opinión

Coti, el hombre de la canción popular

El dueño de las canciones que están en boca de todos contó los secretos que debe poseer un tema para tener vida propia.

Fila 9 butaca 27

Coti es Roberto Fidel Ernesto Sorokin Esparza. Es argentino, músico, y dentro de sus creaciones están algunas canciones como estas: “Nada de esto fue un error”, “Soledad”, “Mis planes”, “Antes que ver el sol”, “Andar conmigo”, “Luz de día”, la superactual “Solamente vos” y “Color esperanza”, entre algunas otras. ¿Te suenan?

Coti no es un músico más. El tipo tiene el talento de escribir bien y hacer la música justa para esa letra, permitiendo que entre bien en tu cabeza y no se vaya nunca más, cosa que pocos pueden cumplir.

El pasado 11 de abril, Coti usó la red social Twitter para hacer una catarata de declaraciones, muy actuales, desde su rol como músico, y vale la pena que hoy se conozcan de manera detallada. Ahí van:

“cuando veo que le gritan GENIOOO!! a flacos de GHermano se transforma en un halago sin efecto para mí

no tngo nada contra los pibes y pibas de GH,d hecho quizás entre ls 200 mil participantes en el mundo granhermanil hay alguno con talento

y no me vengan ahora con que la culpa no es del chancho...ese chancho es un reverendo hijunagranputa

antes se estudiaba música y luego grababa discos...

ahora se graba el disco y luego se estudia cómo arreglar la cagada que se grabó

a los chicos que tienen verdadero talento les recomiendo que suban videos caseros en youtube y así lo muestran tal cual es...

no gasten un centavo en demos y maquetas producidas....dejen eso para los que no saben hacer nada y quieren jugar a ser músicos"

La verdad es que estas palabras son sumamente interesantes, mucho más si entendemos que vienen de boca de uno de los mayores creadores de hits radiales de los últimos tiempos. Por eso, quien firma esta columna habló con Coti para ahondar un poco más en el tema:

- Sos uno de los pocos músicos argentinos que te aferrás al formato “canción”.

- De alguna manera, es lo que busco y lo que me apasiona. Soy un músico de estirpe rockera que tiene una pasión por el formato de la canción desde que era muy chico. El formato de tres minutos me obsesiona y me encanta, más allá de los estilos y los géneros, de las diferentes sonoridades. El género de la canción es uno solo, es global y cada país lo adopta en torno a su cultura.

- ¿Cuesta seguir aferrado al formato “estrofa estrofa estribillo”?

- Lo llevo en mi ADN. Es algo que me encanta hacer. He estudiado música clásica, folclore, tango y jazz, y en todos lados veo que la canción es clave. Usar la palabra cantada como un género especial, diferente a la poesía y a la música instrumental, es algo bueno porque tiene un aura especial, y ahí es donde me muevo y lo seguiré haciendo más allá de que intento que las costuras de las canciones que yo hago no se noten, porque tienen mucho trabajo y muchas costuras. La artesanía está en que ese tejido no se vea y todo termine siendo una gran obra. El fin último de cualquier canción es que se escuche como escrita en tres minutos.

- ¿Y te cuesta lograr ese cometido?

- Siempre cuesta escribir una buena canción… por más experiencia que uno tenga y que haya una que otra canción que haya sido bien adoptada por diferentes públicos. Eso es muy mágico y se produce pocas veces en la vida. Cuesta escribir una buena canción en la que el público se sienta reflejado y tenga ese punto de ser explícita pero a la vez de sugerir cosas que sean universales.

- Al asistir a un concierto tuyo, uno descubre que estás lleno de hits y recién ahí se relaciona la canción con tu cara y tu nombre.

- Ese es el trabajo que estoy haciendo ahora. Pero permitime hacer un cambio: la palabra hit la cambiaría por canción popular. El hit es un género comercial; la canción popular es anticomercial, y te digo por qué: la canción popular –cuando se transforma en esta- no genera consumo. El hit sí genera consumo, porque cuando sale, hay que hacer otro para poder seguir vendiendo. La canción popular se instala en el sentir de la gente, y muchas de mis canciones se transformaron en eso.

- Y agrego algo: escribiste una canción, la cantó otro artista, y cuando la querés cantar vos la debés reversionar para que no sea igual que la versión de ese otro artista, lo que significa que reversiones tu propia canción. Ejemplo: Color esperanza.

-Más que eso, la debo recrear. Mi último disco está lleno de esas canciones y me costó más que cualquier otro.

Formato canción, tema de tres minutos, gente, sentimiento, pueblo. Condimentos básicos para los que combinan sonidos y nos regalan su arte. Coti encontró el camino, como muchos. A esos son los que se debe mirar y aprender.

Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 19:19
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 19:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia