opinión

¡Qué bonita vecindad!

Entre robo serial, masas huérfanas de representación y los deseos que se confunden con la realidad, estamos cada vez más latinoamericanos.

¡Qué bonita vecindad!

¡Vaya semana la que pasamos, amiguitos y amiguitas! Una verdadera montaña rusa informativa que da muchísima tela para cortar en la que destacaron por merito propio aunque no por orden de aparición estos tres acontecimientos: 1) El “cacerolazo” del jueves 18 y su (menguada) importancia en la historia, algo menor por concurrencia que los anteriores pero más significativo por el hecho de que la dirigencia política opositora al fin sacó la cabeza de su propio ombligo y se largó a la calle, aunque en el rol de “invitada especial” y no como organizadora de la movida porque ni a ganchos le da para el 20 por ciento de eso, pero por algo se empieza. 2) La asunción como Presidente de Venezuela del Profesor Jirafales en accidentada ceremonia donde un chabón se le colgó del cogote en pleno discurso para pedirle andá a saber qué, demostrando lo que en esta paupérrima columna hemos graznado hasta la saciedad: Los grandes autores literarios del “Realismo mágico” sudamericano (o considerados como tales) no califican ni para libretistas de Adrian Suar si se comparan sus escritos con la realidad misma. 3) El “RodeteGate”, “Lo- Dejo-a-Tu-Criterio-Gate”, “LazaroBaez-Gate”, “PuertoLavado-Gate” o como lo quieran llamar, que viene a demostrar que (cambiando locaciones) acá siempre vimos la misma película, tengamos el gobierno que tengamos. O sea: El afano es una industria y la denuncia serial el mejor negocio de servicios (en el sentido que lo quieran tomar) porque no se agotan nunca, mande quien mande y se oponga quien se oponga. ¡He dicho!

Para entender un poco el departamento de Inducciones Político-socio-económicas de esta columna “Cosa Seria-MDZol Inc.” recurrió a los servicios del prestigioso psicólogo social conductista y estructuralista Jacobo Soretensky quien, para nuestro asombro, descubrió que los tres asuntos mencionados en el primer párrafo de esta nota están íntimamente relacionados, al punto que si parecen muy distintos entre sí solo se debe a nuestra mirada superficial y nada omnisciente de la fenomenología comunitaria sobre la posmodernidad en curso: O sea que no cachamos un fulbo, y para desasnarnos están los tipos como él, que la tienen re clarusa y les pagamos más de lo que merecen. Veamos algo de lo que se dignó a decirnos.

NOSOTROS: Jacobo querido...¿Como es eso de que el cacerolazo del jueves, la asunción de Maduro con su pajarito a cuestas y el despelote que hizo Lanata denunciando lo que todos imaginábamos son casi lo mismo?

JACOBO SORETENSKY: Es muy simple, che gil. Esto viene así; considerando nuestros antecedentes políticos, podemos tragarnos cualquier cosa. Es como lo que ya vimos tantas veces con tipos poderosos que lo eran gracias a la cobertura del Estado, o mejor dicho de los capataces de turno. Cada gobierno tiene su Yabrán, o su Jorge Antonio, o su “Grupo Sushi”, o su operador de negocios en las sombras que le lava y plancha y almidona la guita a los que afanan tupido porque nosotros sus votantes los dejamos hacer, confiando en que son tan buenos y bonitos como nos creímos que eran cuando los votamos. Si además se nos presentan y venden como los paladines de las reivindicaciones “latinoamerizurdobolches” de la vieja y querida izquierda nacional & popular & continental por la que todos alguna vez nos jugamos una que otra ficha, repartiéndola apenitas, se cierra el círculo y le estamos dando carta blanca a gente más que dudosa que astutamente se apropia de banderas comunes para hacer la suya... no es precisamente la nuestra, conste. Very tipical latinoamericano.

NOSOTROS: A ver si entendí, aunque preferiría que no...: ¿Me estás diciendo que cada partido o coalición o lo que carajo sea que toma el gobierno no es más que la manifestación política de un grupo de “Negocios y Negociados S.A” al servicio de unos pocos vivos que explotan carismas y votos ajenos para hacerse ricos? Si es así, habríamos llegado al núcleo de los cojones mismos del poder corrupto actual. Son bastante patéticos, pero eso los hace menos sospechosos...¡Hasta que llega un Lanata cualquiera y los pinta al óleo como la manada de truchos que son, por lo menos antes que al mismo gordo fumador se le empiecen a caer las pruebas a pedazos y quede como otro impresentable!

JACOBO SORETENSKY: Eso. Y te digo más por el mismo precio; Como gracias a la soja y las “tasas chinas” de crecimiento que acá mantuvimos casi por una década hoy queda una plata en la gran caja a pesar de tanto dispendio consumista, podés esperar que todos los que no ligaron porción alguna de la torta grosa se tiren a la yugular de los K porque se sienten en pleno derecho de “administrar” (valgan las comillas más que nunca) y les cuesta mucho esperar su turno de las urnas ya que en general no tienen ni fiscales para cubrir todo el país. Entonces, empiezan a padecer el síndrome del “Capriles-less” y ahí te engancho este chamuyo con nuestro segundo ítem: NO hay Capriles alguno a la vista en Argentina, por lo cual nuestros opositudos amigos tienen un problema horrible: ELLA podrá mandarse cualquiera (cerditos eróticos, Boudu de Vice, Moreneadas de todos colores, DeVido sobrefacturando obras serialmente, valijas voladoras, los “6,7,8 boys” batiendo el parche de lo indefendible, inflaciones e inseguridades rampantes, sindicalistas panqueques, lavadores con rodete y esposa/minón-divino descerebrada o lo que te imagines y lo que no también) porque enfrente no solo hay una parva de inoperantes si no que encima esos mismos hicieron cosas iguales o peores cuando les tocó mandar, ya que todos tuvieron su oportunidad bajo este sol patrio, y así les fue. Y nos fue.

NOSOTROS: ¿Más vale mal conocido?

JACOBO SORETENSKY: Esa es otra joda; ¡No hay ningún bueno por conocer, me cacho en la hostia! Sé que lo que acabo de decir no es muy académico que digamos, pero es lo que hay...Yo mismo he tratado de vender que se viene la nueva gran esperanza blanca de la política argenta, pero no me lo creen porque lo que pude poner en la vidriera ya estaba más junado que la gripe, probado y fracasado varias veces. De modo que los que ahora tenemos encima podrán mandar toda la fruta del mundo, que por falta de receptores orgánicos del otro lado siempre parecerá que juegan contra un frontón de pelota a paleta...pero ojo, que no todo es eterno, pese a lo que ellos crean, y todo concluye al fin, todo termina...De ahí el cacerolazo, como repudio al “rodetazo” de la corrupción develada de un gobierno que de a ratos parece puro “realismo mágico”...¿Acaso no querían que nos integremos a Latinoamérica? ¡Pues ya lo hicimos, a todos los efectos!

NOSOTROS: ¡Siamo fuori della democracia!

JACOBO SORETENSKY: No, pibe...esto se sostiene por sí mismo pese a todo y (curiosamente) gracias a todo. A no alarmarse por los cacerolos neo-nazis o por los inútiles deseosos de pajaritos providenciales ni por esos que desde un canal de tele juegan a ser los líderes de una oposición que no se digna a existir. Hay reservas de sobra, y no pienso hablar de “Reservas morales” porque eso es un verso de cierta gorda rubia y charlatana que va para atrás porque la superaron largamente en cuanto a proferir denuncias por toneladas. Existe otra gente, otra manera de vivir y de pensar, otro país posible...pero andá a buscarlos vos, que a mi me duelen las rodillas y me cayó mal el lechón en escabeche que almorcé hoy.

Hasta ahí llegamos con mi amigo el muy docto en cosas sociales, porque apenas terminó de pronunciar esas palabras se quedó profundamente dormido. Aproveché para escapar y pasar en limpio todo esto que acaban de leer y que espero que les/nos sirva para algo...no creo. Pero igual, que sea para bien y que sea hasta la semana que viene.

Opiniones (2)
16 de diciembre de 2017 | 15:59
3
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 15:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Continentalmente agraviante. Editorialmente triste. Petulante sainete que sobreactúa relatos que lo exceden.
    2
  2. QUE MANERA DE ESCRIBIR BOLUDECES¡¡¡¡¡¡.-
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho