opinión

Juventud: ocuparse y no preocuparse

Una reflexión sobre los llamados "jóvenes conflictivos".

Juventud: ocuparse y no preocuparse

Como directora del hogar “Honrar la Vida”, dependiente de Fundación Accionar, me tomo un minuto para responder y agradecer a tantos amigos por el apoyo, y contarles que es necesario dar a conocer la historia de los chicos que en el se encuentran.

La labor que realiza este hogar es verdaderamente un trabajo trascendente: acompañar a jóvenes con historias difíciles en un proceso de inserción social. Lo explicaré a través de una historia de vida.

Gonzalo tiene 16 años, y nosotros todos los días estamos con él. Compartimos unos mates, y con esa excusa conocemos sus sentimientos y su historia: como vivió, las circunstancias que atravesó.

Gonzalo llego a nosotros por propia decisión. Es un artista mas, es excelente en matemática, amiguero, lee y escribe poesía y es fan de los Redondos. Después de 13 años de pasar a distintas Instituciones de Dinaf, fue reintegrado a su familia sin que se hiciera con él más que profundizar la vulneración de sus derechos.

Después de haber atravesado una niñez difícil y transitar un comienzo de su adolescencia angustiante, en el cual no tenía idea de lo que sería de él, viviendo el día a día, este chico ingresó al hogar una noche después de que desde los hogares por los cuales transitó respondieran ante su pedido de asilo “que ya estaban cansados de él”.

Vuelvo a repetirlo: Gonzalo tiene 16 años. Y en esa corta edad fue abatido por la violencia física y sicológica que vivió durante el tiempo que pasó con su familia. Pasó semanas completas en la calle, pidiendo refugio a sus conocidos. ¡Imagínense lo hastiado que estaba de la vida, como para refugiarse en el consumo de sustancias y robar para comer!

Esta historia que resumo es una parte de la vida de este chico, pues estamos trabajando en lo que sería su vida de ahora en más. Gonzalo está escolarizado, con un excelente rendimiento académico y ansía a diario concurrir a la escuela.

Ha dejado el consumo de sustancias ilícitas, está practicando diseño de tatuaje, concurre a clase de dibujo y en propias palabras de él dice: “yo me siento bien en el hogar, acá tengo un proyecto”.

Este es el resultado del trabajo diario y comprometido que cada una de las partes que formamos el equipo del centro “Honrar la Vida” realiza.

Pero la tarea no termina y hay más: los “Gonzalos” necesitan que se ocupen, no que se preocupen por ellos; el Estado, la Dinaf y la sociedad deben hacer efectivos los derechos que la ley no crea, sino que reconoce; porque les corresponden desde que son personas.

*Paola Sulaiman es la responsable del hogar "Honrar la Vida".

Opiniones (1)
23 de noviembre de 2017 | 12:47
2
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 12:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Qué raro que esta nota no tenga ningún comentario. En realidad no es tan raro, simplemente dice lo que nadie quiere escuchar, ni ver, ni....
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia