políticas (era un equipo de 7), y sin dudas, y por lejos fuiste mi mejor compañero... ¿Vale? ¿Te das una idea...? Si no te escribo al mail o te llamo. Abrazos
    9
  4. La verdad que nunca leo las columnas de Marcelo Padilla, y la verdad que tampoco he leído esta nota, lo único que puedo decirles que Marcelo Padilla, fue funcionario de Cultura en la Época de Lafalla, en ese momento un peronista total.
    8
  5. En cuanto a la marchita, en verdad me gusta. Y es pegadiza. No ha sido en el Mendozazo en donde me tente cantarla. Recuerdo perfectamente que enfrentamos a quienes quisieron convertir un acto del pueblo contra la dictadura en una cuestion partidista. En particular mi viejo. Que actuo energicamente. Y aquella intencion fue reemplazada por otro cantico que es fue y sera nuesto grito por excelencia. El pueblo unido jamas sera vencido. Mis telefonos. 154853524-velezr@uolsinectis.com.ar
    7
  6. Para tatohe. tus reflexiones sobre el peronismo y Marcelo interesantes son. En cuanto a si puedo sostener mi testimonio por la caida del llamado "socialismo real"..... si puedo. Soy comunista porque adhiero al marxismo. Quiero una sociedad sin clases, sin estado. Una sociedad de abundancia con gran desarrollo de las fuerzas productivas. Y con un hombre que de alli saque solo lo que necesita.Eso es el comunismo. Antes y despues de la URSS. Si no hubiera existido tenemos el derecho de soñar con un mundo mejor. En otros terminos: en donde haya igualdad, fraternidad y libertad. Tatohe. Seria bueno saber quien sos. Affte. Nandote querido. Mucho no me queres. Para tu informacion. Fui Concejal en el 2002. Desde el 2001 no integro la Directiva de la Union Vecinal. Puedo si decirte que merced al aporte de mi inutilidad en mi barrio se fundo un Jardin Maternal, una Union Vecinal, una biblioteca, una Unidad Deportiva (VECINAL-MUNICIPIO) etc. Y que aporte siempre a cuestiones que aportan a la calidad de vida de mis vecinos. Desde plantar decenas de arboles a la vera del zanjon de los ciruelos, a la resolucion del problema de gas para todos y de cloacas que no funcionaban pasando por el pavimento. Y lo mas importante. Nandote. Con las manos limpias. Mias y de mis compañeros.
    6
  7. Roberto: ¿Qué es el peronismo? ¿Menem o Cristina? ¿Lo fue Duhalde? ¿Acaso lo fue Kirchner? Me animaría a preguntarme si el mismo Perón fue peronista. ¿Existió el peronismo en realidad? Para mí el peronismo es el movimiento partidista más pragmático de la historia argentina y un caso prácticamente único en la historia de la humanidad. Precisamente ese pragmatismo lo anula, porque presume adecuación a los momentos históricos y por ende hace estéril cualquier intento de doctrina. El mismo justicialismo, como propuesta política, no es otra cosa que la suma de algunas doctrinas tanto de derecha como de izquierda. Yo me animo a decir que el peronismo/justicialismo es casi una religión, que se aprende y se adopta, y después se vive desde "adentro" sin cuestionamientos. Y ojo: que quede bien claro que no soy antiperonista... Alguna vez me dijiste que en el mendozazo hasta vos te tentaste y cantaste la marchita... Así es el peronismo: algo contagioso, llamativo, muy criollo, pero absolutamente confuso, auqnue sí, por cierto, metido hasta en los huesos de dos o tres generaciones de argentinos. En fin: el peronismo es un fenómeno único y creo que irrepetible. Ni el chavismo se le aproxima porque en tres o cuatro años nadie va a acordarse de Chávez, y aquí todavía nos acordamos de Perón, por conveniencia o no.... Padila es un muchacho con profundas contradicciones; manifiesta cierta tendencia a actuar por resentimiento y de pronto nos sorprende con algunas ternuras que inspiraron a Ulises Naranjo a dedicarle una canción de amor... Todos tenemos contradicciones; así que eso no sería criticable en Padilla. Lo que se le puede criticar es su intolerancia... Pero a veces eso lo autolastima (¿existe esta palabra?) porque a menudo él mismo piensa en contra de lo que dijo antes. Yo creo que Padilla ha creado un personaje que hasta ahora le reditúa bastante bien... Y además trasmite, para quienes estamos acostumbrados a ver un poquito más allá al ser humano, una notable tristeza... ¿No sé por qué será? A veces presumo, ¡sólo presumo!, que algunas cosas le han hecho sufrir mucho. Padilla no debería proponer la desaparición del peronismo porque no sabríamos, a ciencia cierta, qué es lo que debe desaparecer. De todos modos la autoridad para la crítica viene de nuestro testimonio... ¿Estás seguro, Roberto, que vos podés sostenerte con tu testimonio? Después de la vergonzosa caída del comunismo internacional algunos no ha sabido encontrar el rumbo de sus afanes políticos... Yo espero, desde mi aprecio incondicional por tantos años de estudiantes compartidos, que ese no sea tu caso. Un abrazo
    5
  8. el único oficialismo que tuviste velez, lo perdiste por inútil, y fue la unión vecinal del UJEMVI, lo demás es todo verso
    4
  9. Coherente , medida ,( compartida o no) , pero sin el fanatismo delirante de Padilla.
    3
  10. es muy bueno el enfoque propuesto para el texto del Sr. padilla, quien el algun momento fue mi profesor en una catedra universitaria. Comparto plenamente lo que opina Velez. Y no tanto por la baso donde se sostiene su opinion. Si no, por el camaleonico pensar de Padilla. Que, a mi entender, no sabe "de que lado ponerse". va y viene retorizando sobre lo mutante de su pensamiento. Con todo respeto Marcelo, algunas veces pienso o que sos muy pragmático o simplemente "un muñeco que piensa en voz alta". Lo grave, es que te has mimetizado mucho con los K. Perdiste "demasiado" la objetividad. saludos!
    2
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho