opinión

Esperando la batalla final de Lanata

La ruta del dinero K tiene tres capítulos. El último se concretará el domingo.

La farandulización como fin

El domingo pasado Jorge Lanata presentó en su programa Periodismo para Todos, el informe sobre la "ruta del dinero K". Como todos saben, la denuncia no tardó en explotar y se  transformó en el tema excluyente de las redes sociales, oficinas, cafés y reuniones familiares. La pregunta que deseo formularme en esta oportunidad, es por qué una noticia sobre un hecho de corrupción, conmovió de la manera que lo hizo.

Uno supone que la existencia de la corrupción en la política, es una creencia naturalizada en la opinión pública y por lo tanto, a esta altura de los acontecimientos aunque indigne, no debiera sorprender a nadie. Sin embargo y contra todo lo presumible, la noticia generó un tembladeral. Entre las hipótesis que se barajaron acerca de las causas del mencionado impacto, está lógicamente el hecho de que un empresario muy fuertemente vinculado a los Kirchner es el principal acusado. Hay parte de realidad en esa afirmación. Pero existe otro aspecto, que es en el que voy a detener el análisis, relacionado con los ribetes "farandulezcos" que alcanzó la acusación.

Hay dos aristas que explican que un hecho que a priori debiera haberse reducido sólo a la discusión del micro clima de la política o como muy lejos, a un sector de masa crítica,se haya masificado en las dimensiones que lo hizo. Una de ellas,  es la que se circunscribe sobre la figura del periodista Lanata, mientras que la otra, tiene que ver condos de los personajesde la trama en cuestión: Fariña y Rossi. Personajes mediáticos, que a esta altura de los acontecimientos han superado ampliamente los niveles de popularidad de sus propias mujeres, de las que se descontaba eran las "famosas".

Sobre Jorge Lanata hay que decir que si el periodismo argentino en su conjunto actuase en un gran teatro de revista, él no tengo duda encabezaría la marquesina. Lanata, como bien le dijo el propio Jorge Rial en el dúplex que concretaron ambos por radio, además de ser un periodista con cuantiosos pergaminos, reconocido por propios o extraños, es un "showman" como pocos en  nuestro país. Aunque en mi opinión ello no desacredita sus investigaciones,sí debo reconocer que las mismas adquieren características más fastuosas, sólo porque proceden de su usina.

Para ilustrarlo con un ejemplo: si la investigación sobre el supuesto lavado de dinero del empresario Lázaro Báez, la hubiese publicado Alconada Mon -por citar un eximio periodista de investigación del Diario La Nación-, seguramente hubiese tenido un impacto mucho más relativo en la opinión pública que el que produjo Lanata.

Ahora bien,¿la farandulización de la denuncia se debe sólo al hecho de que Lanata sea un periodista por demás mediático? Obviamente no. Hubo aquí una estrategia por parte de los acusados para llevar la discusión a ese terreno, aprovechando que dos de los involucrados –Fariña y Rossi–, estaban emparentados con el mundo del espectáculo.

Las estrategias no siempre cumplen con el objetivo para la cual fueron pergeñadas, por el simple hecho de que "todos juegan". Sin embargo, en esta ocasión ésta parece haber concretado con creces el resultado esperado. El pico histórico de 15 puntos de rating alcanzado por el programa Intrusos del Canal América, ratifica su efectividad.

Para ponerlo en términos más comprensibles, podemos decir que si la denuncia por la "ruta del dinero K" la tradujésemos a la jerga de la guerra, estaríamos en condiciones de afirmar que Lanata ganó la batalla del domingo, pero perdió la del martes.

Perdió la segunda batalla no sólo porque la denuncia despertó un masivo interés por conocer aspectos frívolos de jóvenes devenidos en millonarios que viven y/o trabajan en Puerto Madero -una urbanización diseñada por el menemismo y disfrutada por el kirchnerismo-, sino también, porque se puso bajo sospecha la credibilidad de Lanata, en un juego perverso en el que pretende señalarse la culpabilidad de todos, para no recalar sobre ninguno.

Ahora resta  ver quien gana la batalla final. El fin del cuento mediático lo veremos seguramente en el próximo programa de Periodismo para Todos, independientemente de cualquier especulación respecto de si el caso merece ser tratado en un programa periodístico o de espectáculo.

Lanata ha prometido presentar y ofrecer a la justicia pruebas documentales que involucran a verdaderos pesos pesados del poder. De comprobarse el hecho, sólo espero como ciudadana que alguna vez la justicia de nuestro país, tenga una sentencia ejemplar con los poderosos de turno.

Si ello no ocurriese, entonces será el pueblo una vez más, el que de su veredicto en las próximas elecciones. Quienes nos gobiernan, deberían recordar que la percepción de corrupción, es el "asesino silencioso" del político en el poder, porque los va erosionando de a poquito y sigilosamente.

Opiniones (4)
19 de noviembre de 2017 | 12:24
5
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 12:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es increíble la necesidad que tiene cada periodista (?) de tildarse de SERIO y analizar y opinar y envidiar (si, envidiar!!) el lugar público y mediático que ocupa Lanata cada vez que presenta un informe. Todos, todos, todos farandulizan sus investigaciones, situación que aprovecha el gobierno ( el que esté de turno) para minimizar y hacer girar la noticia hacia otro costado que les sea más provechoso para así " quitar" las pruebas , porque , claro, se toman su tiempo. Lo lamentable, es que en el sur, ( por Santa Cruz y Rio Gallegos) todos, todos, conocen muy bién al "inocente" Lazarillo (Baez) y su manera de "ganar" las licitaciones del gobierno de sus amigos K (a los que todos, en el Sur, por cierto, también los conocen) Pero, siempre faltan "pruebas"...Lo incomprensible, es que la gente se deje "anestesiar". No se trata de "la batalla final de Lanata", es un " PERIODISTA" no un gladiador, ni un guerrero, simplemente presentará otro informe y DEBERA SER LA JUSTICIA quien decida ( o la harán decidir) si se debe investigar, al menos, investigar o ....si, otra vez todos los medios hablarán una semana más de Lanata y su batalla. Igual, todos agradecidos de Lanata pues tienen un tema de conversación, y el gobierno: una distracción del pueblo para hacer desaparecer cualquier prueba que la JUSTICIA considere posible.
    4
  2. Inteligente Lanata: promociono su proximo programa sin gastar un peso!!!!!!!!!!!!
    3
  3. Primero: Lanata no "faranduliza" su informe, se trata de que algunos de los personajes implicados, son mediáticos ( de menor importancia en la gravedad de la investigación pues el tema central se trata de la ruta de dinero K ) y que fueron aprovechados por los canales K, como América, para vanalizar la información y generar un clima grotesco; Lanata no se convierte en farandulero porque estos personajes lo sean, de la misma forma que no se convierte en cardiocirujano si los implicados lo fueran. Segundo: La importancia que, hoy por hoy, le da la gente a estos gravísimos temas, más allá de Lanata, es porque siente, percibe, más que nunca, que lo que ocurre TOCA DIRECTAMENTE SUS INTERESES, SU SEGURIDAD O SU VIDA... no es una cuestión policial o un bochorno de comité político... se trata de algo que puede afectar en forma grave su vida diaria, así como lo siente del intento kirchnerista de terminar con la república avasallando a la justicia y de sus implicancias cada vez más cercanas a la realidad cotidiana. La difusión y el comentario boca en boca tiene cada vez más un sentido de realidad palpable. Tercero: Lanata presenta los documentos y realiza una investigación completa, prolija y seria ( les guste o no a sus opositores que sólo se dedican a denostarlo porque sus neuronas no dan para más, porque son envidiosos o por mercenarios ) , luego es la JUSTICIA quien tiene que actuar, no es el periodista que aporta datos quien se debe sentir obligado al esclarecimiento de los hechos, porque no tiene las herramientas que posee la ese poder republicano. Su obligación insoslayable es ser responsable, objetivo y documentado... NADA MÁS, y si no lo fuera tiene el peor de los castigos: la falta de credibilidad, cosa que, por ahora, no ha perdido. Pedirle otra cosa es no entender que el periodista no es Rambo ni la realidad es una película de Hollywood.
    2
  4. Esta nota tiene un grado de intencionalidad abrumador, da por sentado que el informe de Lanata del domingo cierra la discusión, da por sentado también que es verdadero y por último le da una identidad a la "percepción de corrupción" que no es otra cosa que una construcción de medios de comunicación, independientemente que exista o no corrupción.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia